¿Qué dirá Obama a EU de su economía?

Se espera que el presidente destaque en su discurso a la nación una mejoría en el crecimiento; de acuerdo con especialistas, será difícil que el mandatario logre convencer a los inversionistas.
obama casa blanca  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Tras la "paliza" (como la denominó el propio Barack Obama) recibida en noviembre en las elecciones legislativas, es muy probable que el presidente estadounidense hable bien de la economía durante el discurso que dará esta noche sobre el Estado de la Unión.  ¿Pero podrá el mandatario complacer a los inversionistas? Será difícil. 

Por otro lado, Obama tiene que demostrar que toma medidas serias para reducir la tasa de desempleo. Al mismo tiempo, cualquier mención a los nuevos programas de estímulo o a los aumentos del gasto gubernamental no pasarán inadvertidos. 

"Hará hincapié en la economía y subrayará el compromiso de la administración de impulsar la expansión. Sobre todo tendrá que enfocarse en la creación de empleo", opina Quincy Krosby, estratega de Prudential Financial. "Pero también tendrá que hablar sobre la reducción del déficit, algo que está en la mente de los estadounidenses", agrega. 

Allí radica el legendario problema: los inversionistas (y los votantes) no están contentos con una tasa de desempleo que sigue cercana a los dos dígitos. Pero nadie quiere escuchar tampoco que Washington solucionará los males de la economía abriendo la chequera.   

El reto para Obama será mostrarle al país que hay un plan para afrontar los desafíos de corto plazo sin tener que abrumar más a la nación a largo plazo con una pesada carga de deuda.   

"Lo que en este momento se necesita no es un plan para recortar el gasto hoy, sino para recortar el déficit gradualmente a medida que se fortalece la economía", apunta la estratega Kate Warne de la firma Edward Jones. 

Los estrategas de mercado dicen que seguirán de cerca el discurso del mandatario para saber si realmente va en serio su intención de ayudar al crecimiento de los negocios. Hay cierto escepticismo debido a que los comentarios más populistas sobre los bancos y las grandes compañías se hicieron durante el peor momento de la recesión. 

A los inversionistas también les preocupa el impacto que la reforma sanitaria y la reforma financiera tendrán en las ganancias de ambos sectores en el futuro. 

Sin embargo, Obama ha moderado su postura después de las elecciones legislativas, mostrándose contrario en una editorial del Wall Street Journal a regulaciones "incoherentes" y nombrando a Jeffrey Immelt, CEO de General Electric, asesor económico de la Casa Blanca en reemplazo de Paul Volcker

El sector empresarial ha recibido con buenos ojos esa señal de paz. "Designar como asesor a alguien que dirige una gran fuente de empleos de manufactura y que tiene experiencia en relaciones con China es un gran punto a su favor", sostiene Diane Jaffee, gestora de  los fondos TCW Relative Value Large Cap y TCW Dividend Focused.

"Los inversores quieren ver una propuesta equilibrada y razonable de Washington en lugar de grandes iniciativas que generen incertidumbre. Hay un punto en común entre demócratas y republicanos," señala Kate Warne

Pese a todo, los expertos opinan que la única forma que tiene Obama para convencer a los inversionistas de que realmente se mueve hacia el centro es apoyando la idea de reducir a largo plazo los impuestos a los negocios. "El principal obstáculo para el crecimiento ahora es la incertidumbre sobre la política fiscal. Si hay señales de que los cambios fiscales serán permanentes y de que se implementarán más políticas tributarias que favorezcan el crecimiento, el avance sería enorme" sostiene Lee Partridge, director  de inversiones en Salient Partners. 

Pero todo se reduce a la creación de empleos. Si bien el déficit se ha convertido en un tema político central en meses recientes, la afición de Washington por endeudarse podría pasar a segundo plano o incluso olvidarse. "El mercado de valores ha ganado 93% en los últimos 22 meses, pero los grupos de inversores siguen sin reconocer que la situación mejora. La persona promedio sigue creyendo que es el fin del mundo", advierte Phil Orlando, estratega de mercado de valores en Federated Investors

"Una vez que se generen empleos la gente se dará cuenta de que las cosas son mejores hoy que en 2008, cuando el panorama de la economía era aterrador", opina Orlando.

Ahora ve
El Bitcoin ha aumentado su valor casi 50% en solo una semana
No te pierdas
×