FMI alerta: la deuda de EU, insostenible

El organismo financiero advierte que puede acercarse a 95% del PIB hacia finales de esta década; el Fondo urgió al Gobierno de Barack Obama a establecer medidas de ahorro que reduzcan los pasivos.
deuda  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que las finanzas públicas de Estados Unidos se encuentran en una trayectoria insostenible. Se prevé que la deuda federal en poder del público aumentará de 62% del PIB en el ejercicio fiscal 2010 a cerca de 90% en el ejercicio 2030.

A partir de entonces, se anticipa que seguirá aumentando debido a las presiones emergentes del envejecimiento poblacional y el rápido crecimiento de los costos de salud. La dinámica de la deuda presenta una perspectiva aún más sombría, según los supuestos macroeconómicos más conservadores utilizados por el personal técnico del FMI.

De acuerdo con estas últimas previsiones, la crisis financiera causaría una pérdida permanente de producto y de ingresos presupuestarios, por lo que la deuda federal podría acercarse a 95% del PIB al final de esta década -aproximándose a niveles no vistos desde el periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial- y ejercer una presión alcista sobre las tasas de interés tanto en Estados Unidos como en el mundo.

Las medidas propuestas por el Gobierno del presidente Barack Obama, tales como la congelación por cinco años del gasto discrecional no vinculado a la seguridad y el ahorro en gastos de defensa, van en la dirección correcta, opina el FMI en su último informe sobre perspectivas económicas para América Latina.

El pasado 13 de abril, el presidente estadounidense propuso reducir el déficit al 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, y a 2% hacia el final de la década, así como poner fin a los beneficios tributarios de la era de su antecesor George W. Bush para los estadounidenses más adinerados.

La propuesta de presupuesto de Obama para el próximo año, ya incluye la caducidad de las exenciones tributarias del Gobierno de Bush para las familias estadounidenses que ganan más de 250,000 dólares al año. 

Sin embargo, el FMI destacó que las medidas por sí solas no pueden resolver las presiones presupuestarias fundamentales de largo plazo, debido a que el gasto obligatorio en salud, pensiones y otros rubros representa una mayor proporción del presupuesto y se proyecta que crecerá más rápidamente.

De acuerdo con los cálculos del personal técnico del FMI, las autoridades necesitarían adoptar medidas de ahorro de alrededor de 2.5 puntos del PIB al año para lograr el nivel de deuda federal proyectado de 77% del PIB en el ejerció fiscal 2021.

Dichas medidas deberían sumarse a los planes existentes, que incluyen aumentos de impuestos para los contribuyentes de ingresos más altos (a partir de 2013) y menores concesiones tributarias para ciertas industrias.

No obstante, los esfuerzos de consolidación fiscal no deben limitarse a esto, se necesitarán ahorros adicionales para reducir el coeficiente de deuda a los niveles previos a la crisis a fin de evitar un efecto de desplazamiento sobre la inversión privada.

Destacó que el sistema impositivo de EU, está plagado de vacíos y gastos tributarios regresivos que equivalen a mas de 7% del PIB. La contención de este gasto tributario (incluyendo la deducción de los intereses hipotecarios de la renta sujeta a impuesto que beneficia primordialmente a aquellos de alto ingreso) permitiría captar ingresos necesarios elevando al mismo tiempo el nivel de eficiencia del sistema.

Dados la baja recaudación que generan los impuestos indirectos, también debería considerarse la adopción de un IVA o impuesto a las ventas nacional, así como un aumento de los impuestos sobre la energía.

En vista de este desalentador panorama fiscal, estima el organismo, es esencial llegar pronto a un acuerdo sobre una estrategia amplia de consolidación. La administración y el Congreso de Estados Unidos deberían conseguir un acuerdo político sobre un plan comprensivo y balanceado basado en las ideas aportadas por la comisión fiscal del presidente, varios formuladores de política y otros analistas.

Preferentemente, dicho plan debería incluir una legislación que fije una meta clara de deuda a mediano plazo y aborde el principal factor determinante de los déficits a largo plazo: el gasto obligatorio en pensiones y servicio de la salud. El plan de consolidación también debería elaborarse en función de supuestos económicos creíbles.

Las proyecciones presupuestarias actuales, por ejemplo, se basan en supuestos de crecimiento del PIB considerablemente más optimistas que el pronóstico de consenso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según las proyecciones actuales del personal técnico del FMI, el déficit fiscal federal de EU alcanzará 10.5% este año -el nivel más alto entre las principales economías avanzadas- mientras que la deuda bruta del gobierno general probablemente supere 110% del PIB para 2016.

Dado que las perspectivas fiscales son insostenibles, urge que la administración y el Congreso acuerden un marco de consolidación fiscal a mediano plazo de carácter comprensivo y balanceando.

Ahora ve
La evolución del consumidor
No te pierdas
×