Gigantes petroleros van por Libia

Eni, Total, ConocoPhillips y Hess buscan invertir en la producción de crudo bajo el nuevo Gobierno; pero sin una sólida legislación en este sector, las firmas occidentales dudan retomar su actividad.
produccion de petroleo libia  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Steve Hargreaves
NUEVA YORK -

Las compañías petrolíferas occidentales están ansiosas por regresar a Libia, pero sin una sólida legislación sobre el petróleo titubean en invertir los miles de millones de dólares necesarios para impulsar la producción.

Antes de que iniciara la rebelión, el país árabe producía alrededor de 1.6 millones de barriles de crudo por día. De esa cifra, la Compañía Nacional libia de Petróleo controlaba cerca de 1.1 millones. 

Del resto del petróleo daba cuenta un puñado de compañías petroleras occidentales, entre ellas Eni, Total, ConocoPhillips, Marathon, Hess y Occidental, siendo la italiana Eni la corporación que mayor peso tenía. 

Pero bajo el régimen de Moammar Gadhafi, los términos de esos acuerdos eran estrictos. El dictador aplicaba un impuesto del 93% sobre todo el petróleo que las compañías produjeran en Libia. "Ese 93% es una tomadura de pelo. Ni siquiera Rusia lo tiene", señala Fadek Gheit, analista experto en energía en Oppenheimer.  

Una tasa más aceptable sería del 75%, como la que cobra Noruega, agrega Gheit. Un impuesto como el estadounidense -del 50%- sería ya un regalo. 

Mientras la producción petrolera de Libia retoma su actividad, por el momento el nuevo Gobierno ha mantenido los términos y condiciones establecidos bajo la era Gadhafi.

Nadie espera que la tasa descienda al 50%, pero sí se prevén algunos cambios. 

La Compañía Nacional de Petróleo debate actualmente el acceso que debe dársele a las firmas petroleras internacionales, comenta Ross Cassidy, analista libio del sector en la firma de investigación energética Wood Mackenzie. Cassidy no espera ningún cambio en la tasa de regalías, pero advierte que las compañías podrían recibir mayor acceso a los yacimientos de petróleo existentes o más superficie para explorar. 

Por lo general, mientras más baja es la tasa impositiva o mayor el acceso a las empresas petrolíferas internacionales, más se animan a invertir. Ese es ciertamente un incentivo para Libia, que busca atraer inversión extranjera. 

La producción de 1.6 millones de barriles diarios, al parecer, era suficiente para satisfacer a Gadhafi, quien permitía que muy poca de esa riqueza llegara a la población, indica Gheit. El mandatario derrocado tampoco reinvertía ese dinero en los yacimientos. En consecuencia, el equipo es anticuado y los campos petrolíferos no producen tanto como pudieran. 

No obstante, el potencial está allí. Se cree que con la inversión adecuada en los antiguos yacimientos, más un agresivo programa de exploración que estudie el 90% del territorio nacional que todavía está inexplorado, Libia podría duplicar su nivel de producción previo a la guerra y alcanzar los 3 millones de barriles por día. Según los precios actuales, eso supondría ingresos diarios por 300 millones de dólares.

Las compañías también están allí. Las firmas que actualmente operan en el país han prometido que ayudarán a modernizar los yacimientos existentes. Y los grandes titanes petroleros BP y Royal Dutch Shell se han comprometido con programas de exploración multimillonarios en los años por venir, comenta Cassidy. 

Hace algunos años, Exxon Mobil también se dio a la tarea de encontrar nuevas reservas de crudo en el desierto libio, pero abandonó su esfuerzo luego de perforar algunos pozos secos. Ello no significa que la compañía no regresará si las condiciones adecuadas se materializan. 

En declaraciones a CNNMoney, muchas de las firmas petroleras que ya operan en Libia indicaron que están ansiosas por reanudar la producción tan pronto como las condiciones en la zona garanticen la seguridad de los empleados. 

Sin embargo, los analistas sostienen que no es la violencia la que mantiene alejadas las grandes inversiones. "Las compañías petrolíferas han operado en regiones violentas durante décadas. Lo que importa en este momento es el marco legal y la inviolabilidad de los contratos", apunta Anas Alhajji, economista en jefe de NGP Energy Capital Management.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se espera que el nuevo Gobierno sea más receptivo a las negociaciones que el régimen de Gadhafi, pero por ahora muchos están tomando la postura de esperar y ver lo que sucede. Muchos de los líderes del nuevo Gobierno pertenecieron al antiguo régimen y, a juzgar por la forma en que Gadhafi murió, el nuevo liderazgo no inspira precisamente confianza.

"En el nuevo régimen no son ángeles", advierte Gheit.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×