Eurozona aprieta el paso rumbo a cumbre

De cara al encuentro en Bruselas, autoridades se concentran en el rol que tendría el sector privado; la propuesta con más fuerza es la creación de una tasa bancaria especial en la zona del euro.
Atenas 19 AP  (Foto: AP)
BRUSELAS (Notimex) -

Las autoridades de la eurozona han intensificado sus contactos a dos días de la cumbre extraordinaria convocada con la misión de salvar a la unión monetaria de un contagio generalizado de la crisis de la deuda griega. Las turbulencias en los mercados europeos, que afectan principalmente a España e Italia, han tornado más urgente la necesidad de cerrar un acuerdo sobre el segundo paquete de rescate para Grecia, cuyo valor alcanzaría 100,000 millones de euros (unos 100,423 millones de dólares).

Las conversaciones se concentran en cómo hacer que el sector privado participe en el nuevo plan, como exige Alemania, sin que ello empeore la desconfianza de los mercados.

Según fuentes diplomáticas, tres opciones están sobre la mesa. La que ha cobrado más fuerza en las últimas horas es la idea de crear una tasa bancaria especial en la zona del euro, cuyos ingresos se destinarían al fondo de ayuda para Grecia. La ventaja de esa opción es que los bancos no intervendrían directamente, lo que "potencialmente" evitaría un impago parcial de la deuda griega (default), explicó la víspera el ministro francés de Relaciones Europeas, Jean Leonetti.

Por otra parte podría obligar a los gobiernos de toda la zona del euro a inyectar más dinero en sus sistemas bancarios, lo que sería visto con malos ojos por la opinión pública.

Otra posibilidad es prestar más dinero a Grecia para que su Gobierno pueda comprar sus propios bono a precios reducidos en el mercado secundario, o aumentar con 440,000 millones de euros (623,000 millones de dólares) la dotación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera para que pueda hacer las compras directamente.

La iniciativa retardaría la fecha de vencimiento de la deuda griega, pero sería considerada como un default parcial, según alertaron las agencias de calificación.

Los socios del euro siguen estudiando los pros y contras de la idea original alemana, de pedir que los inversores privados acepten, de manera voluntaria, cambiar los vencimientos de los bonos de deuda griegos que detienen.

No obstante, también esa alternativa será considerada como un default por las agencias de calificación, que no dan tregua a los países del euro.

Aunque los líderes europeos intentan transmitir un mensaje de confianza, en los pasillos de Bruselas todos están de acuerdo en que el momento es grave.

Un nuevo fallo en cerrar los detalles de la ayuda a Grecia después de una enésima cumbre extraordinaria tendría consecuencias nefastas para toda la zona del euro.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×