Los motivos ocultos de Standard & Poor’s

Todos hablan de la degradación que la calificadora impuso a EU pero nadie conoce sus razones; el Congreso estadounidense ya intentó y legisló para contener su poder, sin conseguirlo.
obama politica economia wall street  (Foto: AP)
Jennifer Liberto

Pese a la magnitud de sus repercusiones, poco se conoce sobre los detalles clave que llevaron a Standard & Poor's a rebajar la calificación de la deuda estadounidense, el viernes pasado.

Si bien la medida de degradar la deuda de Estados Unidos un puesto por debajo de la nota 'AAA' ha exacerbado a los mercados accionarios y atrajo las críticas de la Casa Blanca, los detalles de la decisión son un misterio.

La agencia S&P no ha dicho quién, con exactitud, tomó la decisión; qué magnitud de importancia le dieron a los enfrentamientos políticos frente a la capacidad de pago del país; o hasta qué punto se sintieron presionados para rebajar la nota del país en respuesta a las críticas por haber degradado las deudas de los países europeos.

Junto a Moody's y Fitch, Standard & Poor's es una de las tres principales agencias de calificación de deuda que ganan dinero al valorar qué probabilidades hay de que una nación, un Gobierno municipal o una compañía paguen sus deudas.

Sin embargo, dichas agencias de rating no están reguladas, a pesar de que sus calificaciones traen grandes consecuencias. Y aunque los oficiales de S&P han hablado sobre sus dudas en torno a la capacidad del Congreso y de la Casa Blanca para trabajar juntos en reducir el déficit, ellos no tienen por qué revelar los detalles de sus discusiones internas.

Durante la crisis financiera, a estas mismas agencias se les reprochó haber otorgado altas calificaciones a títulos asociados a hipotecas de riesgo concedidas a propietarios que no podían hacer frente a sus préstamos.

Y aunque sus calificaciones a la deuda soberana no han sido tan turbias como sus calificaciones a los títulos respaldados con hipotecas, sus críticos han cuestionado la importancia que tienen para los mercados.

"Sólo son proveedoras de información, aunque (las tres grandes agencias) han ganado una importancia considerable como proveedoras de información. No son agencias gubernamentales; no obedecen a los mismos requisitos de transparencia a los que debe someterse una entidad gubernamental", puntualiza Lawrence White, profesor de economía de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York.

¿Qué es lo que sabemos?

Es posible que dos de los principales analistas de S&P, David Beers y John Chambers, hayan jugado un papel importante en la decisión, pues ellos han sido el rostro público de la campaña de la agencia para defender la rebaja de la deuda de EU de 'AAA' a 'AA+'.

La decisión fue tomada por un panel de 5 a 9 personas, de acuerdo con un portavoz que no especificó quiénes conformaban ese panel.

Deven Sharma, presidente de S&P, dijo la semana pasada en una audiencia ante los legisladores de la Cámara baja que los analistas involucrados en calificar la deuda soberana están "en constante diálogo" con los funcionarios del Tesoro. Pero Sharma dijo que él no había hablado directamente con Timothy Geithner, el Secretario.

John Chambers ofreció algunos detalles sobre lo que se valoró en la decisión, indicando que el "contexto político" fue un factor. Añadió que la situación fiscal de EU, así como la suposición de S&P de que el endeudamiento del país crecería bajo "cualquier escenario", fue otro gran elemento que contribuyó a la degradación. Beers aclaró que los otros factores que S&P evalúa cuando considera una calificación crediticia se mantuvieron presentes, como el riesgo asociado a la fortaleza del dólar, la liquidez de inversiones e incluso la estructura económica y las previsiones de crecimiento.

Lo que distingue a S&P de otras agencias de calificación crediticia es el peso que ésta da a la política como un factor en un posible default o suspensión de pagos, advierte Dan Alpert, director gerente del banco Westwood Capital. Otras agencias le dan más importancia a la capacidad de pago del país. "Esto es como azotar al Congreso estadounidense y a la Casa Blanca", abunda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como parte de la ley de reforma financiera Dodd-Frank, el Congreso intentó reducir la importancia de las notas que otorga una agencia de calificación crediticia. La razón por la cual estas calificaciones son tan importantes es porque la ley de Estados Unidos (y de otros países) exige que las agencias de rating califiquen ciertos productos financieros y deudas para determinar si tales inversiones son seguras. Bajo la ley Dodd-Frank, empero, los legisladores ordenaron a los reguladores eliminar esa dependencia en las agencias calificadoras. Pero se ha avanzado poco en ese tema, reconocieron los reguladores recientemente.

Incluso con los cambios contemplados en la nueva ley, las tres principales agencias de calificación continuarán jugando un papel importante en el sistema financiero estadounidense, si bien "es posible que haya más proveedores de información y que la relativa importancia de S&P y Moody's pudiera disminuir", comenta White.

Ahora ve
Nueva ola de ciberataques simultáneos golpeó decenas de empresas
No te pierdas
ç
×