México, desprotegido ante crisis de EU

El mercado interno y el laboral son poco flexibles para resistir choques externos: economistas; falta de acuerdos políticos para aprobar reformas frenan cambios que fortalezcan la economía, dicen.
eu peso  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La economía mexicana se encuentra vulnerable ante una desaceleración o recesión en Estados Unidos, debido a que el Gobierno federal y la clase política no han hecho su trabajo para fortalecer el mercado interno, aún cuando el país se encuentre financieramente blindado, advierten economistas.

Sin embargo, los especialistas destacan que el mercado interno no es lo suficientemente flexible para adaptarse a condiciones internacionales desfavorables.

México ha avanzado en fortalecer sus finanzas, reconocen, pero no se han implementado cambios estructurales ni reformas para enfrentar los embates externos, y es vulnerable a lo que pase con EU, destaca Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

"El problema no es tanto financiero. Las políticas económica y fiscal se han utilizado de manera prudente y es una fortaleza importante que tiene la economía mexicana", afirma. Sin embargo, el mercado interno se mantiene sensible a estos cambios en las exportaciones porque no se han concretado las reformas estructurales.

"Nuestros mercados no son lo suficientemente flexibles como para adaptarse con rapidez a las condiciones cambiantes y ni suficientemente eficientes para detonar mayor crecimiento, generación de empleos; somos vulnerables en la parte económica por la falta de estas reformas y cambios en estas estructuras que limitan el funcionamiento de la economía".

Además, el mercado laboral es el ejemplo perfecto de esas rigideces que limitan el desarrollo económico.

Este martes, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo que  todas las economías del mundo, incluyendo la mexicana, se verán afectadas, por lo que el reto es mitigar el grado de afectación. Por ello, detalló, se mantendrá una política responsable y con visión de largo plazo, además de que en los próximos días el Gobierno dará a conocer propuestas adicionales para enfrentar la crisis internacional. 

En opinión de José Luis de la Cruz, catedrático del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, el país no está preparado para generar crecimiento si no se da en el vecino país. El mercado interno no es robusto ni fuerte como para poder solventar una caída en la economía estadounidense, señala.

"De no tomarse las medidas adecuadas y de profundizarse la crisis EU, es alta la posibilidad de que en 2012 México enfrente un escenario mucho más negativo que el actual", afirma el director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec.

Lo que se tendría que hacer, pero a la clase política mexicana no le gusta, es cambiar el modelo económico que se fundamente más en el crecimiento interno, impulse la creación de empresas,  revisar una baja en el ISR y eliminar el IETU,  y si se logra fomentar la inversión y la creación de empresas, menciona. "Con eso tendríamos una mayor generación de empleo y eso empieza a detonar el mercado interno".

En el corto plazo "me parece difícil pensar que se implementará una política económica que permita lograr un desarrollo del país, independientemente de lo que se está configurando a nivel internacional".

Aún cuando se han acumulado reservas superiores a 200,000 millones de dólares, de que se haya mantenido relativamente la disciplina fiscal y monetaria, México será golpeado si empeora la economía de EU; no hay mucho que hacer más que mantener las variables económicas y las medidas de política dentro del margen de flexibilidad que tiene el país, puntualiza Alfredo Coutiño.

El director para América Latina de Moody's Analytics externa que en materia fiscal, desafortunadamente México no cuenta con mucho margen de maniobra, porque no ha ahorrado recursos que le permitan utilizarlos para fortalecer el mercado interno y, de esa manera, contrarrestar la debilidad del mercado externo.

En términos de política monetaria tiene flexibilidad para ayudar, de alguna manera, al mercado interno con bajas en las tasas de interés, y podría ajustar su presupuesto para apoyar actividades productivas que puedan ser golpeadas por choques externos.

Sin embargo, "se encuentra atado de manos porque está muy ligado a EU y cuenta con una clase política que no apoya en momentos en que se requiere. El Poder Ejecutivo no puede tomar medidas fiscales sin pedir la aprobación del Congreso, por lo que debe haber un acuerdo corresponsable entre las autoridades mexicanas y la clase política del país".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

México ha estado esperanzado en que el mercado interno se convirtiera en el motor del crecimiento económico en 2011 y 2012, y lo que se ha avanzado hasta ahora no es suficiente para detener un posible impacto externo, menciona Coutiño.

La generación de empleos ha sido baja y eso limita de manera importante la demanda de consumo de los mexicanos, y si los salarios permanecen contenidos, porque no aumenta la productividad del factor trabajo, el mercado interno básicamente compuesto por el consumo de las familias no se va a acelerar. Ello sujeta a México a una exposición mucho más fuerte de  EU.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×