El rescate bancario empieza a dar frutos

El dinero que el Tesoro estadounidense entregó a los bancos ya dejó más de 6,000 mdd en ganancias; sin embargo, los críticos acusan al Gobierno de olvidar a la gente de a pie.
Timothy Geithner  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Charles Riley
NUEVA YORK -

El rescate bancario orquestado por el Gobierno estadounidense comienza a producir beneficios. El Departamento del Tesoro de EU anunció el miércoles que el dinero que entregó a los bancos durante la crisis financiera no sólo ha sido devuelto, sino que genera utilidades.

El rescate a los bancos, parte del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés), ya ha generado una ganancia de 6,000 millones de dólares (mdd), un beneficio que al final podría ascender a 20,000 mdd, de acuerdo con el Tesoro.

Y eso suena bien, pero si analizamos el programa integralmente, hay todavía algunos aspectos problemáticos, no todo mundo está contento.

"Aún tenemos que trabajar en reparar el daño causado por la crisis y en fortalecer la recuperación, pero hoy es un hito importante en nuestros esfuerzos por recuperar los dólares de los contribuyentes a medida que el TARP llega a su fin", declaró el Secretario del Tesoro, Tim Geithner.

Por mucho tiempo, el TARP fue una carga para el Tesoro. Autorizaba al Departamento a gastar hasta 700,000 mdd para estabilizar a los mercados financieros mediante compras de "activos problemáticos".

Y eso es justo lo que hizo el Tesoro: gastó un total de 432,000 mdd para ayudar a los bancos, a la industria automotriz nacional, a la aseguradora AIG, y en subsidios que impedían embargos de viviendas.

Y mientras algunos de los bancos más grandes de Wall Street florecen hoy, las voces críticas acusan al Tesoro de no atender otra parte de su misión: ayudar a ‘Main Street", la gente de a pie.

En un artículo de opinión publicado por The New York Times, Neil Barofsky, anterior inspector general del TARP, lamenta la atención que se le dio a los grandes bancos, mientras que las modificaciones hipotecarias fueron ignoradas. En febrero de 2009 se inició un programa que atendía esa necesidad, denominado Home Affordable Modification Program (HAMP), sin éxito.

"Ese programa ha sido un fracaso colosal. Mientras lucha por mantenerse a flote, los embargos continúan creciendo, con 8 a 13 millones de ejecuciones hipotecarias tramitadas durante el tiempo en que ha operado", escribió Barofsky.

El martes, el Congreso estadounidense votó para eliminar el programa.

El Tesoro, a su vez, reconoce que el mercado inmobiliario sigue atravesando un difícil momento. "Aún queda mucho trabajo pendiente en el sector vivienda. Debemos recordar que las fuerzas que crearon esta crisis inmobiliaria se formaron durante casi una década", dijo el miércoles al Congreso Timothy Massad, secretario adjunto del Tesoro.

También existe un factor asociado al costo. De acuerdo con la última estimación de la Oficina de Presupuesto del Congreso, la totalidad del TARP costará a los contribuyentes 19,000 mdd, debido en gran parte a las pérdidas relacionadas con AIG, la industria automotriz y el HAMP.

No obstante, esa cifra es inferior a la anticipada por la mayoría de los analistas. Incluso la Oficina de Presupuesto inicialmente calculó que el TARP perdería miles de millones de dólares. Hasta la fecha, el Tesoro ha recuperado buena parte de los fondos de los contribuyentes, pero existen algunas áreas problemáticas.

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que el rescate automotriz de 80,000 mdd terminará costando a los contribuyentes 14,000 mdd. Y el programa hipotecario HAMP, que nunca esperó generar beneficios para los contribuyentes, a la larga costará 13,000 mdd.

Ahora ve
A partir de diciembre, el salario mínimo en México sube 8.32 pesos
No te pierdas
×