Japón apunta a otro estímulo monetario

El Banco Central prepararía otro alivio luego de que el yen alcanzará máximos frente al dólar; fuentes afirman que la entidad ampliará su programa de compra de activos en 5 billones de yenes.
yen japón  (Foto: AP)
TOKIO (CNN) -

El Banco de Japón podría debatir un nuevo alivio monetario en su encuentro del jueves, luego de que el yen trepara a un máximo histórico contra el dólar y mientras crecen las dudas sobre si Europa logrará consensuar un plan para contener su crisis de deuda, dijeron fuentes. Si el Banco Central nipón actúa, probablemente ampliará su programa de compra de activos de 50 billones de yenes (660,000 millones de dólares) en cerca de 5 billones de yenes, dijeron fuentes cercanas a lo que piensa la entidad.

Pero el gobernador del Banco de Japón (BOJ por su sigla en inglés), Masaaki Shirakawa, dijo que el organismo ya estaba comprando bonos soberanos para mantener las condiciones monetarias ultra-expansivas, en contra de la opinión de que no está haciendo lo suficiente para apoyar a la economía y sugiriendo que aprobar un estímulo el jueves era difícil.

Las autoridades niponas también advirtieron a los mercados contra seguir apostando al alza del yen, aunque el ministro de Finanzas japonés admitió que sería difícil recurrir al Grupo de las Siete economías ricas (G7) para una intervención coordinada con el fin de debilitar al yen.

"Sería muy difícil forjar un interés común y aplicar una intervención conjunta", dijo el ministro de Finanzas, Jun Azumi, al Parlamento el miércoles.

"Hemos estado diciendo que a la luz de la actual situación económica de Japón, los niveles de la paridad dólar/yen de 76 y 77 son inadecuados", añadió, señalando que cualquier intervención para frenar el avance del yen será unilateral.

El BOJ evaluará el resultado de la cumbre de líderes europeos del miércoles y su impacto en el mercado, para decidir si actúa ahora y no después.

El último estímulo del BOJ fue aumentar su compra de activos en agosto, cuando actuó en conjunto con el Ministerio de Finanzas, que ordenó la mayor intervención cambiaria de la historia en un día del país, al vender más de 4.5 billones de yenes.

Pero el impacto no duró mucho y el yen volvió a sus máximos históricos.

Esto ha sido fuente de frustración para las autoridades niponas, que argumentan que una escalada del yen es un problema demasiado grande para una nación que enfrenta una crisis nuclear, un plan de reconstrucción tras el terremoto de marzo y una deuda creciente.

Azumi envió el miércoles otra advertencia a los mercados luego de que el yen trepara a un nuevo máximo histórico de 75,709 yenes por dólar, al afirmar que no descartaría ninguna medida para frenar la especulación cambiaria y que había instruido a su equipo a preparar todas las posibles medidas para intervenir el tipo de cambio.

También insinuó una posible acción concertada con el BancoCentral.

"El BOJ comparte nuestra sensación de crisis, estoy seguro que ellos tomarán medidas adecuadas cuando sea necesario", dijo Azumi a la prensa.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×