Le corrigen las cuentas a Cordero Arroyo

El secretario de Hacienda dice que México tendrá uno de los crecimientos más sólidos del mundo; economistas piden mesura, porque el blindaje financiero no hace inmune al país de crisis externas.
PIB  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El desempeño de la economía mexicana será uno de los más sólidos del mundo, si se suman el crecimiento acumulado entre 2010, 2011 y 2012, asegura el secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero Arroyo. Sin embargo, para los expertos, es necesario mantener la prudencia apesar de los indicadores favorables revelados en últimas fechas.

"Los pronósticos de crecimiento para 2012 siguen siendo bastante positivos para la economía mexicana, y se marca como uno de los países emergentes que más van a crecer durante el próximo año, lo cual también nos llena de optimismo", aseguró este jueves el secretario.

Los economistas advierten que las autoridades financieras deben manejarse con mesura en sus cifras, ya que el Producto Interno Bruto (PIB) no alcanzará la tasa de 5% que se ha proyectado para 2011 y, de hecho, entre los mercados emergentes será uno de los que registren una menor expansión.

Si bien las condiciones económicas en México son favorables y se cuenta con recursos para enfrentar volatilidades externas, eso no hace inmune a la economía mexicana de un golpe del exterior, sobre todo de un choque financiero que pudiera venir nuevamente de Europa o de EU.

Hacia el tercero y cuarto trimestre de 2011 el crecimiento económico de México estará más cerca de 4%, y quizás menos, porque la tendencia de ciertos sectores relacionados con EU apunta hacia una expansión más modesta, señala José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey (ITESM), Campus Estado de México.

"Hay economías emergentes que vienen creciendo más que México, como el caso de China, y otras que lo han hecho de forma sostenida por 4 o 5 años seguidos como Brasil, Rusia o India. Y el problema de México no es crecer un año nada más", puntualiza.

El desafío que se presenta es generar 5 o 7 años de crecimiento vigoroso y eso no ha podido lograrse, al menos en las dos últimas décadas. "Es ahí en donde se están haciendo más sobreestimaciones de lo que a nivel económico está ocurriendo en el país", advierte.

Cordero Arroyo dice estar convencido de que México necesita mayor competencia, porque eso le dará una mayor eficiencia a la economía mexicana, y "seremos más productivos y eso va a permitir generar bienes y servicios a un menor costo". Pero también tiene implicaciones sociales muy relevantes, indicó. "En México, 7 de cada 10 bienes que compran las familias más pobres lo hacen en mercados en donde no hay competencia económica, donde nada más hay una o dos marcas y que, por supuesto, se cobra un sobreprecio a muchos de estos bienes", mencionó De la Cruz.

Entonces, "en tanto seamos capaces de generar competencia económica, también vamos a mejorar el bolsillo de las familias más pobres en México, dado que no pagarán sobreprecios por muchos de los bienes y servicios que están consumiendo".

No obstante, mejorar el bolsillo de las familias más pobres del país va más relacionado con la estructura actual de la economía mexicana que sólo le permite crecer entre 3% y 3.5% sin generar desequilibrios, ya que no se han hecho los cambios estructurales que se requieren, ni las reformas que se necesitan y tampoco se ha invertido para tener una tasa de expansión mayor a la de su potencial, consideran los especialistas.

En opinión de Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics, "el crecimiento económico observado hasta ahora tiene todavía un efecto de rebote, después de la caída del PIB de 6.1% de 2009. Y tras el crecimiento de 5.5% en 2010, ya se está moderando hacia tasas que son más cercanas a su capacidad de crecimiento real". "Hoy la capacidad que tiene la economía mexicana para crecer sin generar desequilibrios es de entre 3% y 3.5%, pero para poder resolver problemas de distribución del ingreso, de pobreza, de bienestar social el PIB tendría que crecer más de 5%, lo cual no se alcanza a ver porque México no tiene la capacidad económica para hacerlo", subraya.

Aunque las condiciones económicas en México son buenas, se sigue manteniendo un crecimiento bastante pobre, en comparación con el resto de América Latina.

"Sí, tenemos una economía más fuerte, más estable, fundamentos económicos sólidos, pero no tenemos un crecimiento que le permite al país empezar a reducir la pobreza extrema y generar un mayor bienestar social y hay que tener mucho cuidado con las cifras que se están dando a conocer, porque habrá una desaceleración y a lo mucho el PIB de 2011 será de 4% a 4.5%", destaca Coutiño.

De la Cruz deja en claro que el crecimiento de 2011 será mucho más cercano a 4%, y la expansión de la economía mexicana no se ha visto reflejada en el bolsillo de la gente porque el mercado laboral mexicano tiene fallas estructurales serias.

Por ejemplo, el empleo que se genera es precario, de bajas prestaciones, bajos salarios y a pesar de que existe crecimiento y se generen nuevas fuentes de trabajo, en realidad no alcanza  para que la gente pueda elevar sus niveles de bienestar  y "la mejor demostración es que las tendencias de la pobreza que emanan de las cifras del mercado laboral, de las encuestas de empleo y ocupación reflejan que estamos en niveles todavía comparables a lo que se vieron hacia finales de la crisis de 2009".

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×