Economía débil paraliza a la Fed

La entidad sólo considerará detener el flujo de fondos si hay un repunte de la economía para 2012; el desempleo en EU es de 9.1%, pero la Fed no tomará medidas hasta que dicha cifra se modifique.
Fed Bernanke brazos cruzados  (Foto: AP)
Colin Barr

Después de tres años de actividad frenética para Ben Bernanke y compañía, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha entrado en un periodo de atarse las manos, pues sus movimientos están limitados por una economía debilitada y las políticas tóxicas de la inflación. La Fed está entregada a la inacción a menos que, claro, se presente otra crisis.

En el comunicado que emitió el miércoles pasado, el Comité Federal de Mercado Abierto (el órgano de decisión de la Fed) admitió que la recuperación económica ha sido ‘más lenta' de lo que el Banco Central esperaba. Pero ‘poniendo al mal tiempo buena cara', el Banco Central insiste en que la economía comenzará a repuntar de nuevo en la segunda mitad de 2011.

Si se reactiva la economía, la Fed podrá comenzar a considerar medidas en 2012 para detener el flujo de fondos que ha inyectado al sistema financiero. A principios del año pasado, Bernanke ya empezaba a hablar sobre su estrategia de salida, y sin duda querrá ejecutarla más temprano que tarde.

Sin embargo, la realidad es que la economía no va a ir a ningún lado, y no tiene prisa. Los bancos, por ejemplo, no han reanudado los préstamos pese a la generosidad de la Fed.

Esto significa que los datos de crecimiento no mejorarán pronto ni lo suficiente para permitir que la Fed aplique políticas más restrictivas; pero tampoco se habrá deteriorado tanto como para que pueda justificarse más flexibilización monetaria. 

Los economistas de Goldman Sachs estimaron, en una nota enviada este mes a los clientes del banco, que las previsiones de desempleo tendrían que elevarse 1.25 puntos porcentuales para que la Fed emprendiera otra ronda de compra de activos (conocida como programa de flexibilización cuantitativa) o un paquete de estímulo similar.

La tasa de desempleo en EU, que en fechas recientes llegó a 9.1%, tendría que escalar a 10% este año, 9% el próximo año o 8% en 2103 para justificar la implementación de una nueva medida de flexibilización, sugiere el estudio de Goldman. De forma alternativa, las estimaciones de la inflación subyacente tendrían que disminuir un punto porcentual, apuntando a una economía en roce con la deflación.

De manera opuesta, para que la Fed se viera obligada a endurecer su política monetaria, las previsiones de desempleo tendrían que caer 0.75 de un punto porcentual (o las expectativas de inflación subir 0.50 de un punto porcentual).

Pero ahora mismo, ninguno de los dos escenarios parece probable, comenta Sven Jari Stehn, analista de Goldman. Ni endurecer ni flexibilizar están en la mira.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La zona de inacción' se ve grande", concluye Stehn. Sumémosle pues, a la lista de las desagradables realidades económicas, una Fed paralizada.

 

Ahora ve
Así fue el primer eclipse total de Sol en 99 años en Estados Unidos
No te pierdas
×