Sector automotriz ‘rebasa’ al súper peso

Pese a la volatilidad del tipo de cambio, en 2010 aportó divisas al país por 20,000 mmd: AMIA; una ligera fluctuación en la moneda basta para afectar las exportaciones, aseguran economistas.
Automotriz-VW-industria  (Foto: Cortesía VW)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A pesar de las fluctuaciones que registra el tipo de cambio entre el peso y dólar, cuya tendencia apunta más hacia la apreciación, el sector automotriz mexicano se ha fortalecido y supera los niveles de producción y exportaciones que registraba antes de la crisis de 2008.

La apreciación del peso no ha tenido todavía un efecto que prenda alarmas en el sector, asegura Eduardo Solís Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), al resaltar que lo más importante es que se ha mantenido su competitividad.

No obstante, "para nosotros la estabilidad del peso ha sido un tema fundamental, por supuesto que los movimientos del tipo de cambio afectan a nuestro sector, que es altamente exportador y, por otro lado, nuestros insumos se cotizan en dólares".

El 70% de la producción de este sector se dirige a la exportación. "Para un sector netamente exportador como podría ser el automotriz, y en algunos casos maquiladoras, el efecto final del tipo de cambio a estos niveles resulta negativo, pero no al 100% del potencial del mal que podría traer", indica Luis Flores, economista senior de Ixe Grupo Financiero.

"El principal mercado para los productores de autos en México no es el mercado nacional, que a mediano y largo plazos podría ser atractivo, y en esa parte se disipa un poco el tema de tipo de cambio; de corto plazo, sin embargo, todos los sectores exportadores verían bien que el peso se estabilizara en estos niveles", dijo.

Una apreciación por el lado de insumos puede tener un efecto benéfico en pesos, pero por el lado de las exportaciones, las encarece. En la medida en que se mantengan los márgenes en los que cotiza hasta ahora, no tiene un efecto importante en la industria, pero se debe seguir de cerca su evolución.

Solís Sánchez resalta la recuperación que tuvo el sector. "En 2010, se tuvo una producción record de 2 millones 260,776 vehículos; las exportaciones también fueron record al alcanzar una cifra de 1 millón 859,517 vehículos, 52% más con relación a 2009. Esto demuestra el potencial que tiene México como plataforma de exportación".

La industria automotriz mexicana está claramente posicionada en el exterior, al ser el décimo fabricante mundial. "El año pasado trajimos divisas netas por 20,000 millones de dólares y nos colocamos por encima del turismo y de las remesas, e incluso a los niveles del comercio internacional que tenemos del petróleo", dijo.

La AMIA está empeñada en diversificar mercados y, como resultado de los tratados comerciales, busca tener acceso a diversas regiones como América Latina, a donde se envía más de 11% de sus exportaciones y a Europa, con más de 9%.

En enero de 2011 la producción de vehículos creció 20.8% frente al mismo mes de 2010, mientras que las exportaciones treparon 44.5%. La producción de vehículos de México sumó 199,310 unidades en el primer mes del año, mientras que las exportaciones alcanzaron 165,046, dijo AMIA.

El movimiento del peso no es factor que afecte al sector en este momento, que "está trabajando de manera sorprendente", dice Armando Bravo, director del Centro de Desarrollo de la Industria Automotriz, aunque aclara que depende a quién se le pregunte.

Por ejemplo, el sector autopartes realiza importaciones y le resulta relativamente más barato porque el peso se está fortaleciendo. Tomando en cuenta que los salarios se pagan en moneda nacional, una vez terminada la producción y se procede a exportar, traducir el costo a dólares se convierte en un importe relativamente alto.

Bravo reconoce que unos cuantos centavos de movimiento en el tipo de cambio son suficientes para causar un cambio. "Somos un país exportador, el 80% de la producción va al extranjero y nuestra mano de obra, aunque sea barata, se está pagando en pesos y eso en dólares implica un incremento, por eso se habla de que un peso muy fuerte no favorece tanto a un país exportador, pero creemos que el movimiento del peso será pasajero y es prematuro aventurarse".

Por ello, descarta que la industria incremente precios principalmente porque el mercado interno no repunta. "Es una situación complicada, hay algunos factores económicos que lo pudieran favorecer, pero hay otros elementos de la vida real que hacen que la gente no compre porque tiene problemas", afirma.

Después del PIB del sector alimentos, el automotriz es el más relevante dentro de la industria manufacturera. En México contribuye con 3.2% del PIB, aporta 20.4% de las exportaciones manufactureras y más de 450,000 empleos, menciona Adolfo Albo, economista en jefe para México de BBVA.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La industria automotriz también ha sido golpeada por los crecientes costos en materias primas como en el caso del acero, aluminio y resina, que son más altos que en otros lugares, además de que aún queda el desafío de dinamizar al mercado interno.

Para mañana: Cómo afecta la fortaleza del peso al sector agropecuario mexicano  

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×