Cuando la crisis económica te enferma

El despido o el estrés generado por los problemas que padece la economía pueden dañar tu salud; ansiedad, cambios de peso, insomnio, cansancio e irritabilidad pueden ser los síntomas.
cansancio  (Foto: Photos to Go)
Jessica Dickler
NUEVA YORK -

Katie Pfledderer tuvo que hospitalizarse en 2009 debido a un padecimiento peculiar: el estrés causado por la recesión.

Sus ingresos como publicista se redujeron en un 20% mientras la cantidad de trabajo aumentó. Para llegar a fin de mes, tuvo que conseguir otro trabajo de medio tiempo, pero la carga fue más de lo que podía soportar.

"Estaba cansada todo el tiempo, una mañana comencé a llorar y no podía respirar". Pfledderer sufrió un ataque de pánico y fue llevada a Urgencias. Vivía con el constante temor de perder su empleo en medio de la Gran Recesión. "Estaba continuamente preocupada por lo que pasaría al día siguiente", comenta la ejecutiva de 28 años.

La evasiva recuperación económica tiene a muchas personas, como Pfledderer, en una continua lucha contra el lento crecimiento del empleo y la caída de los precios de la vivienda, y eso se está cobrando factura en su salud.

Según un reciente reporte de la firma de servicios financieros First Command Financial Services, el 35% de los estadounidenses de clase media dijo haber experimentado (él, ella o un miembro de su familia) un síntoma físico del estrés asociado a la economía.

Los síntomas más comunes son ansiedad, cambios en el peso, insomnio, cansancio e irritabilidad. "Queremos que la gente esté consciente de estas condiciones de salud", indica Kathryn Power, directora del Centro de Servicios para la Salud Mental, una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EU.

Power señala que, al inicio de la recesión, el Centro registró un incremento dramático en el número de llamadas que recibía la línea telefónica de asistencia a suicidas. "Cerca del 30% de las llamadas estaban asociadas a las dificultades económicas. Tenían problemas emocionales por el temor que les provocaba su situación financiera, temor a perder su empleo, a perder su casa", comenta.

En el hospital, un médico prescribió a Pfledderer ansiolíticos, "pero fue por poco tiempo, porque no pude pagar para continuar el tratamiento", explica. La joven ahora tiene un nuevo trabajo, menos agotador que el anterior, en una organización no lucrativa en Indianápolis. Aún así, mantiene otro trabajo de medio tiempo y sigue inmersa en la incertidumbre de la inestabilidad laboral.

"Esto nos preocupa desde una perspectiva de salud pública. Si la gente no puede pagar servicios sanitarios profesionales, debería acudir a las clínicas de salud comunitarias", aconseja Power. Pero justo como consecuencia de la recesión, muchos estadounidenses han desistido de ir al doctor, según el sondeo de First Command.

El 26% de los encuestados dijo haber aplazado sus visitas médicas debido a la situación económica, comparado con el 15% que lo hizo en 2010. First Command encuestó a 1,000 estadounidenses en el rango de los 25 a 70 años, con un ingreso familiar anual de al menos 50,000 dólares.

Donna Lubrano, de 55 años, no se ha hecho una mamografía en cinco años. La recesión impactó el monto que destinaba a gastos discrecionales, incluida la visita al doctor. Y ni siquiera se trata de una persona desempleada o sin seguro médico. Lubrano es uno de los millones de estadounidenses subempleados, con un seguro médico bastante limitado. Trabaja medio tiempo en el área de ventas, su plan sanitario lo cubre el estado y no cuenta con cobertura dental.

Sin un seguro dental, cualquier visita al dentista está fuera de la discusión. "Sólo una revisión me costaría 400 dólares y no me he hecho una limpieza en 3 años, necesito una endodoncia y no puedo pagarla", se queja Lubrano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La forma en que la economía afecta la salud tiene "implicaciones de corto, mediano y largo plazo", explica Power. "Si las personas están sacrificando los chequeos regulares o las citas médicas, habrá consecuencias en la salud de la población en el largo plazo", advierte.

Lubrano lo sabe, en su familia hay antecedentes de cáncer de mama. "Pienso en eso todos los días. Me preocupa qué pasará si enfermo".

Ahora ve
En estos países de Latinoamérica la marihuana es legal para uso medicinal
No te pierdas
×