La crisis crediticia empeora en Europa

Si la banca no logra obtener préstamos a corto plazo, los europeos podrían enfrentar una recesión; pero un colapso como el de 2008 es muy improbable porque el BCE lo impediría, afirman analistas.
casa cambio europa  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Los problemas de deuda soberana que asolan a Europa han perturbado los mercados financieros del mundo.

Con poco alivio a la vista, los inversionistas están cada vez más preocupados ante la posibilidad de que el viejo continente enfrente una crisis crediticia parecida a la que se apoderó del sistema bancario internacional hace tres años. 

"Ya vemos señales de que está empezando. El mecanismo y los jugadores son diferentes, pero hay una dinámica muy similar a la que vimos en 2008", advierte Patrick Bolton, profesor de finanzas en la Universidad de Columbia.

Las acciones de los bancos europeos cayeron la semana pasada tras conocerse que un banco, cuyo nombre no se divulgó, había tomado prestados miles de millones de dólares de un fondo de emergencia del Banco Central Europeo (BCE). 

El temor es que los bancos tengan dificultades para obtener financiamiento a corto plazo de fuentes como papeles comerciales y fondos del mercado de dinero. En 2008, esas fuentes de liquidez se 'secaron' y los préstamos se paralizaron mientras los bancos reportaban pérdidas masivas en títulos asociados a hipotecas.  

Sin embargo, los indicadores tradicionales del préstamo interbancario todavía no están en niveles alarmantes. El Libor (London Interbank Lending Rate, la tasa de interés aplicada a los préstamos interbancarios determinada en Londres) ha aumentado cerca de 6 puntos básicos en los meses pasados, pero se mantiene en niveles muy inferiores al pico registrado en la crisis en 2008. 

Los economistas han señalado que hay varias diferencias clave entre 2008 y la amenaza que plantea la actual situación en Europa. 

"Probablemente no veamos una repetición de 2008. Las instituciones financieras y los bancos centrales están mejor preparados esta vez, y las causas de los problemas son más transparentes", comenta Sara Johnson, economista de IHS Global.

A diferencia de la crisis anterior, cuando se desconocía la exposición que tenían los bancos a los activos respaldados con hipotecas, Johnson indica que en esta ocasión la amenaza al sector bancario europeo es más cuantificable. Además, la experta cree que es poco probable que el BCE permita que una importante institución financiera colapse. En cambio, la quiebra de Lehman Brothers fue uno de los principales detonantes de la crisis de 2008.

"Parte del problema ha sido que los líderes de la zona euro, incluido el BCE, han estado uno o dos pasos atrás a medida que se desarrollaba la crisis de deuda soberana. Pero creo que ahora tienen la determinación de hacer lo necesario para recapitalizar a los bancos", apunta Johnson.

Jay Bryson, economista de Wells Fargo Securities, destaca que es improbable que los bancos europeos sufran un impacto tan grande como el que golpeó a los bancos en 2008. Estima que la exposición que tienen los bancos europeos a la deuda soberana de cinco de las economías más atribuladas de la eurozona asciende a cientos de miles de millones de dólares, pero que los bancos estadounidenses están relativamente ajenos a la deuda soberana de Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia.

En contraste, Bryson recuerda que los bancos del mundo perdieron aproximadamente 2 billones de dólares como consecuencia del estallido de la ‘burbuja' hipotecaria subprime. El economista también añade que en 2008 los bancos asumieron recortes de valoración (el denominado haircut) del 100%. En Europa, en cambio, "están buscando recortes de entre 30% y 40%". 

Con todo, Bryson no descarta la posibilidad de otra crisis crediticia. "Existe la sensación de que podría ocurrir. Pero no será tan mala como la de 2008. Los bancos no están tan endeudados como entonces", dice. En su opinión, los bancos que dependen de préstamos a corto plazo, llamados papeles comerciales, están entre los más vulnerables. Los bancos que se financian principalmente de depósitos, por otro lado, están más a salvo.

Gus Faucher, director de macroeconomía en Moody's Analytics, indica que el riesgo de un congelamiento de deuda es más grande para Europa que para Estados Unidos. Pero agrega que una crisis bancaria podría empujar a la economía europea de vuelta a la recesión, lo que tendría efectos en todo el mundo. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De acuerdo con Faucher, actualmente hay un 40% de probabilidades de que la economía estadounidense vuelva a caer en recesión.

Si bien la mayoría de los economistas consideran que la crisis en Europa es la mayor amenaza, la economía de Estados Unidos también enfrenta otros problemas. "Europa no ayuda, pero muchos de nuestros problemas son domésticos", reconoce Faucher.

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×