La crisis de deuda es sistémica: Trichet

El jefe del BCE dijo que la conexión en el sistema financiero lleva a un riesgo mayor de contagio; agregó que el fondo de rescate no debe involucrar a la entidad en su apalancamiento.
trichet  (Foto: CNN)

La crisis de deuda soberana se ha vuelto sistémica y los riesgos para la economía se están incrementando rápidamente, dijo este martes el presidente la Junta Europea de Riesgo Sistémico, Jean-Claude Trichet. Trichet, quien encabeza el Banco Central Europeo (BCE) así como el organismo de vigilancia continental de estabilidad financiera, dijo que el fondo de rescate de la zona euro debería ser tan flexible como sea posible, pero sin involucrar al BCE en su apalancamiento.

"La crisis es sistémica y debe ser enfrentada con decisión", dijo Trichet a la Comisión sobre Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

"La alta interconexión en el sistema financiero de la Unión Europea (UE) ha conducido a un riesgo cada vez mayor de contagio significativo. Esto amenaza la estabilidad financiera en la UE como un todo e impactos adversos en la economía real de Europa y más allá", agregó.

Trichet llamó a los gobiernos y a las autoridades europeas a actuar juntos para resolver la crisis, agregando que un retraso sería desastroso.

"Es una cuestión de urgencia que todas las autoridades actúen al unísono, con un compromiso total para salvaguardar la estabilidad financiera", agregó.

A su vez, reguladores bancarios europeos pidieron a los bancos del continente que entreguen datos actualizados de su posición de capital y su exposición a deuda soberana para reevaluar sus necesidades de recapitalización.

Alemania y Francia, las potencias líderes de la zona euro, han prometido plantear una estrategia comprehensiva para enfrentar la crisis de deuda en una cumbre de la UE postergada hasta el 23 de octubre.

Pero primero estos países deben resolver cómo recapitalizar a los bancos, si fuerzan a una reestructuración de la deuda griega o se apegan a un acuerdo voluntario con los tenedores de bonos privados, y cómo usar el fondo de rescate de la zona euro.

Trichet habló antes de que los prestamistas internacionales den a conocer, como tienen previsto, un veredicto provisorio sobre el programa de reformas y el plan de austeridad de Grecia, mientras el futuro del fondo de rescate depende del Parlamento eslovaco.

La primera ministra eslovaca, Iveta Radicova, se la jugó en su batalla por lograr la aprobación de las nuevas capacidades del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF por su sigla en inglés) al vincular la decisión a un voto de confianza en su Gobierno de centro-derecha.

El pequeño partido liberal SaS, el único miembro de la coalición gobernante de cinco partidos que se opone al EFSF, dijo que se abstendría en la votación, obligando al Gobierno a buscar el apoyo de la oposición.

Diplomáticos europeos expresaron su confianza de que el acuerdo del EFSF aprobado por los otros 16 países miembros de la zona euro sea eventualmente ratificado, resaltando que el Parlamento eslovaco puede tener una segunda votación si es rechazado en un primer intento. Sin embargo, podría derribar al Gobierno en Bratislava.

Tortuoso avance

En Atenas, los inspectores de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional dijeron que Grecia podría recibir un tramo vital de ayuda de 8,000 millones de euros a inicios de noviembre.

"Una vez que el Eurogrupo y el directorio ejecutivo del FMI hayan aprobado las conclusiones de la quinta revisión, el siguiente tramo de 8,000 millones de euros (5.800 millones de euros de los estados miembros de la zona euro y 2.200 millones del FMI) estará disponible, con mayor probabilidad a principios de noviembre", dijo la declaración.

"El éxito del programa sigue dependiendo de movilizar adecuado financiamiento de la participación del sector privado y del sector oficial. Las discusiones en marcha sobre la participación privada, junto con las garantías provistas por los líderes europeos en la cumbre del 21 de julio, sugieren que el programa se mantiene plenamente financiado", agregó.

Manifestantes contra el plan de austeridad bloqueaban las entradas a los ministerios en Atenas y trabajadores estatales estaban en huelga, mientras la troika daba su veredicto.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, dijo antes del esperado comunicado: "Grecia es y será siempre miembro de la zona euro".

La incapacidad de Europa de ponerle coto a la crisis ha causado una creciente alarma internacional.

Japón dijo que consultaría con Estados Unidos antes de considerar comprar más bonos de la zona euro. El ministro de Finanzas nipón, Jun Azumi, instó a Europa a recuperar la confianza del mercado en el camino hacia una reunión de líderes financieros del Grupo de los 20 en París esta semana.

Azumi reiteró que Japón estaba dispuesto a comprar más deuda de la zona euro en la medida que Europa cuente con un plan sólido para resolver una crisis que ha provocado rescates financieros a Grecia, Irlanda y Portugal.

Algunos bancos europeos plantearon su preocupación por la idea de ser forzados por los gobiernos a elevar aún más su capital aunque no lo necesiten, incluso con dinero público.

La asociación bancaria de Alemania dijo que Europa debería mirar el plan de recapitalización sobre una base caso a caso en vez de hacerlo en conjunto.

 

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×