Europa goza tríada anticrisis

El Gobierno heleno dijo que cumplirá sus obligaciones a cambio del rescate de Europa y el FMI; Sarkozy y Merkel indicaron que el futuro de Grecia está en la zona euro, pese a rumores contrarios.
papandreou  (Foto: AP)
PARIS/LISBOA (CNN) -

Los líderes de Francia y Alemania dijeron al primer ministro griego George Papandreou, en una videoconferencia este miércoles, que era vital implementar las reformas y cumplir las metas fiscales establecidas tras un plan de rescate del 21 de julio. En un comunicado conjunto en París y Berlín, el presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel también dijeron que estaban convencidos de que el futuro de Grecia está en la zona euro.

Por su parte, Grecia dijo a Francia y Alemania que está determinada a cumplir todas las obligaciones acordadas con los prestamistas internacionales a cambio del rescate financiero de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Pese a los recientes rumores, todas las partes destacaron que Grecia se mantendrá en la zona euro", dijo el portavoz del Gobierno griego Ilias Mossialos en un comunicado tras la teleconferencia de 25 minutos entre Sarkozy, Merkel, y el primer ministro Papandreou.

La paciencia se está agotando entre los países centrales de la zona euro por la imposibilidad de Grecia de cumplir con las metas estructurales y fiscales establecidas por el rescate del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, mientras crecen los temores a una moratoria o una posible salida del bloque.

"Poner en práctica los compromisos del programa (de rescate) es esencial para que la economía griega vuelva a una senda de crecimiento equilibrado y duradero", afirmaron ambos líderes en el comunicado conjunto.

Agregaron que Papandreou había confirmado la determinación de su Gobierno de tomar todas las medidas necesarias para cumplir con esos compromisos.

Los parlamentos de la zona euro todavía están tramitando las enmiendas presupuestarias requeridas según el acuerdo del 21 de julio para dar forma al nuevo paquete de rescate de Grecia, pero los líderes de Francia y de Alemania afirmaron que el país heleno tiene que cumplir con su parte del trato.

"Este plan fue validado por el FMI", dijo este miércoles la portavoz del Gobierno francés Valerie Pecresse. "Es un plan creíble que pone a Grecia de vuelta en el camino correcto. Queremos una garantía de que el plan de recuperación anunciado será puesto en acción", agregó.

Las autoridades de la zona euro han amenazado con retener el sexto tramo del rescate para Grecia por sus reveses fiscales, pero Sarkozy y Merkel aseguraron que estaban decididos a mantener a Grecia dentro de la zona euro.

Pecresse, que también ostenta el cargo de ministra de Presupuesto francesa, dijo que el Gobierno galo está determinado a respaldar a Grecia.

"(Sarkozy reiteró) la solidez de la sociedad franco-alemana en defensa de la zona euro", afirmó. "El presidente y el primer ministro reafirmaron con una sólo voz la determinación de Francia de hacer todo lo posible para salvar a Grecia", agregó.

Portugal quiere diferenciarse de Grecia

Para Portugal es vital diferenciarse de la golpeada Grecia, dijo este miércoles el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, prometiendo establecer un límite para la deuda estatal en la Constitución y nuevos recortes de presupuesto.

Portugal tiene que "presentar factores distintivos claros, diferenciarse de lo que está ocurriendo en un país más afectado como Grecia", que se enfrenta a la posibilidad de una cesación de pagos, afirmó Passos Coelho al Parlamento en un debate.

Aunque consideró que cumplir los objetivos establecidos por el rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional es su tarea más importante, señaló que hacen falta más signos positivos como un freno a la deuda.

"Enfrentados a la inestabilidad que plantea la posibilidad de que Grecia cumpla o no cumpla (sus obligaciones de deuda), tengo que decir que veo muchas ventajas en que demos esta clara señal", dijo, refiriéndose a un límite constitucional para la deuda.

El freno de deuda no establecería necesariamente metas numéricas, sino un principio de equilibrio entre los gastos e ingresos actuales que en la práctica limitaría el déficit presupuestario y la deuda, explicó.

Alemania, la locomotora de Europa, es un gran defensor de que los límites de deuda se inscriban en la Constitución.

Passos Coelho dijo esperar que los principales partidos del Parlamento, incluyendo a la oposición socialista, apoye un cambio constitucional que requeriría una mayoría de dos tercios.

El primer ministro anunció también una nueva medida de austeridad, indicando que el Gobierno recortará el personal de la Administración Central en un 27%, o 1,712 empleos, por encima de los planes anteriores de reducir un 15% de la plantilla.

La medida permitirá ahorros de 100 millones de euros (136.7 millones de dólares) en el 2012, indicó.

De acuerdo con los términos del rescate, Portugal tiene que reducir su déficit presupuestario a 5.9% del Producto Interno Bruto (PIB) este año, desde el 9.2% del año pasado, y después a un 4.5% en el 2012.

La nueva medida viene un día después de que el FMI instara a Portugal a "fortalecer el control del gasto y reducir el derroche", a pesar de que el programa de ajuste portugués está encarrilado en su mayoría, salvo por algunos deslices fiscales en el 2011.

En una nota moderadamente positiva, el jefe de la OCDE, Angel Gurría, dijo en Lisboa que si Grecia declarase la suspensión de pagos, algo que aún espera que Europa evite, Portugal estaría "en buena compañía" con el resto de Europa para impedir el contagio.

Portugal ha subido los impuestos, reducido gastos, está preparando reformas estructurales y se ha embarcado en una campaña de privatizaciones para cumplir sus objetivos.

En la víspera, el miembro del consejo directivo del BCE y gobernador del Banco de Portugal, Carlos Costa, advirtió de que la economía no puede seguir mucho más con la alta carga fiscal y pidió más recortes de gastos.

Además, el ministro de Finanzas Vitor Gaspar dijo que el país se enfrenta a un desafío clave de asegurar la financiación para su economía y que tiene que diversificar las fuentes de fondeo y atraer inversión extranjera.

"Es fundamental que fomentemos la diversificación de las fuentes de financiamiento de la economía portuguesa, especialmente a través de la captura de inversión extranjera directa. Pero también es crucial canalizar los recursos financieros internos a las zonas más productivas de nuestra economía", dijo.

Se espera que las alzas de impuestos y recortes de gastos contemplados en el rescate contraigan la economía un 2.2% en el 2011 y un 1.8% en el 2012, lo que podría complicar la reducción de la carga de endeudamiento, antes de un regreso previsto al crecimiento para el 2013.

Ahora ve
La intención de AT&T de comprar Time Warner se discute en una Corte de EU
No te pierdas
×