Consenso para reforma del PRI: no pasará

Los ajustes fiscales propuestos bajarían la recaudación de México en 1.8% del PIB, advierte BBVA; diputados del PAN y PT aseguran que no se llamará a un periodo extraordinario para analizarla.
Manlio Fabio  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La reforma fiscal que presentó el senador del PRI, Manlio Fabio Beltrones, ya generó un consenso entre los partidos políticos en la Cámara de Diputados, y es que no será aprobada en el actual periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión.

De entrada, la Comisión de Hacienda debe reunirse para analizar la propuesta y, en su caso, dictaminarla. Por ahora este escenario no es factible, como tampoco lo es pedir una extensión del periodo.

El periodo ordinario de sesiones en la Cámara de Diputados termina el próximo 30 de abril. Ni se ha solicitado ir a un periodo extraordinario, coinciden los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido del Trabajo (PT), Luis Enrique Mercado y Mario Alberto Di Costanzo, respectivamente.

Para el legislador del PT, la reforma es pésima y muy costosa de administrar. Es una iniciativa que no ataca los paraísos fiscales de las grandes empresas, ni la consolidación fiscal, no grava operaciones en Bolsa, ni ataca depreciación acelerada de activos, dijo.

En tanto, el legislador panista considera que la propuesta del PRI tiene muchos defectos técnicos y el más grave de todo es que reduce la recaudación, lo que sería una mala señal para los mercados.

El PRI estima que su propuesta de reforma permitiría aumentar el peso de la recaudación sobre el PIB hasta en 1.5 puntos porcentuales, resultado de agregar las medidas que se proponen y del impacto indirecto y positivo del combate a la elusión y evasión fiscal, así como también por la promoción de la formalidad.

Para Julián Cubero, analista económico de BBVA, lograr simultáneamente aumentar la recaudación y bajar tarifas, o incluso eliminar impuestos, solo se consigue aumentando suficientemente la base fiscal, los bienes y servicios gravados, en el caso del IVA, y las rentas gravadas en el caso del ISR.

"No se proponen reformas de calado del sistema actual para aumentar la base fiscal, lo que sumado a los descensos planteados en las tarifas de IVA e ISR y en los derechos petroleros podrían llevar a una caída de la recaudación de hasta 1.8% del PIB", advierte en un análisis sobre la propuesta.

Ese porcentaje se reduciría en la medida en la que se logre ampliar la base fiscal, proceso lento sin tocar el régimen de gastos fiscales vigente en la actualidad.

La reforma fiscal que presentaron los senadores del PRI la semana pasada tendría un impacto negativo en las finanzas públicas del Gobierno federal, los estados y municipios del país de alrededor de 220,000 millones de pesos (mdp) anuales, estimó la semana pasada la Secretaría de Hacienda. 

Al analizar el caso del IVA con la información disponible, el aumento de recaudación por el incremento de los nuevos productos gravados y por la homologación territorial (en frontera) de la tarifa general, queda lejos de compensar el descenso de recaudación por el reembolso de 3 puntos porcentuales de la tasa de 16% de la tarifa general, resalta Cubero.

Ambas medidas, considerando los datos disponibles, suponen un descenso de recaudación cercana a 0.4% del PIB, aproximadamente un 10% menos de la recaudación prevista para 2011.

El especialista destaca que una de las fortalezas de la economía mexicana es su compromiso con la estabilidad fiscal. Cualquier señal que la pueda poner en duda, como debates sin suficiente información para un análisis detallado, no sería un factor que apoye la mejora de la calificación crediticia de la deuda pública, determinante del costo de financiamiento y por lo tanto de la capacidad de generar actividad y empleo.

Las incertidumbres serían menores con una mayor información sobre la propuesta que, de aplicarse, habría de hacerse muy gradualmente, por ejemplo en lo que se refiere a la eliminación del IETU, para analizar los impactos en recaudación.

En todo caso, es necesaria una visión amplia, integral, de las posibilidades existentes en política fiscal en cuanto a las potenciales medidas a tomar tanto desde la perspectiva del ingreso como del gasto, puntualiza el analista de BBVA.

La Cámara Americana de Comercio (AmCham por sus siglas en inglés), que agrupa a 1,500 socios, asegura que cualquier reforma que ayude al crecimiento económico y dé mayor certeza a la inversión es bienvenida.

"Si se hace más sencillo el sistema fiscal, atraerá más inversión a México. Si se le quita lo burocrático al esquema de pagar y de deducir, habrá más inversión y cualquier reforma que vaya en ese sentido es bienvenida, la estaremos apoyando", asegura su presidente José Zozaya.

Descarta sumarse a reformas específicas y aunque considera que la presentada por el senador Beltrones es buena en general, "buscamos la reforma fiscal que México necesita sin ponerle nombres, porque si no se vuelve un tema de partidos. Creo que los diputados y senadores deben aprender a trabajar por México, sin ponerle colores de partidos, sino verla como un medio que hará a México más eficiente y competitivo".

"La reforma de Beltrones es cara en su administración y prácticamente generaliza el IVA a medicinas y alimentos porque la canasta que deja es muy pequeña. No veo cuál sea la ventaja por la innovación de esta reforma y el único punto positivo es que reduce el IETU, pero de ahí en fuera, no hay otra cosa", indica el diputado Di Costanzo.

Ni en la sesión del Pleno de la Comisión de Hacienda existe la intención de revisar la propuesta fiscal de Manlio, porque, además, "implicaría revisar otras propuestas fiscales que se han venido presentando y están en cola", como las que ha presentado el PT, dijo.

Además, indica que dentro de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados no hay consenso. "La apuesta de meter a la formalidad al comercio informal es absurda. En este país hay que aumentar la base, pero constituida por las grandes empresas que al cierre de 2101 traían 140,000 millones de pesos de impuestos diferidos y eso es lo que hay que atacar".

Tampoco es una propuesta sólida, ni presenta estimaciones de ingresos. "Pero supongamos que si se logra aumentar la recaudación ya no 1.5 puntos del PIB como propone la reforma de Manlio, digamos 1 punto: lo mejor sería reducir gasto y no hacer tanto cambio que no tiene ningún futuro", indica el diputado del PT.

El diputado panista Luis Enrique Mercado califica de complicado el pagar el IVA de 16% y pedir el regreso de 3 puntos porcentuales, además que tampoco se aborda el tema de los regímenes especiales de tributación. "No digo que se quiten, pero sí discutirlos", señaló.

Asegura que la propuesta fiscal del PAN sigue en pie. "Lleva lo mismo que todas, pero estamos viendo el tema de tasas. Pareciera que la gente espera una reforma fiscal que baje tasas, pero diría que cualquier reducción induce a una marginal recaudación, a menos que se generalice el IVA".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mercado reconoce que una de las virtudes que tiene la propuesta del senador Beltrones es que pone en la mesa el debate de la reforma y eso es, sin duda, una virtud, y tiene algo bueno como un régimen fiscal para empresas con ingresos menores a 5 millones de pesos.

De la Comisión de Hacienda debe salir un dictamen que tenga el consenso de los partidos y, hasta ahora, no lo tiene. "Tampoco podemos darla por muerta, sino por modificada", dijo. Mercado mencionó que en 2 o 3 semanas el PAN podría presentar su propuesta.

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×