Se le acaban las ‘municiones’ a la Fed

Un tercer estímulo monetario sería poco eficaz por la situación económica en EU, dicen expertos; la Fed podría aplicar medidas al sistema bancario para tratar de reactivar los financiamientos.
Ben bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney)

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) se ha quedado sin municiones para estimular la economía. Los expertos opinan que, cual sea la próxima medida que tome el Banco Central, no tendrá el impacto suficiente para sacar al país del atolladero. 

Un ambiente muy distinto al que se vivía a comienzos de año, cuando la segunda ronda de compra de bonos (conocida como QE2) promovida por la Fed le dio al mercado accionario un impulso muy necesitado. Para junio, la economía continuaba sumida en el marasmo y las acciones apenas se mantenían a flote, aumentando las especulaciones en torno al próximo movimiento de la Fed. 

En la reunión del pasado septiembre, el Banco Central anunció ese movimiento, llamado Operación ‘Twist,' cuyos efectos no se han hecho sentir. 

Casi todos los estrategas de inversiones y gestores de dinero sondeados por CNNMoney coinciden en que la decisión tomada por la Fed hace tres semanas tendrá un impacto mínimo en el mercado accionario, y sus efectos en el mercado de bonos ya están desapareciendo.

Si la economía se deteriora más y la Reserva Federal implementa una tercera ronda de flexibilización cuantitativa o QE3, los expertos desconfían de su eficacia. "La Fed ha hecho todo lo que ha podido. El ímpetu que conlleva volver a inyectarle liquidez a la economía pierde relevancia cuando las tasas de interés se ubican entre 1 y 2%, rebajarlas aún más sólo tiene efectos nominales", señala Steven Goldman, presidente de Goldman  Management.

Incluso el propio presidente de la Fed, Ben Bernanke, ha subrayado los límites del poder del Banco Central, rogando a un Congreso paralizado que actúe para impulsar la recuperación mediante políticas fiscales.  

Durante su comparecencia ante el Congreso, el dirigente de la Fed dijo a los legisladores que "la política monetaria puede ser una herramienta poderosa, pero no es la panacea para los problemas que actualmente enfrenta la economía estadounidense". 

Por lo demás, en un intento por mantenerse al margen de la política, la Fed se ha mostrado bastante reservada a la hora de decirle a Washington cómo debe actuar; pero sí ha dicho que las soluciones deberían contemplar una acción inmediata para estimular la economía a la vez que reducir el déficit a largo plazo.

"El Gobierno tiene dos preocupaciones principales: el mercado de la vivienda y el mercado laboral. Las autoridades deben idear algún tipo de programa de patrocinio para ayudar a los estadounidenses que sean elegibles para tasas hipotecarias más bajas, y aprobar un paquete para crear empleos", indica Goldman. 

Con todo, urgir la actuación del Congreso no significa que la Fed se ha quedado completamente sin municiones. Además de un QE3, un puñado de expertos señalan que el Banco Central podría intentar rebajar, o incluso eliminar, la tasa de interés sobre las reservas bancarias en un esfuerzo por alentar a los bancos a dar préstamos. 

Actualmente, la Fed paga una tasa del 0.25% a los bancos que depositan su dinero en el Banco Central, un porcentaje bastante atractivo cuando se considera que es superior al que cobrarían los bancos en los mercados abiertos, advierte Mark Luschini, jefe estratega en la firma Janney Montgomery Scott. 

"Al no pagarle nada a los bancos por sus reservas, la Fed podría obligarlos a buscar más espacios para prestar ese dinero en lugar de obtener por él rendimientos dolorosamente bajos", explica Luschini. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Fed también podría modificar su lenguaje, al menos para animar la confianza. Por ejemplo, el pasado agosto la Fed especificó que mantendría bajas las tasas de interés hasta mediados del 2013, en lugar de usar el ambiguo término "periodo prolongado" al que ha recurrido desde 2008.

"La Fed aún tiene mucho en su arsenal, pero hay varios temores respecto a su impacto. Si agregan más liquidez, será muy difícil revertirlo. Si revelan todo su plan de ataque, todos sabrán cuando se quede sin municiones. Tienen un duro camino por delante", prevé Luschini.

Ahora ve
La botella del futuro purifica el agua y se limpia a sí misma
No te pierdas
×