Obama alista batalla contra el déficit

El presidente de EU lanzará un plan de ajuste mayor a 1.5 billones de dólares en los próximos años; expertos señalan que un paquete de al menos 4 billones de dólares lograría estabilizar las finanzas.
obama  (Foto: AP)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

El próximo lunes, el presidente estadounidense Barack Obama presentará su plan de reducción de déficit ante el Comité de Deuda, conformado por 12 legisladores los partidos Republicano y Demócrata. En semanas recientes, el mandatario dejó ver que su plan ofrecería propuestas específicas para lograr ahorros ‘más ambiciosos' que la meta de de 1.5 billones de dólares planteada por el Comité de Presupuesto.

El presidente señaló que sería un plan ‘equilibrado',  que incluiría recortes en el gasto e incrementos en los impuestos; además, prometió que ‘estabilizaría la deuda en el largo plazo'. Sin embargo, esas frases ofrecen un amplio margen para interpretaciones.

"La ambición está en el ojo de quien la observa. ¿Es ambicioso porque usa la palabra ‘Medicare' dos veces en tu propuesta? ¿O es ambicioso porque plantea ahorros en ocho años en lugar de 10?", cuestiona el experto presupuestario Stan Collender.

La única cosa segura es que el plan de Obama no dejará satisfecho a todos. Los demócratas querrán ver un aumento impositivo para los contribuyentes más acaudalados y  que no afecte demasiado a los programas sociales, especialmente porque muchos creyeron que el presidente cedió muy fácilmente a las presiones de los republicanos en las negociaciones sobre la deuda este verano, advierten los expertos.

El partido republicano, en contraste, se opone a cualquier alza en los impuestos y busca que el plan estribe exclusivamente en recortes al gasto público.

Los expertos fiscales, saben que cualquier intento significativo y creíble para reducir la deuda exigirá que se crucen las fronteras marcadas por los partidos.

Ambicioso'  pudiera significar...

En abril, el presidente Obama presentó un marco para la reducción de deuda que ahorraría cuatro billones de dólares en el lapso de doce años. Ese es el monto mínimo que, de acuerdo con los expertos fiscales, se requiere para estabilizar la deuda en proporción a la economía en una década.

Lo que la mayoría de los analistas esperan del plan que será entregado el lunes es que eleve el objetivo de 1.5 billones de dólares estimado por el Comité, pero se ignora cuánto más lo elevará.

"Si queda en tres billones de dólares sería estupendo," comenta Maya MacGuineas, presidenta del Comité independiente para un Presupuesto Federal Responsable.

Sin embargo, pretender ese monto de ahorro seguramente significará realizar cambios en los programas de prestaciones sociales y una reforma fiscal. Y en ambos casos las expectativas no son altas.

Obama prometió la semana pasada que su plan incluiría modestos ajustes a los programas de salud como Medicare y Medicaid. Algunos observadores han interpretado que eso implica que el mandatario recomendará ahorros en la administración de los programas sanitarios y en los reembolsos, en lugar de aplicar cambios directamente sobre las prestaciones.

"La Casa Blanca ha dejado claro que el plan del presidente no incluirá a la Seguridad Social. No es un factor que repercuta en nuestros problemas de déficit a corto plazo," acotó el jueves el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Si la propuesta de Obama plantea elevar la edad mínima para tener derecho a Medicare, muchos demócratas se opondrían. En contraste, los fiscalistas aplaudirían un aumento en la edad de jubilación tanto para Medicare como para el Seguro Social, pues si se hace de forma gradual que proteja a los trabajadores que realizan un gran esfuerzo físico, será  manera comparativamente sencilla de contribuir a la solvencia de estos programas en el largo plazo. 

En lo que se refiere a la reforma tributaria, el Presidente podría bosquejar una propuesta que él pueda apoyar, pero sin elaborarla a detalle.

"El Presidente podría ofrecer su respaldo a una reducción en la tasa impositiva marginal máxima para que quede en 28% para individuos y corporaciones en combinación con la eliminación de numerosas deducciones y créditos fiscales", sugiere Sean West, analista de Eurasia Group.

Clint Stretch, director administrativo de políticas fiscales federales de la consultora Deloitte Tax, cree que el plan de Obama se limitará a ofrecer directrices generales  para una reforma fiscal. En su opinión el presidente continuará recomendando que muchas de las deducciones fiscales de la era Bush que benefician a las familias de altos ingresos expiren, lo que recaudaría cerca de 700,000 millones de dólares en una década.

¿Cómo reaccionará el Comité de deuda?

No se espera que el plan del presidente altere las ya difíciles políticas que enfrenta el Comité comisionado para reducir la deuda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El experto presupuestario Stan Collender,  se muestra pesimista respecto al éxito del Comité bipartidista, y cree que la única forma en que el plan puede tener un efecto es "si (Obama) emprende grandes reformas en Medicare, Medicaid y el Seguro Social. De otra forma, el Comité probablemente reciba la propuesta de Obama y diga,  Gracias, después te llamamos."

Pero incluso si no altera las deliberaciones del Comité, Sean West piensa que el plan del presidente "será relevante porque sentará las bases para los tipos de provisiones que buscará Obama en su segundo periodo cuando se discuta el déficit en 2013."

Ahora ve
Elefantes adultos salvan a bebé elefante que cayó al agua
No te pierdas
ç
×