Sarkozy y Merkel, a la mesa de nuevo

Ambos tratarán este domingo sus diferencias sobre cómo contrarrestar la crisis de deuda en Europa; Francia y Alemania se han mostrado divididas en lo que se refiere a la recapitalización de la banca.
Sarkozy  (Foto: CNN)

La canciller alemana Angela Merkel abordará este domingo sus diferencias con el presidente francés Nicolas Sarkozy sobre cómo usar el poder de fuego financiero de la zona euro a fin de contrarrestar una crisis de deuda que amenaza a la economía global. En momentos en que la turbulencia amenaza con degenerarse para convertirse en un colapso financiero por la caída del valor de los títulos soberanos en poder de los bancos, Merkel y Sarkozy probablemente discutan en Berlín cómo manejar a Grecia, evitar un contagio y fortalecer a los bancos.

La situación cercana a la implosión del prestamista belga Dexia, la primera víctima de la renovada crisis, aumentó la sensación de urgencia de las conversaciones.

"Dexia será uno de los temas que se abordarán pero el tema principal es Grecia y la zona euro, ya que los bancos son sólo una consecuencia" de la crisis, dijo una fuente del ministerio de Finanzas de Francia a la agencia Reuters.

Sarkozy tiene previsto arribar a Berlín el domingo por la tarde y celebrar un encuentro con Merkel, seguido de una cena de trabajo.

Mientras, continúan las negociaciones sobre un vital tramo de asistencia para Grecia, que podría quedarse sin fondos tan pronto como mediados de noviembre.

"Existe un alto riesgo de que esta crisis escale más y se amplíe", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, según fue citado por un diario. 

Reforzar a bancos

Hasta ahora Alemania y Francia se han mostrado divididas sobre cómo recapitalizar a la banca europea, que según estimó Irlanda este sábado, podría requerir más de 100,000 millones de euros (135,000 millones de dólares) para soportar la crisis de la deuda soberana.

París quiere usar la facilidad de estabilidad financiera europea (conocida como EFSF, por sus siglas en inglés), que tiene 440,000 millones de euros, para recapitalizar sus propios bancos, mientras que Berlín insiste con que el fondo sea usado como último recurso.

Otra disputa clave es cómo usar el EFSF para comprar deuda soberana y evitar el contagio de la crisis, algo que es crucial si Grecia no logra su nuevo tramo de ayuda.

Francia no quiere establecer lineamientos para el EFSF sobre el tema, mientras que Alemania quiere limitar la suma usada por cada Estado miembro y fijar un tiempo límite para las compras de bonos, reportó el Handelsblatt.

"Dado que el EFSF en general es limitado, tiene sentido limitar también las compras en el mercado secundario para cada nación", declaró Michael Meister, un responsable parlamentario de los conservadores de Merkel, a la agencia Reuters este sábado.

De otro modo, existe el peligro de que los fondos puedan usarse muy rápido, sostuvo.

Las dos principales economías de la zona euro han enfrentado presiones de todo el mundo para que resuelvan una crisis europea que perturba a los mercados mundiales.

El jueves, el presidente estadounidense Barack Obama pidió que Europa "actúe rápido", llamando a la crisis del bloque de la moneda común el mayor obstáculo para la propia recuperación de Estados Unidos.

El presidente del Banco Mundial Robert Zoellick dijo a la revista Wirtschaftswoche que en Europa había una "falta total" de visión y que Alemania debía mostrar más liderazgo.

Ahora ve
La vaquita marina, el negocio de la extinción
No te pierdas
×