FMI niega reestructura a deuda griega

El jefe interno del Fondo no anticipa algún reperfilamiento del acuerdo con el Gobierno heleno; el organismo multilateral comenta que el plan sigue en marcha, respaldado por ellos y Europa.
John Lipsky  (Foto: Archivo AP)
WASHINGTON (CNN) -

El jefe interino del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, dijo este viernes que los programas que el fondo y Europa están suministrando para respaldar financieramente a Grecia no anticipan ningún tipo de reestructuración.

"Tenemos un programa en marcha con las autoridades griegas, respaldado por nosotros mismos y con nuestros socios europeos, y ese programa no contempla ninguna reestructuración de deuda ni un reperfilamiento ni nada", dijo el funcionario en una entrevista desde Francia a la cadena de televisión CNBC.

La austeridad deberá esperar

El primer ministro de Grecia no logró convencer a la oposición este viernes de que apoyen unas medidas de austeridad más estrictas para disponer de un tramo del rescate de la UE y FMI necesario para evitar caer en cesación de pagos.

Las autoridades de la Unión Europea (UE) exigen que Atenas logre un apoyo político transversal a las reformas económicas y fiscales de largo plazo como condición para entregarles más financiamiento.

"No llegamos a acuerdo con una política que mata a la economía y destruye a la sociedad", dijo el principal líder de la oposición conservadora griega, Antonis Samaras, después de un encuentro de urgencia de cinco horas con el primer ministro George Papandreou para buscar un consenso sobre el plan de austeridad.

"Hay sólo una salida para Grecia: la renegociación del acuerdo de rescate", agregó Samaras.

El líder del partido de extrema derecha LAOS, George Karatzaferis, dijo a la prensa tras las conversaciones: "desafortunadamente, alguna gente pone su puesto por encima de Grecia".

El partido conservador Nueva Democracia, la principal formación opositora, rechazó una propuesta de alza tributaria para reducir el déficit presupuestario, proponiendo a su vez recortes de impuestos que estimulen el crecimiento económico.

La Bolsa ateniense revirtió sus ganancias matinales por la noticia del fracaso de las negociaciones para cerrar con una baja del 1.71%.

Los mercados financieros se espantaron el jueves pasado cuando Jean-Claude Juncker, quien encabeza el foro de ministros de Finanzas de la zona euro, advirtió que el Fondo Monetario Internacional podría retener su contribución para un tramo de ayuda de 12,000 millones de euros que Grecia necesita para cubrir su enorme deuda.

Pero el diferencial entre los bonos griegos a 10 años y los de referencia alemanes retrocedió levemente por debajo del 14% este viernes, lo que sugería que existían esperanzas de que se pudiera lograr un compromiso.

Los analistas dijeron que si los mercados de deuda estuvieran asumiendo una moratoria griega, habrían reaccionado con una virulencia mucho mayor.

"No es algo hecho, pero podemos ver un escenario en que las estrellas se alinean", dijo Jacques Cailloux, economista para Europa de RBS en Londres.

"Obviamente existen riesgos, hay mucho ruido de la gente que no son los que toman decisiones. Se siente como que van en la dirección correcta. No hay mucha alternativa. Las alternativas para una ayuda adicional a Grecia son todas menores que lo óptimo", agregó.

Los socialistas del primer ministro griego, George Papandreou, gozan de una cómoda mayoría en el Parlamento, pero las autoridades de la UE exigen que Atenas logre un apoyo político firme a las nuevas medidas de reducción de deuda para entregarles una asistencia extra de 27,000 millones de euros que cierre una brecha financiera el próximo año.

Papandreou también enfrenta resistencia de miembros de su propio partido y de los sindicatos.

Sin un consenso político convincente, las perspectivas de ayuda de la UE para el próximo año son poco probables. Pero a menos que la unión se comprometa a cubrir las necesidades de financiación de Grecia en el 2012, el FMI se resiste a pagar su parte de 3,300 millones de euros del tramo de junio.

El ministro de Finanzas griego advirtió de que sin fondos frescos, el país -que se enfrentará pronto a una brecha de financiación de 13,400 millones de euros- no podrá hacer frente a sus obligaciones y caería en la cesación de pagos.

¿Acto arriesgado?

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo a sus pares europeos en una cumbre en Francia que respaldaba los esfuerzos para enfrentar la crisis y subrayó el interés de Washington en que todo termine exitosamente.

En una conferencia en Luxemburgo el jueves pasado, Juncker advirtió que los países europeos podrían no estar dispuestos a llenar la brecha que deje el FMI si decidiera no entregar su porción del tramo de ayuda de junio.

"Eso no funcionará, porque en algunos parlamentos (Alemania, Finlandia, Holanda y en otros, también) no hay disposición a hacerlo", agregó.

Algunos analistas vieron los comentarios de Juncker como un acto arriesgado para presionar a los líderes políticos griegos a que lleguen a un consenso sobre medidas de austeridad, incremento en la recaudación tributaria y privatizaciones, destinadas a que el programa de rescate del país siga en marcha.

Pero también parecían reflejar el tira y afloja del FMI y los mayores contribuyentes de la UE, liderados por Alemania, por un paquete adicional de ayuda a Atenas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Hay una enorme presión sobre Grecia para resolver esto", dijo el consejero del Banco Central Europeo (BCE) Nout Wellink, según la agencia Bloomberg.

"Es difícil. pero confío plenamente en que al final Grecia cumplirá con las condiciones, lo que implique que solo entonces el FMI y Europa digan 'sí'", agregó.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×