Italia, tema clave para Mario Draghi

Una medida extraordinaria del nuevo jefe del BCE que favorezca al país sería mal interpretada; el italiano toma las riendas del banco justo cuando Italia se vuelve el epicentro de la crisis.
mario  (Foto: CNN)
BERLÍN (Notimex) -

El francés Jean Claude Trichet termina este lunes su gestión en el Banco Central Europeo (BCE) después de ocho años, y en plena crisis de las deudas soberanas en Europa, el italiano Mario Draghi tomará el mando. Hay grandes expectativas para el próximo jueves, cuando se reúna el Consejo de Gobierno del BCE dirigido por Draghi, y ahí se verá cuál será su línea.

A nadie se le escapa sin embargo que el ex gobernador del Banco de Italia toma las riendas de la institución monetaria europea justo mientras Italia se está convirtiendo en el epicentro de la crisis de la deuda.

En este momento tan delicado, cualquier decisión extraordinaria del director del BCE que favorezca a Italia podría ser interpretada como una especie de prejuicio en favor de su país.

"El Eurosistema tiene la determinación en lo que respecta a sus medidas no convencionales para prevenir que el mal funcionamiento de los mercados financieros impida una correcta transmisión monetaria", dijo Draghi la semana pasada.

Recordó que "todas las medidas no convencionales anunciadas son temporales por naturaleza" y expresó el carácter "esencial" de garantizar la estabilidad de precios mediante el anclaje de las expectativas de inflación.

Algunos medios y los mercados financieros interpretaron sus declaraciones como una actitud más favorable de la de Trichet a la controvertida compra de deuda extranjera.

Sin embargo el mismo Trichet defendió esta mañana en declaraciones a la prensa a su sucesor, y dijo que sus palabras fueron mal interpretadas: "No creo que Draghi dijera esto", aseguró el presidente.

Aún así sigue siendo este uno de los aspectos más problemáticos del futuro del BCE, ya que esta institución, a partir de mayo de 2010 ya compró 170,000 millones de euros en bonos de deuda de Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia.

La paternidad de esta medida se debe de todos modos a Trichet, y sólo el tiempo podrá decir si fue la medida que ayudó a superar la crisis, o de lo contrario la que hundió definitivamente el euro.

"(Draghi) está en nuestra nave desde hace muchos años, participó en todas las decisiones. Su experiencia es destacada", aseguró Trichet en entrevista al diario francés "Le Monde" este fin de semana.

Reconoció que la crisis no está solucionada, pero confió en que haya continuidad con su trabajo.

"En la tormenta, la dirección está clara y el mandato es el que nos dieron las democracias europeas", aseguró.

Aún así, "la independencia del BCE es esencial", añadió con la mirada puesta en los últimos meses cuando esta institución decidió emplear medidas extraordinarias para hacer frente a la crisis.

A lo largo de su mandato, Trichet recibió elogios y premios, sin embargo todo cambió tras la crisis de 2008 y la actual crisis de la deuda soberana en Europa.

Sin duda, su decisión más criticada fue la adquisición de deuda soberana de los países en dificultad, que llegó a causar la dimisión del presidente del Bundesbank, Axel Weber, y sucesivamente la del miembro del consejo ejecutivo del BCE, Jürgen Stark, ambos alemanes.

No está claro todavía si esta operación se llevó a cabo en el respeto de los tratados de la unión monetaria. Sus críticos argumentan que Trichet se dejó presionar por los políticos europeos, poniendo en juego la independencia de la institución.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×