El súper peso regresa… por ahora

La moneda mexicana cotizará en un rango de 11.50 a 11.70 pesos en el corto plazo, según analistas; advierten que el optimismo será temporal, pues la incertidumbre sobre EU y Grecia aún no se disipa.
Se deprecia  La moneda mexicana se vio afectada por la expectativa del dato del empleo que se publicará este viernes.  (Foto: Archivo)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A pesar del optimismo registrado la semana pasada, la incertidumbre para los mercados internacionales permanece en niveles inusualmente elevados, ya que los factores de riesgo relevantes aún no se han disipado, coinciden analistas de diversos grupos financieros.

Gracias a ello, en el corto plazo el tipo de cambio podría cotizar por debajo de 12 pesos por dólar, incluso entre 11.50 y 11.70 pesos, pero advierten que un factor importante esta semana será la cifra de empleo en Estados Unidos que se dará a conocer el viernes.

Para esta semana se espera que el tono positivo de los mercados se mantenga, por lo menos hasta conocer los resultados del reporte laboral de EU, que será fundamental para evaluar el ritmo de la actividad económica en ese país, indica Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Se prevé, en promedio, una creación de 90,000 nuevos empleos no agrícolas, dato que resulta bajo como para detonar un mayor crecimiento en el consumo privado, que es un elemento clave para que la reactivación estadounidense se sostenga, resalta en su reporte semanal.

Los mercados retomaron el optimismo luego de la aprobación de las medidas de ajuste fiscal en Grecia y buenos datos de la actividad económica en EU, lo que muy probablemente se mantendrá durante el inicio de la semana, pero un mal dato en la cifra de empleo haría renacer el nerviosismo.

Advierten que los factores de riesgo relevantes aún no han desaparecido del entorno global, especialmente e importante el tema fiscal en EU, ya que el tiempo sigue pasando sin que se observen avances en las negociaciones presupuestales.

Aunque los mercados dan por hecho que un aumento en el límite de endeudamiento de EU ocurrirá antes de que se genere un incumplimiento, es probable que conforme pase el tiempo sin que se concreten avances, el nerviosismo crezca y, si no se alcanza un acuerdo antes de día 22, sería desalentador para los mercados luego de que las calificadoras han advertido que si para mediados de julio no ven avances tomarán acciones sobre la calificación de la deuda.

Una vez que aparentemente se ha evitado un impago en el corto plazo, la discusión siguiente será un nuevo programa de rescate que posiblemente tenga que incluir una reestructura "más suave o más fuerte" de la deuda soberana, en la que en principio participarían de manera voluntaria los bancos y otros tendedores, agrega Análisis Santander.

Sin embargo, ante una situación de este tipo, las principales agencias calificadoras han mencionado la posibilidad de que ello sería visto como un virtual "default" y por tanto implicaría una nueva reducción de la calificación de los bonos griegos. Esto como es de suponerse afecta la calidad y el valor de los activos de los tenedores de la deuda soberana de este país, incluidos bancos y gobiernos.

Por otra parte, se estima que a mediados de julio se presenten los resultados de la pruebas de 'estrés' aplicadas a los bancos europeos (91 instituciones analizadas) y se considera que entre 10 y 15 no superen las pruebas, lo que obligaría a los reguladores a buscar esquemas para una pronta capitalización.

Si los resultados desfavorables son numerosos o si bien están concentrados en un país, se podría nuevamente elevar los niveles de incertidumbre en la zona euro. No obstante, este fuerte incremento en la curva de rendimientos en EU, las tasas de interés de los bonos mexicanos no mostraron un aumento en la misma magnitud, al parecer como resultado de la demanda por parte de los inversionistas extranjeros por este papel.

Por otra parte, tomará nuevamente una elevada importante los indicadores económicos en Estados Unidos, ante la incertidumbre sobre la evolución económica en ese país. Para esta semana sin duda el dato "duro" más importante será el reporte de empleo de junio y en donde el mercado espera una recuperación moderada en los indicadores de empleo.

Si se consolida el escenario de recuperación y mejor percepción de riesgo volveríamos a ver al dólar debilitarse y a las tasas de largo plazo subir, agrega Rodolfo Campuzano, director de Análisis Económico de Invex Grupo Financiero.

No anticipa un disparo de los mercados hacia nuevos máximos, porque hace falta que se resuelvan algunas cosas como la discusión fiscal en EU o la concreción de una solución más duradera a los problemas de endeudamiento en Europa.

También falta ver que el augurio de un segundo semestre con un crecimiento mejor al registrado entre enero y junio se corrobore en más datos. Cree que ello sucederá hacia finales del verano. Aun así hay razón para estar más tranquilos y ver el segundo semestre con mayor optimismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para CI Banco, la publicación de indicadores económicos importantes, como el ISM no manufacturero y el reporte de empleo a junio, pueden reforzar el sentimiento de una reactivación importante para la segunda mitad de 2011.

Sin embargo, también advierte que el entusiasmo de los mercados estará limitado a la discusión sobre el techo de endeudamiento en EU y el detalle sobre las acciones a seguir por parte de Grecia para reducir creíblemente su déficit público en el mediano plazo. Con ello, anticipa que el tipo de cambio podría operar en un rango de 11.50 a 11.70 pesos por dólar.

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×