El maíz se ‘cubre’ en los mercados

Un 70% de los productores mexicanos de tortilla se ‘blindaron’ ante los altos precios del maíz; el Gobierno ha apoyado y ‘educado’ a estos empresarios en la compra de las coberturas.
maíz  (Foto: Photos to go)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Los productores mexicanos de tortilla están recurriendo cada vez más a los mercados financieros para cubrirse en contra de los altos precios del maíz, lo que ayuda a amortiguar el impacto del alza en el grano y a reducir el riesgo de descontento social. Cuatro años atrás, miles de manifestantes salieron a las calles cuando el precio de la tortilla subió casi un 20%.

Ahora, un alza de los futuros de maíz de Estados Unidos a máximos de dos años y medio, junto con el nerviosismo alrededor del mundo por el impacto que el alza en el precio de los alimentos tenga sobre la inflación, hacen que los consumidores teman un regreso a los problemas del 2007.

Pero el Gobierno dice que la historia este año es distinta debido a que entre un 60 y un 70% de los productores de tortilla compraron contratos de coberturas antes del alza, bajo un programa con respaldo gubernamental para asegurar precios bajos en la mayoría de sus necesidades de maíz en el 2011.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo recientemente que los precios globales de los alimentos alcanzaron sus niveles más altos desde inicios de la década de 1990 y que los precios de los granos podrían subir mucho más.

El precio de la tortilla subió un 2% en diciembre, comparado con noviembre debido al alza en la electricidad, salarios y otros costos, a alrededor de 10 pesos (0.83 dólares) por kilo.

Pero el alza podría haber sido mucho mayor si las coberturas de maíz no se hubieran contratado, dijo Manuel Martínez, director de Aserca, un organismo de la Secretaría de Agricultura que maneja el programa de coberturas de granos.

En el 2007, no hubo pequeños productores de tortilla o de harina de maíz con contratos de cobertura de precios, señaló Martínez.

Las tortillas, un elemento básico de la dieta de los mexicanos, tienen un peso importante en el índice de precios de los alimentos. Los precios de la comida representan alrededor del 22% de la inflación.

A pesar de que la inflación por alimentos está subiendo marcadamente, la tasa del 4% fue menos de la mitad que registró Brasil.

Juan Camacho, líder de un grupo de fabricantes de tortillas, reunió a más de 1,000 pequeñas tortillerías para comprar un contrato en diciembre por 50,000 toneladas de maíz -suficiente para apoyar a sus negocios hasta noviembre del 2011- a 3,149 pesos la tonelada.

Aserca pagó el 100% del costo del contrato. El Gobierno compra opciones de futuros en el mercado de Chicago a nombre de productores locales. Desde noviembre, México ha comprado contratos para cubrir casi toda la cosecha otoño-invierno.

"El precio de la tortilla no puede subir más porque los que compramos maíz en Agricultura por contrato estamos protegidos", dijo Camacho.

Cultura financiera

El programa se lanzó inicialmente como una forma de seguro para ayudar a los productores de maíz y trigo a proteger sus cosechas contra bruscas caídas en los precios, pero el presupuesto de Aserca ha crecido más de un 600% desde el 2006 y cada vez más pequeños productores están pidiendo entrar a él.

El programa de Aserca contempla ahora 11 productos, incluyendo arroz, puerco y café pero se planea añadir leche este año.

Otros países, especialmente Chile pero también Argentina, Colombia y Brasil están interesados en el programa mexicano y funcionarios dicen que han pedido información sobre cómo opera.

Los analistas dicen que educar a los pequeños productores y empresarios para utilizar los mercados financieros como un amortiguador en contra de lo que puede ser una devastadora volatilidad de los precios de las materias primas daría mayor seguridad a la agricultura mexicana, al impulsar la producción y reducir las importaciones.

"Cuando hay certidumbre por lado del productor de cuánto va a sembrar, cuánto va a cosechar y cuánto le van a pagar y tiene un precio piso, esta certidumbre se transforma en una mejor administración en lo que puede ser una mayor producción", dijo Guillermo Benavides, economista en el centro de estudios ITAM.

Los contratos, junto con una cosecha esperada de 25.2 millones de toneladas de maíz este año, arriba de las 24.2 millones de toneladas que se esperan se haya producido el año pasado, aseguran el abastecimiento de maíz blanco para el 2011, según funcionarios.

México importa maíz amarillo, principalmente de Estados Unidos, para alimento de animales.

El Gobierno hace los contratos bajo el esquema de opciones de cobertura más conservador y ha evitado riesgos de instrumentos extrabursátiles y mercados de futuros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero el director de Aserca dice que en un año o dos, cuando los productores locales estén más familiarizados con el funcionamiento de las coberturas, estarán listos para entrar al mercado por sí mismos y escoger de una amplia gama de instrumentos financieros.

"Hay que promover más una cultura de manejo de futuros y de coberturas, estamos hablando de microempresas", dijo Guillermo Campos, un representante de la industria del maíz.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×