Deuda estatal, ¿la próxima crisis?

El endeudamiento de las entidades y municipios de México sumó 314,935 mdp durante 2010; el monto equivale al 2.4% PIB, pero representa el 56% de los ingresos anuales para los estados.
peso  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Tras una larga historia de costosas crisis económicas, México ha logrado mantener en los últimos años cierto equilibrio en sus finanzas públicas, lo que le ha ayudado a amortiguar el efecto de embates externos.

Sin embargo, el creciente nivel de endeudamiento de los estados del país ha empezado a encender focos de alerta entre analistas y observadores, quienes dicen que de no tomarse las medidas necesarias pueden convertirse en una bola de nieve con un potencial para golpear con fuerza las arcas del Gobierno.

Hasta diciembre del 2010, el endeudamiento total (incluyendo créditos bancarios y deuda bursátil local) de las entidades y municipios sumaba 314,935 millones de pesos (25,470 millones de dólares), según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Si bien la cifra representa apenas el 2.4% del Producto Interno Bruto (PIB), alcanza ya 56% del total de los ingresos anuales de los estados, desde el 41% que representaba en el 2007, amenazando con limitar el margen de maniobra de algunos Gobiernos locales.

Pero más allá del creciente monto, la preocupación gira en torno a una desconocida cifra de créditos bancarios de corto plazo contratados por algunas autoridades locales, que no están obligadas a reportarlos, y amenazan con traer dolores de cabeza a la economía mexicana, que depende en gran medida de las exportaciones de petróleo.

Estos préstamos bancarios (con plazos menores a un año) son utilizados por los estados para conseguir liquidez inmediata y cubrir algunos huecos en sus presupuestos. Como no necesitan la autorización de los Congresos locales, en muchos casos no son reportados en su totalidad a las autoridades.

"Son arreglos que hace directamente la institución financiera con el estado o municipio (...) el problema es que no tenemos clara la información porque no está registrada con nosotros", dijo Carlos Garza, de la unidad de coordinación con entidades federativas de Hacienda.

Temor de un crecimiento sin control

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es el monto de estos préstamos, el Gobierno estima que exceden en 10% sus cálculos, con lo que la deuda total de los estados y municipios puede rondar los 350,000 millones de pesos al cierre del 2010.

"Estamos todavía en un buen momento para solucionar el problema. No son los reactores nucleares a punto de estallar y desalojen a todos, pero es una esofagitis que podría devenir en un cáncer", dijo Marco Cancino, experto en finanzas públicas del centro de estudios CIDAC.

La deuda de los estados y municipios de México no cotiza en los mercados financieros globales, lo que la aleja un poco de los grandes reflectores.

Sin embargo, el temor es que de seguir creciendo sin control, el Gobierno federal se vea obligado eventualmente a sacar la billetera para salvar a las entidades más atribuladas, aunque las autoridades han descartado la posibilidad de una intervención.

"Hay varios estados que están en una condición complicada y delicada, no sé si al borde de una quiebra, pero sí están en una condición muy delicada (...) yo creo que se está actuando de manera irresponsable", dijo recientemente el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

"En los estados se está dando un fenómeno muy curioso, están por una parte quitando todos sus impuestos, están dejando de cobrar predial, están dejando de cobrar tenencia (...) Y por otro lado aumentan el gasto de manera más allá de lo que pueden financiar", agregó.

El año pasado, el estado de Zacatecas incumplió el pago de un crédito de corto plazo y apenas en febrero el banco Interacciones envió a Aguascalientes al buró de crédito por un adeudo de 110 millones de pesos.

Deuda y tiempos electorales

El problema sube a la palestra en la antesala de una veintena de procesos electorales locales en los próximos meses para elegir alcaldes y 10 gobernadores.

De acuerdo con analistas, este tipo de coyunturas son aprovechadas por Gobiernos salientes para solicitar préstamos y dejar la deuda a las autoridades entrantes.

"Estamos preocupados (...) además, al ser deuda de corto plazo, quirografaria (sin muchas garantías), no tiene ningún tipo de respaldo", comentó Humberto Panti, analista de Fitch Ratings.

En el transcurso del año, Panti y su equipo han rebajado sus notas para Aguascalientes, Coahuila, Nayarit, Quintana Roo y Veracruz, argumentando, entre otras causas, problemas de endeudamiento y mantienen en la mira a un puñado más de entidades más que se encontrarían en una situación igualmente desfavorable.

Y aunque algunos bancos han dicho que no ven mayores riesgos, el regulador del sector, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), adelantó recientemente a la prensa que ya prepara una serie de medidas para frenar el endeudamiento de los estados y municipios.

En tanto, el tema ha llegado al Congreso, donde un grupo de diputados presentó una iniciativa para modificar la Constitución e imponer límites a los Gobiernos locales, que hasta ahora gozan de cierta autonomía en el manejo de sus finanzas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los legisladores buscan además crear un control más estricto de las obligaciones de los estados y municipios y exigirles reportar todo tipo de endeudamiento.

"Hay estados muy emproblemados (...) (es un tema que) se presta a mucha corrupción y opacidad en el destino de los recursos", dijo Fernando Elizondo, senador del Partido Acción Nacional (PAN), quien antes fue Gobernador y secretario de Finanzas de Nuevo León.

Ahora ve
Qué hacer si rentabas una vivienda y lo perdiste todo tras el sismo
No te pierdas
×