Lo que (realmente) puede hacer la Fed

Economistas arguyen que Bernanke debe ir más allá del QE3 y permitir una inflación más alta; si otro programa de estímulos falla, una solución más radical puede estar cerca.
ben bernanke  (Foto: AP)
John Cassidy

¿Ben Bernanke puede sacar la economía de Estados Unidos de una recesión? Algunos inversionistas apuestan que sí. El anuncio de la Reserva Federal de que intenta mantener las tasas a corto plazo en cerca a cero hasta mediados de 2013, fue interpretada como una señal de que vienen acciones aún más profundas, como lo dijo Bernanke en su discurso en Jackson Hole, Wyoming. 

Con un año de elecciones que se aproxima, hay mucha presión sobre el presidente de la Fed. Si la economía no se recupera en el próximo mes o dos, seguramente invalidará las objeciones dentro del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) y lanzará un tercer programa de facilitación económica, compras de bonos financiados por la creación de dinero.

¿Pero qué diferencia habría aún si la Reserva Federal compromete otro billón de dólares o más para la economía? Me temo que no la suficiente. El país necesita un estimulador sostenido para la demanda, un final a la caída en las viviendas, y una resolución de la crisis de deuda europea, ninguna de las cuales la Fed está en posición de generar. Mientras el crecimiento del tercer trimestre parece estar repuntando un poco, las ventas al menudeo crecieron en el mes de julio, para el año completo seremos afortunados si la economía crece 2%, lo cual es patético para el tercer año de una 'recuperación'.

El estímulo pretende bajar las tasas de interés a largo plazo que no están directamente bajo el control de la Fed, como las tasas hipotecarias y las del Departamento del Tesoro. Pero éstas están en puntos bajos históricos. En agosto, los rendimientos de las notas del Tesoro a 10 años alcanzaron el 2.15% y el rendimiento a 30 años cayó por debajo de 3.6%. Aún si un QE3 provocara que las tasas a largo plazo bajaran aún más, el impacto sería moderado. El dinero cada vez vale menos, pero más que pedirlo prestado o gastarlo, muchos negocios y personas siguen incrementando sus ahorros. Muchos están nerviosos. En agosto, la opinión general de los consumidores cayó a su nivel más bajo desde 1980.

Esto parece una versión moderna de la 'trampa de la liquidez' que John Maynard Keynes identificó durante la Gran Depresión. Cuando la gente está muy asustada para invertir y gastar, cortar las tasas de interés no consigue mucho, y es necesaria otra forma de estimular la economía. El candidato más usual es el estímulo fiscal, pero ya no tenemos uno. Con la caída del paquete de 2009 del presidente Obama, y los recortes profundos en los niveles estatal y local, la política fiscal está lastimando la economía. De acuerdo con Goldman Sachs, esto disminuirá aproximadamente 1% del PIB en 2011.

Pero los defensores del QE3 dicen que eso no es todo. El estímulo a la economía no opera exclusivamente con tasas de interés bajas. Esto también altera el mercado de las acciones y causa que el valor del dólar caiga. Cuando los estadounidenses se sienten más ricos, ellos gastan. Cuando el dólar baja, los extranjeros compran más productos estadounidenses. Hasta un punto, todo esto es cierto. Durante el QE1 (de diciembre de 2008 hasta marzo de 2010) el S&P 500 subió casi 80%; durante el QE2 (de noviembre de 2010 a junio de 2011) el mercado dio un salto para cerrar en 30%. Mientras tanto, el valor de peso comercial del dólar cayó ligeramente, estimulando a los exportadores estadounidenses como Microsoft y Caterpillar.    

Podríamos ver bien otro repunte en el mercado accionario, pero el alcance para una mayor devaluación del dólar es limitado. China y otros países en desarrollo ya están furiosos por lo que ellos consideran, de forma justificada, un esfuerzo de los Estados Unidos para exportar su problema de desempleo. Con Europa en crisis, ¿quién va a cambiar dinero a euros? Estados Unidos, a pesar de su reciente degradación, parece un lugar mucho más seguro para estacionar el efectivo, en comparación con Francia o Italia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A falta de una solución a la crisis europea y de una vuelta en 'U' en la política fiscal, dudo en volverme optimista. Algunos economistas siguen argumentando que Bernanke debería ir más allá del QE3 y deliberadamente tramar una inflación más alta, la cual reduciría gradualmente el valor real de la deuda (inflación ajustada). Teóricamente, esta es una opción atractiva. ¿Pero los miembros del FOMC alguna vez votarían por tal política? Y aún si lo hicieran, ¿funcionaría en la práctica? Creo que debo estar convencido. Pero si el QE3 falla, el llamado para medidas más radicales será más fuerte.

John Cassidy es colaborador de Fortune y un escritor del New Yorker.

Ahora ve
John McEnroe se lanzó contra Serena Williams y ella le respondió
No te pierdas
ç
×