El PIB de EU se proyecta a la baja

En un mes, Goldman Sachs recortó dos veces su pronóstico de crecimiento para el segundo trimestre; este debilitamiento podría provocar que la Fed analice la idea de mantener su ayuda a la economía.
acciones estados unidos wall street  (Foto: Photos to Go)
Colin Barr

Por segunda ocasión en este mes, los economistas de Goldman Sachs redujeron sus previsiones de crecimiento económico para Estados Unidos, sólo para advertir pocos días después que incluso existe el "riesgo de corrección a la baja de esa estimación".

Goldman ahora cree que la economía estadounidense podría crecer a una tasa del 3% en el segundo trimestre, cuando hace tres semanas estimaba una tasa del 3.5% y a inicios del año sus previsiones eran del 4%. La firma prevé que la economía del país sólo sumó 150,000 nuevos empleos en abril, frente a los 244,000 empleos creados en marzo y muy por debajo de los 178,000 empleos que CNNMoney había pronosticado.

Zach Pandl, economista de Goldman, citó las razones habituales: los altos precios del crudo, las interrupciones en la manufactura provocadas por el sismo japonés y otros factores temporales (como los tornados que azotaron el sur de EU y la reducción en el gasto de defensa). Pero, advierte, todos esos agentes difícilmente pueden justificar el bache que atraviesa lo que debería ser una recuperación económica razonablemente pujante. Todo apunta más bien hacia una ralentización de base amplia, y no tanto a una desaceleración asociada con factores transitorios.

"Los factores extraordinarios son importantes, pero no pueden explicar la reciente debilidad que arrojan los datos, y la economía parece, en efecto, haberse ralentizado", escribió Pandl en una nota dirigida a los clientes de la firma. "Esto nos deja hasta cierto punto perplejos, pues muchas de las tendencias alentadoras registradas a fines de 2010 -el menor endeudamiento del sector privado, condiciones financieras y créditos más flexibles, una mejoría en el mercado laboral- aún siguen vigentes", comentó.

Pandl subrayó que el índice elaborado por Goldman -que monitorea los nuevos pedidos, las ventas y los envíos, así como el empleo, los precios de los materiales y los inventarios- ha caído a niveles equiparables a los registrados durante la desaceleración padecida en la primavera del 2010, la cual terminó gracias al programa de compra de activos implementado por la Reserva Federal, denominado QE2. Por ello es poco probable que la Reserva se desentienda esta vez y no recurra nuevamente a una política de flexibilización cuantitativa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Goldman no es la única firma que ha ajustado sus previsiones. La semana pasada, los economistas de Bank of America Merrill Lynch también redujeron sus previsiones de crecimiento para el segundo trimestre, ubicando la tasa en 2% y advirtiendo que la serie de datos "sombríos" no cambiaría pronto. 

Sin embargo, el caso de Goldman alarma un poco más, pues el banco se mostró bastante optimista hacia fines del año pasado, por lo que su pronóstico negativo resulta más ominoso. Además, hay muchas razones para creer que las malas noticias no han terminado. "Si el flujo de datos no mejora en los próximos meses, podríamos vernos en la necesidad de reconsiderar otra reducción de nuestras previsiones para el crecimiento de EU", anticipó Pandl.

Ahora ve
Estudiante de Puebla crea zapatos con gas pimienta para protección personal
No te pierdas
×