Egipto en parálisis, efectos al acecho

Las complicaciones en la economía egipcia arriesgan el suministro global, dice Luis Guillermo Colín; el experto del Tec de Monterrey destaca que México podría beneficiarse por los petroprecios.
pirámides  (Foto: AP)
Guillermo Colín*
CIUDAD DE MÉXICO -

El país árabe más poblado del mundo -alrededor de 85 millones de personas- se encuentra en una dinámica política y social irreversible. Junto con algunos países del Medio Oriente, Egipto se encuentra inmerso en un proceso que se ha comparado con lo sucedido en 1989 en los países comunistas y la consecuente desintegración de la Unión Soviética. Es decir, la población se lanza a las calles para reclamar el déficit histórico democrático de su Gobierno y presiona para que se puedan plasmar cambios efectivos -como la salida de su propio Presidente-.

Desde hace varios días, el Gobierno egipcio se encuentra en entredicho y la situación económica de ese país está paralizada. Su principal fuente de ingreso de divisas, el turismo, se encuentra colapsada y se observa muy difícil que los flujos internacionales de turistas recobren sus niveles anteriores a la crisis actual, aún y cuando se llegue a una solución relativamente pacífica.

Para la Comunidad Internacional, esta crisis significa un riesgo significativo por la importancia geopolítica de ésta nación. Si bien Egipto no es un jugador clave entre los países productores de petróleo (su producción es apenas el 0.9% de la producción mundial), sí lo es respecto al paso y transporte de hidrocarburos de los países productores de Oriente Medio hacia los países de Europa y Estados Unidos. El gobierno egipcio tiene la jurisdicción legal y operativa del Canal de Suez y por el cual se permite el paso de buques cargueros de todo tipo desde el Mar Rojo hacia el Mar Mediterráneo. El paso se encuentra abierto a las embarcaciones de cualquier país y su cierre temporal o definitivo provocaría serios problemas en los procesos logísticos de suministros a nivel mundial.

Por el Canal pasan cada año unos 16,000 barcos con una carga estimada del 14% del transporte marítimo mundial, y un 30% del abastecimiento de petróleo. Esta situación podría provocar que el precio del petróleo inicie una racha alcista como la que hemos venido observando en los últimos días cuando los futuros de crudo en Estados Unidos cerraron en su mayor nivel (100.95 dólares para el barril de petróleo tipo Brent) en los últimos 27 meses.

El fuerte invierno que se está viviendo en Estados Unidos y algunos países de Europa, junto con esta crisis egipcia, sin duda tendrán impacto en el precio del petróleo. Las perspectivas para la economía mundial en este 2011 podrían verse afectadas y los insumos que requieren las empresas sufrirán seguramente un incremento en sus precios.

El escenario puede agravarse en dado caso de que la dinámica de protestas que hemos visto hace un mes en Túnez y actualmente en Egipto, se pueda dar en otros países de la región que sí son jugadores importantes -por ejemplo Libia o Arabia Saudita- en la producción mundial de petróleo.

Para nuestro país, la crisis en Egipto y el aumento en el precio del petróleo tienen un efecto diferenciado. Por un lado, con el aumento del precio de los hidrocarburos, los ingresos de Pemex aumentarán (recordemos que en el Presupuesto de Ingresos aprobado para el 2011, se fijó el precio del barril de petróleo en 65.4 dólares) y es muy probable que se tengan excedentes petroleros sobre los que habrá que tener bajo lupa para evitar que se destinen a los procesos electorales de 2011 y 2012.

Ahora bien, desde una perspectiva negativa, los precios de las materias primas que importamos a nuestro país sufrirán un incremento en sus precios y esto disminuirá la competitividad de nuestro sector maquilador. Será importante observar si el Gobierno de México implementa una política pública para poder aminorar el impacto de esta situación en el sector productivo del país.

Finalmente, habrá que seguir de cerca la evolución de la crisis egipcia y reflexionar sobre los escenarios futuros de la región. La globalización en la que estamos inmersos nos obliga a tener en cuenta lo que sucede en otras regiones del mundo, por más alejadas que parezcan para los mexicanos.

* Internacionalista y experto en Derecho Internacional. Imparte cátedra en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México y Campus Santa Fe. Participa constantemente como analista de temas internacionales en diversos medios de comunicación. contacto@luisguillermocolin.com

Ahora ve
El número de turistas mexicanos en EU se desplomó en el último año
No te pierdas
×