El dilema: ¿Productos chinos o locales?

En EU, unos zapatos de 70 dólares costarán 38.50 si son manufacturados en el país asiático; la disyuntiva de si comprar productos importados afecta a la economía, no se aplica a la realidad.
china yuan dolar made in  (Foto: CNN)
Sheridan Prasso

A muchos estadounidenses les preocupa comprar un par de tenis de 70 dólares hecho en China, en lugar de gastar su dinero en productos hechos en su país. Sin embargo, de acuerdo con un nuevo estudio, este dilema no debería inquietarlos.

Más de la mitad del monto que gastan en productos fabricados en China se queda en territorio estadounidense: va a parar a empresas, trabajadores, comerciantes, minoristas y transportistas del país. Esa proporción es de al menos 55 centavos por cada dólar gastado, indica un reporte elaborado por el Banco de la Reserva Federal de San Francisco. Así, de esos zapatos deportivos de 70 dólares, 38.50 dólares se quedan en Estados Unidos.

Además, pese a todo lo que se escucha sobre el déficit comercial con China, las importaciones del país asiático representan solamente una pequeña parte de toda su economía: apenas el 2.5% del PIB en 2010. En conjunto, los productos procedentes del exterior representaron el año pasado el 16% del PIB estadounidense. "La gran mayoría de los bienes y servicios vendidos en Estados Unidos se producen aquí", concluye el informe del Banco, confeccionado por Galina Hale y Bart Hobijn.

Las excepciones son muebles y artículos domésticos, productos electrónicos, ropa y calzado. Un tercio de las prendas de vestir y el calzado comprado por estadounidenses en 2010 llevaba la etiqueta "Hecho en China". En el caso de los muebles, la quinta parte eran de manufactura china.

No obstante, es el sector servicios el que conforma la mayor parte de la economía de Estados Unidos, y ninguno de los servicios provino de China, únicamente los productos manufacturados. De acuerdo al informe, el 88.5% del gasto del consumidor estadounidense se destina a productos y servicios originados en el país. "En gran parte esto se debe a que los servicios (que representan cerca de dos tercios del gasto) son producidos localmente", explican Hale y Hobjin.

Los autores del informe también destacan que un gran número de componentes (como chips semiconductores y diseños usados en el iPhone) se fabrican en Estados Unidos. Citan un estudio elaborado por el Asian Development Bank Institute en 2009, según el cual producir un iPhone en China cuesta cerca de 179 dólares. Ese teléfono luego es vendido en Estados Unidos por 500 dólares. Por lo tanto, 179 dólares del precio de venta consistió en contenido chino importado; pero sólo 6.50 dólares se destinaron a cubrir costos de ensamblaje en China. Otros 172.50 dólares del precio proceden de componentes producidos en otros países, incluyendo 10.75 dólares de partes hechas en Estados Unidos.

La razón del nuevo reporte del Banco de la Reserva de San Francisco emana de la creciente inflación que vive China. Las últimas cifras del Gobierno de Beijín muestran un aumento anual en la inflación de 6.5% en el mes de julio (en junio se ubicaba en 6.4%), alcanzando su máximo nivel en tres años. Pero dados los bajos niveles de contenido chino en productos como el iPhone, los autores concluyen que las recientes subidas en la inflación y en los costos laborales en China no se traducirán en presiones inflacionarias para Estados Unidos. "Esto sugiere que la inflación china tendrá poco impacto directo en el índice de precios al consumidor en Estados Unidos", señalan Hale y Hobjin.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tal como está la economía estadounidense en estos días, los consumidores pueden tomar dato y soltar un pequeño suspiro de alivio.

 http://www.cnnexpansion.com/media/2011/08/12/grafica-1030.jpg

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×