¿Por qué comprar acciones chinas ahora?

Algunas señales muestran que China está entrando a un proceso alcista de fondo; el freno en el crecimiento de China provocó una apreciación en las acciones.
Shanghai  (Foto: AP)
Darius Dale

A finales de la semana pasada abrimos una posición de valores con el Portafolio Virtual Hedgeye por primera vez, después de haber cerrado una posición de mucho tiempo en septiembre del año pasado. La reciente debilidad debido a la crisis en Japón ofreció una oportunidad de compra que no pudimos resistir. Hay quienes podrían preguntarse por qué comprar acciones chinas, dado que nuestro panorama para la economía de ese país prevé un crecimiento lento y una inflación acelerada. Simplemente, la respuesta a esa pregunta es una pregunta misma: ¿cuál es el precio a pagar por un crecimiento lento?

Aunque algunos inversionistas siguen al gobierno chino en bajar el cálculo estimado de sus asunciones de crecimiento para China en la primera mitad de 2011, nosotros nos inclinamos más a creer que el caso de la baja en China tiene una mayor apreciación. De hecho, fuimos de los pocos en haber sido apropiadamente bajistas en los valores de China a principios de 2010. Desde entonces, el Índice Shanghai Composite de China va 10% abajo, incluyendo una caída desde el repunte de 26.7%, el 5 de julio.

Comprendemos el caso bajista de China, por lo que, naturalmente, nuestras siguientes tareas de manejo de riesgo son descifrar si están completamente apreciadas y si el mercado nos está llevando hacia una re-aceleración en el crecimiento de ese país. Con respecto a este último punto en particular, hay señales que muestran que China sí está entrando a un proceso de fondo, visto desde una perspectiva de crecimiento.

El crecimiento año con año de las exportaciones chinas, ventas y abastecimiento monetario, registraron bajas de varios años en febrero, en parte debido a la llegada del año nuevo lunar. Aunque podría haber más desventajas en los próximos meses, el establecimiento de recompensa por riesgo está torcido hacia arriba por primera vez en varios trimestres.

Desde una perspectiva de mercados financieros,  podemos ver que el contrato de swap con tasa de interés a 12 meses de China (que intercambia pagos fijos para la tasa de compra de siete días) redujo su punto alto de 4.04% el 21 de febrero a 3.4% a principios de esta semana. El punto clave que hay que tomar en cuenta aquí es que las expectativas del mercado de bonos chino de una mayor tensión, se retiraron. Aunque sigue elevado en relación al 1.99% que vimos en agosto pasado, la pendiente de esta tendencia sigue siendo positiva para las expectativas de crecimiento en China al margen. Por ahora, la tendencia se mueve en la dirección correcta.

Sería un error no mencionar el impacto de la inflación en los valores chinos. Antes del alza actual, que comenzó el 25 de enero, los valores chinos se habían agotado debido al miedo de que la acelerada inflación pudiera ocasionar ajustes agresivos a las políticas monetarias. Con tres repuntes en las tasas de interés y seis aumentos anunciados en requisitos de reserva desde finales de octubre, podíamos ver una fuerte tensión si miramos hacia atrás. Esto abre la puerta a las acciones chinas que se benefician de altos niveles de inflación para que tengan un desempeño superior.

Un análisis de contribuciones industriales en el alza actual del Shanghai Composite lo confirma.

  1. Carbón (+1.2%) - inflación energética
  2. Minería (+0.9%) - reflación de metales preciosos
  3. Químicos (+0.6%) - cruce de inflación energética
  4. Bancos (+0.5%) - ampliación de la curva de rendimiento
  5. Petróleo y gas (+0.5%) - inflación energética

Sin duda, comprar China no descarta riesgos. Dado que el alza actual está muy apalancada a la acelerada inflación, cualquier desinflación en los precios de valores en tiempo real (por medio de un fortalecimiento en el dólar) podría ser perjudicial.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero lo que también podría ocurrir en un panorama deflacionario es que el desempeño superior cambie de nombres positivos a la inflación, a acciones industriales y del consumidor, manteniendo la apuesta bajo el mercado general, sobre todo porque muchos inversionistas quizá eligieron permanecer al margen debido a la ronda actual de tensión. En cualquier tasa, dado que es altamente posible que el freno en el crecimiento y una tensión adicional puedan subir de precio, los valores chinos parecen ir en camino a beneficiarse de un ambiente inflacionario o deflacionario.

Traducción de Luz Noguez

Ahora ve
Gracias a ‘Despacito’, Spotify considera a Justin Bieber como “un rey latino”
No te pierdas
ç
×