Geithner advierte poco tiempo a Congreso

El secretario del Tesoro urgió acordar el tope de endeudamiento de EU antes del 2 de agosto; Obama chocó con legisladores republicanos y abandonó la sesión.
geithner  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, fue al Capitolio este jueves con una advertencia: el tiempo se está acabando para lograr un acuerdo bipartidista que eleve el tope de endeudamiento del país antes de la fecha fatal del 2 de agosto. "Nos estamos quedando sin tiempo", dijo Geithner a los periodistas luego de una reunión a puertas cerradas con los correligionarios demócratas del presidente Barack Obama en el Senado. Geithner dijo que los demócratas están unidos para asegurar que Estados Unidos pague sus compromisos.

La deuda abre dudas

El presidente estadounidense Barack Obama, y líderes republicanos enfrentaban este jueves una creciente presión interna y externa para evitar que sus negociaciones sobre el déficit se salgan de control y sacudan el sistema financiero global.

Los mercados reaccionaron nerviosamente después de que el cuarto día consecutivo de conversaciones entre Obama y los líderes del Congreso terminara sin resultados.

Además, las divisiones dentro del Partido Republicano parecían aumentar las trabas para lograr un acuerdo que extienda el límite de endeudamiento de la nación y evite una moratoria después del 2 de agosto.

El presidente demócrata chocó con legisladores republicanos durante una amarga sesión de dos horas en la Casa Blanca, que no produjo avances. Un republicano de alto rango dijo que Obama se levantó y abandonó la reunión.

China, el mayor acreedor extranjero de Estados Unidos con más de 1 billón de dólares en deuda del Tesoro, instó a Washington a adoptar políticas responsables para proteger los intereses de los inversores.

Los comentarios de Pekín llegan tras una advertencia de la agencia Moody's Investors Service de que podría arrebatarle a Estados Unidos la calificación máxima si no logra aumentar su límite de crédito de 14.3 billones de dólares.

Standard & Poor's también dijo en privado a legisladores estadounidenses y grupos empresariales que podría recortar la nota crediticia del país si el Gobierno incumple alguno de los pagos previstos, como los cheques de la Seguridad Social, incluso si honrara todos sus pagos de deuda, dijo una fuente que participó en la reunión.

El Departamento del Tesoro ha advertido que a partir del 2 de agosto se quedará sin dinero para pagar las cuentas del país si no se logra un acuerdo para aumentar el tope de endeudamiento.

Las conversaciones continuarán este jueves y Obama ha prometido seguir reuniéndose con los congresistas hasta lograr un acuerdo.

La perspectiva de un recorte en la calificación "AAA" del crédito estadounidense golpeó este jueves las cotizaciones de las acciones en todo el mundo y debilitó al dólar. Los precios de los bonos estadounidenses cayeron en Nueva York y los rendimientos subieron, en parte por la advertencia de Moody's.

"Sube la presión sobre los políticos y, por lo tanto, aumenta la probabilidad de que hagan lo que tienen que hacer", dijo Ward McCarthy, de Jefferies & Co en Nueva York.

Dejar la política a un lado

Líderes empresariales también hicieron sentir su poderosa voz, pidiendo al Congreso que deje la política de lado y alcance un acuerdo para permitir que se eleve el límite de endeudamiento.

"Es un imperativo que se fije el límite de endeudamiento y es un imperativo que Estados Unidos muestre disciplina fiscal", dijo el presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, Jaime Dimon.

"Nadie, nadie puede decirme con certeza que una moratoria no causaría una catástrofe y por lo tanto, es irresponsable correr el riesgo", dijo a periodistas.

No aumentar el tope de endeudamiento podría asustar a los inversores, ocasionar un alza en las tasas de interés de Estados Unidos, deprimir el precio de las acciones, sumir otra vez al país en una recesión y provocar turbulencias en los mercados globales.

Pese a las advertencias apocalípticas de economistas y funcionarios del Departamento del Tesoro, algunos republicanos conservadores se resisten a creer que la moratoria es inminente.

Un grupo de 56 legisladores republicanos envió el jueves una carta a Obama diciendo que había suficiente dinero para evitar una moratoria de la deuda a partir del 2 de agosto.

Pero esa visión no es compartida por muchos de los máximos líderes del partido, que admiten que si no se eleva el límite de endeudamiento a tiempo, podría haber una moratoria de consecuencias catastróficas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que las consecuencias de una moratoria -mayores tasas de interés y por lo tanto un mayor déficit- serían una "herida auto infligida".

En un testimonio en el Congreso, el jefe del banco central estadounidense advirtió que recortes excesivos de gastos a muy corto plazo podrían descarrilar la frágil economía.

Ahora ve
El Himno Nacional Mexicano se hace presente en las labores de rescate
No te pierdas
×