Nueva York detiene a 700 ‘indignados’

La Policía los arrestó luego de que bloquearan el tráfico en el puente de Brooklyn; los agentes utilizaron una malla naranja para poder rodearlos, la mayoría fue puesta en libertad.
NUEVA YORK (Agencias) -

La policía estadounidense reabrió el puente de Brooklyn después de que más de 700 manifestantes "anti-Wall Street" fueran arrestados por bloquear el tráfico e intentar una marcha no autorizada a través del arco de la estructura.

En la segunda semana de protestas que lleva adelante el movimiento "Ocuppy Wall Street", el sábado un gran grupo de manifestantes se separó tarde de la columna que marchaba por la zona peatonal del puente y se instaló sobre los carriles que llevan a Brooklyn.

"Se han emitido más de 700 citaciones judiciales (...) en relación con una manifestación en el puente de Brooklyn a última hora de la tarde después de múltiples advertencias de la policía a los manifestantes para que permanecieran sobre el sendero peatonal".

"Algunos cumplieron (con la orden) y fueron por la acera sin ser arrestados. Otros avanzaron sobre la calzada de vehículos que va a Brooklyn y fueron arrestados", dijo un portavoz de la Policía.

El puente fue reabierto al tráfico a las 00:05 horas (GMT) del domingo, afirmó el vocero.

La mayoría de los arrestados fueron detenidos en el puente, recibieron los avisos y fueron puestos en libertad.

Testigos describieron una escena caótica en el famoso puente colgante cuando un mar de agentes de la Policía rodeó a los manifestantes usando una malla naranja.

Algunos inconformes intentaron escapar mientras los agentes empezaban a esposar a miembros del grupo.

La marcha comenzó hacia las 15:30 horas del sábado (19:30 GMT) desde el campamento de los manifestantes en el parque Zuccotti, en el centro de Manhattan, cerca del antiguo World Trade Center. Miembros del grupo han prometido quedarse en el parque durante el invierno boreal.

Además de lo que consideran una fuerza excesiva y un trato injusto a las minorías, incluyendo musulmanes, el movimiento también protesta contra los desahucios, el alto desempleo y los rescates bancarios de 2008.

El campamento de protesta está adornado con pancartas y consignas contra Wall Street. Hay una cocina improvisada y una librería, y famosos, como el director de cine Michael Moore y la actriz Susan Sarandon, han mostrado su solidaridad.

El viernes por la noche, más de 1,000 personas participaron en una marcha pacífica hasta la sede de la Policía, a unas pocas manzanas del Ayuntamiento, para protestar por lo que consideraron una dura represión policial a una manifestación anterior.

¿Qué piden? El grupo de personas en camisetas con corbatas pintadas y ropa interior llena de estrellas (en alusión a la bandera estadounidense) ha acampado en una plaza de granito en el Bajo Manhattan durante casi dos semanas y media, y no muestran signos de que se vayan a ir.

Duermen en colchones inflables, utilizan computadoras Mac y tocan los tambores. Van al baño en un local de la cadena de hamburguesas McDonald's. Unas veces al día marchan hacia Wall Street gritando: "¡Así es como se ve la democracia!".

Se siente como una clásica protesta callejera, aunque con una excepción: No se sabe con exactitud qué es lo que quieren los manifestantes.

"Cuando todo el dinero del rescate financiero se utilizó en bonos y cosas así todos estaban indignados, pero nadie hizo nada porque nadie creía que podía. Es tiempo de que nosotros nos unamos para darnos cuenta que somos las masas, y podemos hacer que las cosas pasen", dijo Jesse Wilson, un manifestante de 22 años, cuando se le pidió que articulara la causa.

Pero no pudo decir qué, exactamente, quería que pasara.

Letreros hechos a mano que mostraban algunos de los manifestantes ("Menos es más" y "El capitalismo es malvado") tampoco lo dejan muy en claro.

¿Importa que la protesta sea vaga? Los académicos y activistas experimentados dan diversas opiniones.

"Muchas de estas revueltas giran en torno de la justicia económica, quién obtiene qué en esta sociedad, quién tiene una red de seguridad, quién no y cuánta influencia corporativa existe en Washington", dijo Bill Dobbs, activista involucrado en manifestaciones en 2004 en la Convención Nacional Republicana y muchas otras.

Dobbs y otros dijeron que la falta de precisión en el grupo sirve a un propósito, porque invita a los indignados en un amplio espectro de motivos de queja. De hecho, algunos manifestantes dicen que están en contra de la codicia de Wall Street, otros dicen que protestan contra el calentamiento global y otros protestan contra "el hombre".

El manifestante moderno también espera una respuesta inmediata, gracias en parte a la tecnología, dijo Gabriella Coleman, profesora de medios, cultura y comunicación en la Universidad de Nueva York, que ha estudiado a algunos grupos afiliados con la protesta.

"Estamos en un momento cultural en el que la gente piensa que el dictador se caerá mañana, luego de cuatro días de protestas, y también los medios van a saltar para prestar atención", dijo Coleman.

Con información de Reuters y AP

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×