El tsunami de Japón llega a México

Las costas de Baja California registran olas de 70 centímetros de altura como efecto del terremoto; autoridades pidieron a la población extremar precauciones a pesar de haber buen pronóstico.
ensenada tsunami  (Foto: CNN)
(CNNMéxico) -

Las olas que llegaron a Ensenada, Baja California, por los efectos del terremoto y posterior tsunami de Japón, alcanzaron apenas 70 centímetros, informó la Secretaría de Marina este viernes. Éstas se registraron a las 11:30 am, tiempo del centro de México. A pesar del reducido impacto, las autoridades pidieron a los habitantes no bajar la guardia, pero resaltaron que este registro es un buen pronóstico para las próximas llegadas de las marejadas a lo largo de la costa del Pacífico mexicano.

Dos buques tanques en Manzanillo, Colima, uno en Rosarito, Baja California, y un crucero de Cabo San Lucas, Baja California, que tenían previsto llegar a puertos mexicanos, decidieron quedarse en alta mar tras la alerta de marejadas de peligro moderado originadas por un tsunami, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México.

Sólo dos buques tanques, también en Manzanillo, permanecieron en tierra, agregó la dependencia en conferencia conjunta con la Secretaría de Marina y la Coordinación de Protección Civil este viernes. El puerto de Manzanillo, Colima, es el único puerto que cerró la navegación a las embarcaciones menores y mayores, debido a la intensidad de las corrientes de lujo marino, informó la SCT.

La medida comenzó desde el mediodía de este viernes, hora local, agregaron las autoridades en conferencia de prensa. Otros puertos en la costa han prohibido la navegación a embarcaciones menores y a las actividades turísticas.

La Secretaría de Marina y la Coordinación de Protección Civil indicaron que las marejadas ocasionadas en el Pacífico mexicano son de peligro moderado, toda vez que el oleaje sólo estuvo un poco encima de lo normal en lugares como Ensenada, puerto ubicado a unos 80 kilómetros al sur de la frontera con el estado de California, en Estados Unidos.

De todas maneras, el alerta lanzado por autoridades llevó a la suspensión de clases en 35 escuelas en localidades costeras de Baja California como Ensenada y Rosarito. En esta última también algunas familias fueron evacuadas de sus hogares.

"En general se ha comportado con unos niveles relativamente bajos a lo que se esperaba originalmente", dijo el Secretario de Marina, Francisco Saynez, a una radio local.

Al menos ocho poblados, desde la península de Baja California hasta Chiapas, han sido alertados ante el posible tsunami.

El embajador de México en Japón, Miguel Ruiz-Cabañas, dijo que hasta el momento no se tienen reportes de que ningún mexicano haya resultado víctima por el terremoto que se registró en el noreste y centro del archipiélago.

"Todo el personal de la embajada y sus familias están bien y estamos contactando a todos los connacionales en la zona metropolitana", expuso el diplomático mexicano, citado por la agencia Notimex.

Alerta en Oaxaca

En las comunidades y puertos ubicados a lo largo de los 600 kilómetros de la costa de Oaxaca, las autoridades del Instituto Estatal de Protección Civil (IEPC) emitieron una alerta precautoria ante los efectos de un oleaje elevado que podía empezar a las 12 del día tras el terremoto y el posterior tsunami de 8.9 registrado en Japón. 

En la costa de Oaxaca se esperaban olas de hasta metro y medio de alto, con oscilaciones de 30 minutos, según informó el titular del IEPC, Manuel Maza Sánchez. Esta situación prevalecerá por espacio de 12 horas, de acuerdo con el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Los delegados del Instituto de Protección Civil en Puerto Escondido, Huatulco y el Istmo de Tehuantepec, así como el director municipal de Protección Civil en San Pedro Pochutla, han recomendado a la población de puertos y comunidades  de la costa oaxaqueña  extremen precauciones en sus actividades.

La petrolera estatal Pemex evacuó a los 300 trabajadores del puerto de Salina Cruz, donde cinco buques que iban a recoger gasolina para distribuir al resto del país debieron quedarse en el puerto.

Además, las actividades de pesca y navegación de embarcaciones pequeñas estaban suspendidas.

La actividad turística en cotizados centros como Cabo San Lucas y Puerto Vallarta, visitado sobre todo por estadounidenses, estaba casi paralizada, pero no se habían registrado daños por la marejada.

En Rosarito, algunos pescadores y dueños de populares restaurantes de mariscos estaban un poco frustrados porque el alerta alejó a los clientes y perdieron ingresos.

"La marea está baja y ya no hay temor a nada, creo que mas bien exageraron", dijo Martín Acosta, dueño de un restaurante que lucía vacío.

Desde esta mañana se mantienen cerradas a la navegación las playas y puertos como Huatulco, Puerto Escondido, Puerto Ángel, Zipolite, Tahueca, San Agustinillo, Zapotengo, Playa Panteón, Salina Cruz y otros lugares; asimismo se ha suspendido la navegación marítima para evitar riesgos.

Detalló que en zonas donde existen negocios a la orilla de la playa se ha alertado a la población para que se mantengan alejados de estos sitios, por lo menos durante todo este día, en tanto que al turismo que actualmente se encuentra en la zona, reducir su actividad de playa.

Maza Sánchez recalcó que los efectos de oleaje elevado irán desapareciendo a partir de la madrugada del sábado.

Más de 1,000 personas podrían haber muerto por el sismo y tsunami que golpearon el viernes a Japón y 1,800 viviendas habrían sido destruidas, reportó la agencia de noticias Kyodo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una vez que la marea subió de forma moderada en México, en Centroamérica varios países habían relajado sus precauciones y no preveían evacuar poblaciones costeras.

Con información de Olga Rosario Avendaño y Reuters

Ahora ve
Ellos son los jóvenes que gobiernan el mundo
No te pierdas
×