Inestabilidad financiera inquieta al FMI

La crisis ahora está en una fase política nueva y compleja, advierte el organismo en un reporte; el débil crecimiento y la carga de la deuda son riesgos mayores para la seguridad financiera, dice.
ajedrez  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte que se han incrementado los riesgos para la estabilidad financiera mundial, lo que significa un retroceso parcial de los progresos realizados en los últimos tres años.

La crisis entró a una fase política nueva y más compleja, alerta el organismo multilateral en su Informe Sobre Estabilidad Financiera Global de septiembre 2011 (GFSR por sus siglas en inglés).

El debilitamiento del panorama para el crecimiento, junto con la pesada carga de la deuda en los estados financieros privados y soberanos, presentan riesgos mayores para la estabilidad financiera global.

En su reporte actualizado a septiembre, el GFSR dice que se estima que la tensión en torno al crédito soberano de países de la zona del euro, sujetos a amplios diferenciales, ha tenido un impacto directo de aproximadamente 200,000 millones de euros en los bancos de la Unión Europea desde que la crisis de la deuda soberana estallara en 2010.

Esta estimación no tiene en cuenta las necesidades de capital de los bancos, para lo cual sería necesario llevar a cabo una evaluación completa de los balances y las posiciones de ingresos de los bancos. Más bien, trata de dar una idea del aumento del riesgo de crédito soberano experimentado por los bancos en los últimos dos años, señala el FMI.

Asimismo, considera que las recientes turbulencias del mercado sugieren que los inversionistas "están perdiendo la paciencia, con la falta de impulso en la reparación de los estados financieros de muchas economías avanzadas y rezagos en la implementación de reformas financieras".

Advierte que las bajas tasas de interés, aunque necesarias en las condiciones actuales, pueden acarrear riesgos de largo plazo para la estabilidad financiera.

Con la reparación de estados financieros todavía incompleta en muchas economías avanzadas, y a pesar del retroceso en el apetito de riesgo, la búsqueda de rendimientos empuja a algunos segmentos del mercado a volverse vulnerables y sobre-apalancados, contribuyendo a los riesgos futuros.

El FMI alerta además que los riesgos de mercados emergentes han crecido. El rápido aumento del crédito interno, re-apalancamiento de estados financieros, y el incremento de precios de los activos puede finalmente llevar al deterioro de la calidad de los activos bancarios en los mercados emergentes conforme madura el ciclo de crédito.

Al mismo tiempo, los mercados emergentes siguen siendo vulnerables a los shocks externos. El análisis de este informe revela que "una detención repentina de los flujos de capital, junto con un aumento de los costos de financiamiento y una caída en el crecimiento mundial, podría tensar la capitalización de los bancos de mercados emergentes".

Con la crisis entrando ahora en su quinto año, y con los estados financieros soberanos y de los bancos centrales ya muy cargados, el rango de opciones políticas se ha vuelto mucho más acotado.

El espacio fiscal está limitado en muchas economías avanzadas, y es necesaria la consolidación fiscal inmediata en las economías bajo presión del mercado. En el frente monetario, las políticas de tasas en las economías avanzadas están en, o cerca del límite cero. Tal postura acomodaticia ofrece la posibilidad de reparar los balances de los bancos y las familias, pero hasta ahora sólo se han producido reparaciones limitadas.

Los mercados perciben mayores dificultades de la economía política conforme los políticos se esfuerzan por incrementar el apoyo a las medidas dolorosas de ajuste seleccionadas de conjunto de opciones posibles que se reduce rápidamente.

Los políticos tienen "tiempo limitado para reforzar la credibilidad y la construcción de defensas contra posibles shocks sistémicos". Como resultado de ello, con los limitados recursos todavía disponibles, el enfoque de políticas deben centrarse en "curar" los estados financieros sobrecargados aumentando el capital de los bancos

El FMI recomienda a las autoridades acelerar las acciones para hacer frente a la debilidad financiera de larga duración, para poder garantizar la estabilidad. Persisten desafíos profundamente arraigados, y "se necesitan progresos rápidos para incrementar la solidez del sistema financiero".

El resultado es que los estados financieros no han sido "curados", y el sistema financiero sigue siendo muy vulnerable a los riesgos soberanos. La estabilidad financiera requiere hacer frente a estas vulnerabilidades subyacentes, mitigando los riesgos de contagio y de efectos secundarios, elevando las reservas de capital en los bancos, y completando la agenda de la reforma financiera.

Ahora ve
Al cierre del año, la Fed sube su tasa de interés y el pronóstico de crecimiento
No te pierdas
×