Japón interviene para frenar al yen

El país actuó por segunda vez en menos de tres meses para detener movimientos especulativos; Tokio había advertido que se agotaba su paciencia respecto a la fortaleza de la moneda.
yen divisa dolar  (Foto: Photos to Go)
TOKIO (CNN) -

Japón salió al mercado a vender yenes por segunda vez en menos de tres meses luego de que la moneda tocó un máximo histórico contra el dólar el lunes, diciendo que actuó para contrarrestar la excesiva especulación que ha estado perjudicando a la tercera economía mundial.

La intervención llevó al dólar a subir más del 4%, con su mayor ganancia diaria en tres años, y el ministro de Finanzas japonés, Jun Azumi, dijo que Tokio continuaría interviniendo hasta que se sienta satisfecho con los resultados.

Su viceministro ratificó más tarde que la intervención no había terminado todavía, al ser consultado por su evaluación de los efectos cuando el dólar comenzó a caer desde el máximo de la sesión.

"No creo que la intervención haya cesado todavía", comentó Fumihiko Igarashi a la prensa.

Varios agentes del mercado plantearon sus dudas respecto al impacto que tendría la medida, dado que las intervenciones previas a contar de septiembre del 2010 no han podido evitar que el yen retome su escalada y toque una serie de máximos históricos contra el dólar.

La última acción se produjo tras reiteradas advertencias de que la paciencia de Tokio con la fortaleza del yen se estaba acabando y a pocos días de la cumbre de líderes del Grupo de los 20 en Cannes, Francia.

La cumbre se centrará en los esfuerzos de Europa para contener su crisis de deuda soberana y evitar que se repita la crisis financiera que golpeó a los mercados tras el colapso del banco Lehman Brothers en el 2008.

Tokio cree que en el G20 comprenderán que un yen fuerte es un problema demasiado grande para una economía que aún lucha con una crisis nuclear, un plan de reconstrucción de 250,000 millones de dólares tras el terremoto y tsunami de marzo y una deuda pública que duplica el tamaño del PIB.

Japón también reconoce que los inversionistas adquieren yenes como refugio seguro ante la crisis de deuda de la zona euro y el debilitamiento del crecimiento estadounidense, pero sostiene que tal demanda no ayuda en nada a la salud de la economía nipona.

"Comenzamos con una intervención cambiaria esta mañana con el fin de tomar todas las medidas contra los movimientos especulativos y desordenados, y prevenir que se materialicen los riesgos para la economía japonesa", dijo el primer ministro Yoshihiko Noda al Parlamento.

La intervención se produjo luego de que el dólar tocara un mínimo histórico de 75.31 yenes.

La economía nipona se ha estado recuperando de su recesión pos-terremoto con empresas que han vuelto a producir y han restablecido las cadenas de suministro.

Pero el alza del yen ha llevado a las autoridades a actuar para evitar que la economía pierda competitividad y se vean empañadas las perspectivas de recuperación.

Nuevas intervenciones

Noda, que asumió como sexto primer ministro de Japón en cinco años el mes pasado, fue ministro de Finanzas en el gabinete anterior y realizó tres intervenciones entre septiembre del 2010 y agosto del 2011, incluida una acción conjunta con sus socios del G7 en marzo de este año.

La intervención de septiembre del 2010 fue la primera en seis años.

Azumi dijo que aunque Japón actuó en solitario el lunes, se mantenía en estrecho contacto con sus socios internacionales.

El ministro ha dicho tras sus anteriores reuniones con el G7 y el G20 que sus socios entienden las circunstancias extraordinarias de Japón.

Aún así, surgieron muchas voces que dudan sobre el impacto de la intervención, entre ellas las del presidente financiero de Honda Motor, Fumihiko Ike.

"Francamente, mi reacción fue: 'al final, intervinieron'. Pero también estoy consciente de que una intervención en solitaria tiene un impacto limitado", agregó.

Los inversionistas en la bolsa mostraron una reacción similar, dijo Koichi Ogawa, administrador de portafolio de Daiwa SB Investments.

La intervención al comienzo impulsó a las acciones de las exportadoras, lo que ayudó al promedio Nikkei a saltar a un máximo intradiario de tres meses. Sin embargo, el mercado cerró con una baja del 0.7%.

"El Nikkei fue incapaz de sostener las ganancias, mostrando que los inversores no confían en que el yen se mantenga a la baja", agregó Ogawa.

Algunos, sin embargo, dijeron que la medida del lunes, que siguió al estímulo monetario dispuesto por el Banco de Japón (BOJ por su sigla en inglés) la semana pasada, podría mantener al yen lejos de sus máximos por algún tiempo.

"Fue un muy buen momento. El BOJ ha preparado el terreno al aliviar la semana pasada. Las posiciones de compra de yenes de los especuladores se han amontonado, y la intervención es más efectiva en estos casos", comentó Yunosuke Ikeda, estratega cambiario de Nomura Securities.

El Gobernador del BOJ, Masaaki Shirakawa, también se mostró esperanzado en que la intervención -realizada por el banco central en nombre del Ministerio de Finanzas- tenga impacto.

"El BOJ espera fuertemente que tales medidas conduzcan a la estabilidad del mercado cambiario", dijo en un discurso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Azumi no comentó sobre el tamaño de la intervención, pero un operador dijo que las autoridades estaban interviniendo "bastante persistentemente".

El monto de la operación podría llegar a los 4.5 billones de yenes (59,000 millones de dólares) que Tokio vendió el 4 de agosto, en su mayor intervención en un día de la historia, comentó Mitul Kotecha, jefe de estrategia cambiaria global de Credit Agricole.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×