La ‘mafia del poder’, según AMLO

Para el aspirante presidencial, Slim, Azcárraga y Roberto Hernández forman parte de este grupo; López Obrador habla de los contratos que Calderón ha otorgado a Repsol y sugiere contubernio.
Andrés Manuel lopez obrador  (Foto: Alejandro Hernández)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El aspirante a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), acusa que en el país existe una "mafia del poder" integrada por 30 personas, entre ellas: los empresarios Carlos Slim, accionista mayoritario de Telmex, Roberto Hernández, presidente de Banamex, y Claudio X. González, presidente de Kimberly-Clark México. Además, el político tabasqueño añade en este grupo a políticos como Carlos Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo, Vicente Fox y a los también aspirantes presidenciales Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto.

"Salinas es el jefe de este grupo. Son 16 multimillonarios. En su mayoría todo lo que tienen se lo deben a Salinas. Antes de Salinas no pintaban y ahora aparecen en la lista de la revista Forbes entre los hombres más ricos del mundo. (Son) 16 multimillonarios, 11 políticos corruptos del PRI y del PAN y tres tecnócratas", dice López Obrador.

En entrevista para CNNExpansión, el político cuestiona que en casi tres décadas no ha habido crecimiento económico ante el fracaso de la política económica neoliberal.

"En estos 28 años la tasa de crecimiento promedio anual ha sido del 2.5%, y si descontamos el aumento de la población, lo que se llama crecimiento per cápita, el crecimiento es prácticamente cero", destacó López Obrador, días antes de iniciar las encuestas que ayudarán a definir al candidato presidencial de la izquierda.

Propuesta

Para revertir la situación económica, dice el fundador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), es necesario reactivar la actividad productiva y crear empleos, pues "se abandonó por completo la actividad productiva, el campo, las Pyme (pequeñas y medianas empresas). No hay una política industrial en México".

La meta de López Obrador es que el país logre un crecimiento sostenido de 6% anual y, de esta forma, generar los 1.2 millones de empleos que necesita el país al año.

"Desde hace 15 años el promedio de generación de empleo en la economía formal es de 500,000 empleos por año. Los 700,000 restantes se han tenido que ir del país o buscan opciones en la economía informal", detalla el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Aunado al impulso de la actividad productiva, López Obrador propone un plan de austeridad enfocado a reducir el gasto del Gobierno en los sueldos de la alta burocracia.

"Le cuesta mucho a la sociedad mantener al Gobierno, es un Gobierno oneroso, sueldos elevadísimos, entonces hay que reducir sueldos de la alta burocracia, hay que terminar con los privilegios y se van a liberar como 300,000 millones con este plan", dice el aspirante presidencial.

En su proyecto hace énfasis en terminar con la corrupción, a la que él llama "el cáncer que está destruyendo al país" y apuesta por una reforma fiscal progresiva en la que paguen más impuestos los que tienen más dinero.

De llegar a la presidencia de la República, López Obrador asegura que no aumentaría los impuestos ni crearía nuevos. Su idea es que se cumpla lo que establece la Constitución en cuanto a una recaudación de manera progresiva. "Tiene que pagar más el que tiene más".

"No vaya a ser que Calderón termine como consejero de Repsol"

Para Andrés Manuel López Obrador, la reciente compra de acciones de la firma Repsol por parte de Pemex levanta suspicacias por la relación constante entre Felipe Calderón y la española.

El perredista acusa que cuando Calderón era secretario de Energía, entregó a Repsol un contrato multimillonario para la exploración de gas en la cuenca de Burgos.

"El resultado pues no resiste una auditoria técnico-administrativa. Fue un buen negocio para Repsol, un mal negocio para México. Un contrato de usos múltiples sin rendimiento para el país. Están sacando menos gas que cuando estaba Pemex", denuncia López Obrador.

También narra que cuando el panista era presidente del Consejo de Administración de la paraestatal, ésta vendió acciones de Repsol, mismas que a los pocos días subieron de valor y hubo una pérdida patrimonial para México.

Otro contrato que -según el político- Calderón otorgó a Repsol, es uno con trato especial por 26,000 millones de dólares para comprar gas en Perú, donde la española actúa como intermediario.

"Y ahora resulta que Pemex, sin consultar al Consejo, sin pedir autorización a nadie compra acciones de Repsol. Es mucho Repsol-Calderón, como que algo huele mal, como que hay que hacer una investigación. No vaya a ser que el día de mañana Calderón termine de director jurídico o como consejero de Repsol", expresa López Obrador.

"Peña Nieto es más de lo mismo"

Con respecto a la propuesta de Peña Nieto de hacer de Pemex una compañía que siga el camino de la brasileña Petrobras -incluso convertirla en pública-, el tabasqueño dice que "es más de lo mismo. Lo que quieren es terminar de privatizar lo poco que queda; terminar de saquear a México".

López Obrador desmarca su proyecto del de Peña al afirmar que su movimiento plantea un cambio en la política económica, mientras que el priista "significa conservar el mismo modelo".

Obrador afirma que en México, privatizar es sinónimo de corrupción. Y que la idea de Peña Nieto con respecto al petróleo es la misma que en su momento tuvo Felipe Calderón.

"No hay diferencia entre Salinas y Fox; entre Calderón y Peña Nieto; entre Elba Esther Gordillo, Manlio Fabio Beltrones, Diego Fernández de Cevallos, son lo mismo", dice y añade que "no es de extrañar que Peña Nieto esté planteando la privatización de México".

"Slim y Azcárraga representan monopolios"

En el conflicto entre Carlos Slim, accionista de América Móvil y Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, ninguno tiene la razón, dice Andrés Manuel López Obrador, pues "los dos representan monopolios. Uno el de la televisión y el otro el de la telefonía. Televisa controla el 90% de la audiencia televisiva y Slim controla el 90% de los teléfonos".

La propuesta del aspirante presidencial es que haya competencia, que cualquier mexicano que quiera tener un canal de televisión pueda tenerlo, hasta "el mismo Carlos Slim", y que cualquiera que quiera entrar al negocio de la telefonía pueda lograrlo, incluso "Emilio Azcárraga y Salinas Pliego".

Según el político, si hay competencia los mexicanos tendrían ahorros del 10% y 15% de sus ingresos.

Romo, ¿el ‘empresario incómodo'?

Para Andrés Manuel López Obrador, el apoyo que recibió del empresario norteño Alfonso Romo -ex accionista mayoritario de Seminis, la empresa de semillas más grande del mundo (ahora propiedad de Monsanto)- es buena pues su movimiento es plural, y además de Romo hay otros empresarios que le apoyan.

"En el movimiento nuestro hay mexicanos de todas las clases sociales, de todas las corrientes de pensamiento, de todas las religiones, libres pensadores (...). Todos los que buscamos un verdadero cambio. Entonces Romo participa, quiere ayudar en la transformación del país junto con otros empresarios y qué bien que lo esté haciendo", dice el tabasqueño.

A principios de octubre, el aspirante presidencial se reunió en la ciudad norteña de Monterrey, Nuevo León, con empresarios, en donde sobresalió la presencia de Romo, quien en el año 2000 apoyó la candidatura del panista Vicente Fox, y en 2006 desdeñó la opción del mismo López Obrador.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En dicho evento, el empresario mostró su apoyo al ex jefe de Gobierno del DF, resaltando precisamente el mandato de Andrés Manuel en la capital del país.

Con información de Nadia Sanders / CNNMéxico.com

Ahora ve
Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos
No te pierdas
×