La herencia de Enrique Peña Nieto

En el Estado de México, la segunda economía del país, conviven marcadamente la riqueza y la pobreza; el PIB por persona es casi 30% menor que el nacional y es la segunda entidad con mayor corrupción.
eleccion  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Estado de México es una de las entidades que mayores contrastes presenta en el país. En una superficie de 22,357 kilómetros cuadrados, que apenas abarca el 1.1% del territorio nacional, conviven los extremos de la riqueza con la pobreza.

Su importancia económica es relevante. Esta entidad, la más poblada del país al concentrar 13.5% de los habitantes totales, es la segunda que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, con 9.7%, de acuerdo con el INEGI, pero también es una de las menos competitivas, según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En esta región de claroscuros, el próximo 3 de julio se llevará a cabo uno de los procesos electorales más importantes de 2011, que será un termómetro de las votaciones por la presidencia de México en 2012.

Quienes buscarán la gubernatura -Alejandro Encinas, por el PRD; Eruviel  Ávila, por el PRI, y Felipe Bravo Mena, por el PAN- tienen el reto de transparentar la ejecución de los recursos y mejorar el nivel de vida de la población, dice Raymundo Antonio Pineda, director de la Carrera en Ciencia Política del Tec de Monterrey Campus Estado de México.

"Hay una clase política privilegiada, rica, en un estado mayoritariamente pobre. No podemos olvidar los esfuerzos que se han realizado y la economía boyante en algunos sectores, pero la realidad es que la inmensa mayoría de los mexiquenses, poco más de 7 millones, hoy en día no cuenta con las oportunidades de satisfacer sus necesidades básicas en salud, educación y alimentación", destaca.

El Estado de México representa la octava economía de América Latina y la 59 en el ámbito mundial, pero sus indicadores de generación de bienestar muestran problemas en la distribución de la riqueza, agrega el catedrático.

De acuerdo con indicadores de desigualdad del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2008, antes de la crisis financiera mundial, el Coeficiente de Gini para esta entidad se ubicó en 0.42, mientras que la media nacional fue de 0.50.

El coeficiente de Gini es una medida estándar de la desigualdad de ingresos y es un número entre 0 y 1, en donde 0 corresponde a la perfecta igualdad -todos tienen ingresos idénticos-, mientras que el extremo 1 representa la concentración absoluta del ingreso, ya que va a una sola persona.

Aún cuando es la segunda economía más importante del país, su PIB per cápita es bajo en comparación al promedio en México. A nivel nacional, este indicador se ubicó en 116,959 pesos (9,257 dólares) anuales, al cierre de 2010, de acuerdo con cifras de la Dirección de Estudios Económicos de Banamex.

En tanto, el PIB per cápita del Estado de México al cierre del año pasado se ubicó en 81,162 pesos (6,424 dólares), según los datos de Banamex; esta cifra resulta aproximadamente 30% por debajo del promedio a nivel nacional.

"No está muy lejos del promedio, pero es una entidad con una pésima distribución de la riqueza. Hay municipios muy prósperos, muy ricos, como el de Huixquilucan, Tlalnepantla, Naucalpan, mientras que otros tan pobres, como San José del Rincón, o algunos enclavados en la zona sur de la entidad, que han sido azotados por la violencia y tienen índices de pobreza alimentaria de 57.5%. Ahí, la gente sobrevive, no tiene la capacidad de llevar alimento a sus casas y esto significa un importante reto para cualquier gobierno", resalta Antonio Pineda.

Por ser una de las entidades que aportan más al PIB nacional, el Estado de México debería estar en los primeros sitios, pero no es así porque enfrenta muchos rezagos en la calidad de vida de su población, en el marco regulatorio, apoyos a la educación, entre otros factores, agrega Maritza Rosales, directora de Desarrollo Económico y Competitividad de la consultora Aregional.

De los 125 municipios que conforman al Estado de México, 25 de ellos se encuentran en una situación de pobreza media y, en el más pobre, San José del Rincón, la población es eminentemente indígena y alcanza un porcentaje de pobreza patrimonial de 85.9%, indica el catedrático del Tec de Monterrey.

"Esto habla que la zona norte del Estado de México se encuentra marcada por una seria desigualdad, que se relaciona principalmente con comunidades indígenas", afirma.

Pero no es exclusivo de este tipo de regiones, también la zona metropolitana del Valle de México está marcada por un alto índice de marginación. "Los municipios que presentan mayor desigualdad son Ecatepec, Nezahualcóyotl, Valle del Chalco, Chalco, una zona identificada en el oriente de la entidad", menciona el investigador.

El 43.7% de la población mexiquense vive en pobreza multidimensional, es decir, presenta al menos una carencia social y no tiene un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades.

La cifra es muy similar al promedio nacional que es de 44.2%, de acuerdo con las cifras de 2008 que son las más recientes que ha dado a conocer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En materia de seguridad, el estado de México se colocó como el cuarto con la tasa de delitos más alta por habitante, mientras que con relación al Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno es la segunda entidad con mayor corrupción, sólo arriba del Distrito Federal.

¿Cuál te parece que sea el mayor problema económico y social que enfrentará el nuevo gobernador del Estado de México? Comenta en Facebook y Twitter.

Ahora ve
El de Cristiano Ronaldo y otros empujones famosos en la cancha de futbol
No te pierdas
×