La economía de EU se debilita: BofA

El banco redujo su perspectiva de crecimiento para ese país de 2.8% al 2% para el segundo trimestre; la estimación se debe a los costos de los energéticos y las restricciones del gasto gubernamental.
dolar medicinas  (Foto: Photos to Go)
Colin Barr
NUEVA YORK -

Mark Twain dijo que "la historia no se repite, pero a veces rima". Con todo respeto, discrepamos, pues la historia de la economía estadounidense parece repetirse en estos momentos casi a la letra.

Bank of America (BofA) redujo nuevamente sus previsiones de crecimiento para EU el pasado viernes, citando los altos precios de los energéticos, la desaceleración del crecimiento mundial y las restricciones del gasto gubernamental. El banco advierte que los "sombríos datos" indican que el débil rendimiento económico no se limitará a un decepcionante primer trimestre.

"A medida que los datos continúen débiles, continuaremos recortando nuestras previsiones", escribe el economista Ethan Harris.

Y así se hizo: BofA redujo de 2.8% a 2% su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de EU para el segundo trimestre, e indicó que para la segunda mitad del año espera un crecimiento de sólo el 3%, una cifra inferior al consenso de Wall Street.

Los débiles datos de la economía estadounidense -los pedidos de grandes maquinarias, conocidos como bienes de capital, cayeron 2.6% en abril, en tanto que los salarios en el país siguen anémicos- sugieren que el 2010 volverá a repetirse, volveremos a vivir el ciclo de una economía que comienza fuerte antes de disminuir drásticamente.

Ese episodio, como recordarán, desembocó con una gran desaceleración en otoño que terminó sólo cuando la Reserva Federal prometió inyectar dólares frescos. Vale la pena mantener eso en mente ante la postura de quienes afirman que la Reserva Federal no puede, no debe y no aplicará una tercera ronda de compra de activos (conocida como QE3 o programa de flexibilización cuantitativa).

La Bolsa estadounidense comenzó este año prometiendo que ese programa ya era parte del pasado, incluso algunos analistas proyectaron que en la segunda mitad del año el crecimiento alcanzaría el 4%. Pero las cosas se torcieron, no es extraño que el gasto se limite en una economía endeudada, donde los salarios han caído durante la última década, sin mencionar el golpe asestado por los precios de la energía este año.

La institución financiera, que pronosticó que el bono del Tesoro a 10 años terminaría el 2011 con un rendimiento del 4%, ajustó a la baja esa previsión ubicándola en 3.6%, que de cualquier forma es medio punto porcentual por encima de la cotización actual. Así que, al parecer, incluso los realistas no pueden evitar hacerse ilusiones.

"Esta desaceleración se siente muy similar a la ralentización del año pasado", escribe Harris. La historia, pues, a veces hace más que rimar.

 

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×