Alerta ‘roja’ de recesión en EU: Goldman

El banco redujo su expectativa de crecimiento para EU, con una tasa de 1.5% en el segundo trimestre; las causas de desaceleración son inciertas pero apuntan a una ‘posible recesión’, según Jan...
recesion  (Foto: Photos to Go)
Colin Barr

El banco Goldman Sachs, que siete meses atrás era la voz más potente augurando una recuperación estadounidense mejor a la esperada, hoy calcula que el PIB del país crecerá a una tasa de 1.5% en el segundo trimestre, e inferior al 2% en el tercero. La revisión a la baja -dada a conocer el viernes pasado- está lejos de la previsión que Jan Hatzius -economista en jefe de Goldman en Estados Unidos- ofreció en mayo, cuando pronosticaba un incremento del 2% en el segundo trimestre y un crecimiento del 3.25% para el tercer trimestre, cifras que ya eran de por sí más conservadoras respecto a las previsiones optimistas dadas al inicio del año. 

Una proyección a la baja, por sí sola, no significa una crisis económica, pero hay muchas razones para sospechar que se avecina una desaceleración: la confianza del consumidor cayó ‘al precipicio' el mes pasado, escribió el economista de Bank of America Joshua Dennerlein, en una nota dirigida a los clientes del banco, desplomándose casi 20% respecto a la última medición. Eso coloca la confianza de los consumidores a niveles del 2009, cuando Citigroup enfrentaba la quiebra y el mercado accionario se derrumbaba. 

Dennerlein culpa por ese desplome al estéril debate sobre el límite legal de la deuda estadounidense, pero Hatzius advierte que las ventas finales de bienes y servicios crecieron a una insignificante tasa de 0.5% en la primera mitad del año, lo que casi siempre es un indicador de contracción económica. 

Por consiguiente, nos encaminamos a una segunda recesión. Pero incluso si no terminamos allí, un crecimiento ralentizado significa que el desempleo se mantendrá elevado por más tiempo, algo que tampoco es muy diferente a una crisis. Goldman ahora prevé que el desempleo caerá ligeramente hacia fines del próximo año, de la actual tasa de 9.2% a 8.75%. No es una cifra para celebrar, pero al menos supone un avance positivo. 

Si la recesión se consolida, la Reserva Federal (Fed) podría aplicar otra ronda de estímulos, le guste o no a Ben Bernanke. "Si la economía vuelve a la recesión, que no es nuestro pronóstico, pero es claramente una posibilidad dadas las cifras recientes, los oficiales de la Fed sin duda recurrirán nuevamente a la flexibilización monetaria incluso si la inflación está cercana a su objetivo", escribió Hatzius. 

Estas declaraciones de Hatzius marcan un cambio en su posicionamiento, pues en otoño pasado, el economista de Goldman estaba entre los primeros en pronosticar una recuperación estadounidense más sólida de lo esperado. Incluso revisó al alza sus previsiones de crecimiento en diciembre, citando el repunte de la llamada actividad económica orgánica, sin contar los estímulos gubernamentales y el efecto inventario. 

Sin embargo, la ansiada recuperación se descarriló esta primavera debido al incremento en los precios de energéticos, y al impacto económico que tuvo el terremoto de Japón. En consonancia, Goldman (que llegó a pronosticar que el PIB de EU alcanzaría una tasa de 3.5 a 4% en este año y el siguiente) ahora dice que las cifras económicas tendrán que mostrar una ‘mejoría sustancial' sólo para mantener las previsiones de crecimiento que el banco hizo para el cuarto trimestre de 2011 y para el 2012. 

Ello puede significar que la tasa de desempleo del 9% no se modificará pronto, digan lo que digan los analistas. Por otro lado, tanto Bernanke como Hatzius comparten la frustración de que sus modelos no expliquen qué es lo que determina la demanda que -ellos esperaban- repuntara; aún no descubren cuál es la razón de la desaceleración. 

"La ‘pesadilla' es que aún no estamos seguros sobre las razones precisas de la desaceleración en 2011, que contradice nuestras expectativas formuladas a fines del año pasado, en las que el crecimiento se aceleraría en 2011", reconoce Hatzius. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Lógicamente, la explicación debería involucrar una combinación de a) perturbaciones no previstas del sismo japonés y del mercado de crudo, sumadas a b) más vulnerabilidad a estas perturbaciones, dado que c) la recesión del mercado inmobiliario y del mercado crediticio está pesando sobre las hojas de balance del sector privado más tiempo del que estimábamos. Pero la importancia relativa de estos factores es muy difícil de determinar, e influye significativamente en el panorama".

Yo no sé si saber cuánto influyen esos factores suponga una diferencia; lo que establece una diferencia es que hay mucha gente que no tiene dinero, tampoco la confianza de que encontrará trabajo dentro de un año, así que nadie gasta. Quizá un día los economistas abran los ojos a estas verdades evidentes, pero aún no llega ese día.  

Ahora ve
AMVO trae a México el Cyber Monday bajo el nombre de Hot Monday
No te pierdas
×