Los datos ocultos sobre la deuda de EU

Los impuestos subirán para los estadounidenses, millonarios o no, sin importar el debate político; el vecino país ya se apoya fuertemente en los ricos, más que cualquier otra nación desarrollada.
dolar vertical  (Foto: Photos to Go)
Geoff Colvin

¿Es social y políticamente aceptado hacer lo que acabamos de hacer: comprometernos a recortar el gasto federal en billones de dólares sin pedirle a nadie que pague impuestos más elevados? La respuesta es sí. En este caso definitivamente lo es, sin importar las fluctuaciones actuales en el mercado. Pero las razones no tienen nada que ver con cualquier cosa que se haya dicho en el debate del límite de deuda. Y si aplicamos impuestos más elevados, como podría ser el caso, es poco probable que sean de ayuda social para la nación o para tomar alguna ventaja política.

Ambas partes intentaron reclamar el terreno moral en este debate. El presidente Obama dijo que no era justo recortar programas que benefician a la clase media sin hacer que los ‘millonarios y multimillonarios' paguen impuestos más elevados. Los líderes republicanos dijeron que elevar los impuestos frenó a la economía y costó empleos, algo que no podríamos costear con un desempleo por encima del 9%

Algo aún más importante es lo que ninguno de los lados nos ha dicho. Los impuestos van a elevarse de cualquier forma, a los multimillonarios, a los millonarios y a todos los demás, porque los recortes fiscales de Bush caducan al final del próximo año. Por esto, la Oficina Presupuestal del Congreso calcula que los ingresos por impuestos federales para la próxima década serán 3.5 billones de dólares mayores (cerca del 10%) de como serían bajo la continuación de las políticas actuales. Los recortes de gasto en el problema de la deuda reducirían el gasto federal en cerca de 5% durante la próxima década. Parece ser que todos vamos a cooperar. 

Pero, ¿qué hay de las apariencias? Por el bien de la armonía social, ¿no deberían los ricos cargar con una mayor proporción de la carga? Hay que considerar un par de cosas que nadie nos está diciendo. Elevar los impuestos a los millonarios y multimillonarios en Estados Unidos no logra mucho, quizás nada. Maryland elevó los impuestos a los millonarios en 2008, y tantos de ellos dejaron el estado, que los ingresos fiscales del grupo no se elevaron como se pretendía hacer, sino que cayeron dramáticamente. En Nueva York ocurrió lo mismo, y el entonces gobernador David Paterson, un demócrata liberal, dijo que no cometería ese error de nuevo. Fue sucedido por otro liberal demócrata, Andrew Cuomo, quien enfrenta un enorme déficit pero se opone a renovar el impuesto a los millonarios. 

La razón de este hecho sorprendente es que Estados Unidos ya se apoya fuertemente en los ricos, más que cualquier otro país desarrollado. Las investigaciones de la OCDE muestran que los más ricos pagan la proporción más elevada de los impuestos del país en Estados Unidos (45%), más que en cualquiera de los 23 países miembro. Este conjunto también gana una proporción más elevada de los ingresos totales en Estados Unidos (33.5%), en comparación con la mayoría del resto de los países; pero en proporción, como lo ha estudiado la Fundación Fiscal, Estados Unidos coloca su carga fiscal más fuerte sobre los ricos. Tratar de extraer más de ellos no funciona.

Aun así, ¿Estados Unidos no está menos fiscalizado que otros países desarrollados? Sí, pero no porque su combinación de impuestos sobre propiedad, nómina, corporativos e ingresos personales sea distinta a la del resto. Al contrario, dice la OCDE, son casi idénticas. Las economías desarrolladas parecen estar de acuerdo en que la mayor parte puede extraerse de estos impuestos (cerca del 23% del PIB). La diferencia es que ellos tienen un IVA adicional (Impuesto al Valor Agregado) y EU es el único país que no lo tiene. Si vamos a elevar significativamente los impuestos para reducir la deuda, quizás de ahí provendrá esto.

Eso depende de la palabra más temida en Washington: Medicare. Hasta que atendamos sus costos inflados, no habremos atendido su problema de deuda. Desafortunadamente, el nuevo problema de deuda prohíbe explícitamente el recorte de Medicare en más del 2%. Si nuestros líderes no confrontan el elemento principal de nuestra crisis fiscal, no será difícil imaginar un futuro en el que el Medicare se infle, la imposición del IVA para cubrir costos y el hundimiento en nuestra propia versión de ‘euroesclerosis'. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Es aceptable la reducción de deuda sin un incremento en los impuestos? No hay necesidad de preocuparse por esto, ya que vamos a tener un incremento en los impuestos. En su lugar, mantengámonos enfocados a donde corresponde. ¿Es aceptable la reducción de deuda sin una importante reforma al Medicare? Ésa es fácil: No.

Este artículo forma parte del número del 5 de septiembre de 2011 de Fortune.

Ahora ve
La salida de Travis Kalanick marca la mala racha de Uber
No te pierdas
ç
×