Napolitano intenta calmar los mercados

El presidente de Italia dijo que tomará acciones inmediatas para acabar con la crisis política; aclaró que es segura la renuncia de Berlusconi y que pronto habrá un nuevo Gobierno.
giorgio napolitano  (Foto: AP)
ROMA (CNN) -

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, intentó este miércoles calmar a los mercados luego de que el costo de endeudamiento del país alcanzó niveles catastróficos, diciendo que se tomarán acciones de manera urgente para acabar con la crisis política. El jefe de Estado, expresando su alarma por un colapso en la confianza del mercado, dijo que no había dudas de que el primer ministro Silvio Berlusconi renunciará una vez que el Parlamento apruebe las reformas económicas en unos días.

Una vez que la ley de estabilidad financiera que incorpora las reformas prometidas a los líderes europeos sea aprobada, Napolitano dijo que mantendrá negociaciones de forma urgente para poner fin a la crisis.

"Por tanto, dentro de un periodo corto de tiempo se formará un nuevo Gobierno (...) o se disolverá el Parlamento y de inmediato comenzará una campaña electoral", dijo el presidente.

Napolitano, quien ha tenido una participación cada vez más activa en la crisis, dijo que se había visto obligado a emitir su comunicado debido a la presión sobre los bonos del Gobierno, cuyos rendimientos superaron la "línea roja" del 7% este miércoles.

En una posible señal de que está preparando el camino para un "Gobierno técnico" liderado por un independiente, Napolitano nombró al ex Comisionado Europeo Mario Monti como senador vitalicio.

Monti es visto como el líder más probable de un Gobierno de tecnócratas que implemente las vitales reformas económicas y encabece Italia hasta las nuevas elecciones en el 2013.

Los mercados habían pedido durante semanas que Berlusconi se hiciera a un lado, debido a su fracaso en llevar adelante las resistidas medidas de austeridad.

Pero la promesa del magnate de los medios, de 75 años, de dejar su cargo una vez que las reformas sean aprobadas aceleró la crisis en el corazón de la zona euro, con los mercados nerviosos por la postergación poco convencional de la renuncia y temores de una extendida incertidumbre política.

Analistas dicen que Italia está ahora en un escenario en el que Grecia, Irlanda y Portugal se vieron obligados a buscar rescates financieros.

La insistencia de Berlusconi de que la única salida eran elecciones anticipadas el próximo año y un profundo desacuerdo político sobre los próximos pasos hicieron empeorar la incertidumbre, aunque dos facciones del partido del primer ministro, el PDL, dijeron este miércoles que se oponían a comicios en el 2012.

En otra señal de cuán seria es la crisis de confianza, los diferenciales entre los bonos del Gobierno italiano y del alemán superaron el límite de 500 puntos básicos, llegando a un récord de más de 560.

Credibilidad

Un elección dejaría a Italia en el limbo por varios meses y no había señales de un acuerdo sobre la formación urgente de un Gobierno de transición que pudiera calmar a los mercados, pero Napolitano claramente pretende acelerar los tiempos.

Este miércoles, otros políticos parecieron darse cuenta finalmente de la urgente necesidad de recuperar la confianza del mercado. Una fuente parlamentaria dijo que el presidente de la Cámara Baja, Gianfranco Fini, pretendía que la ley de estabilidad financiera sea aprobada antes del domingo.

"Italia debe recuperar la credibilidad y la confianza, como país primero que todo, para evitar un apretón muy peligroso en los mercados financieros sobre nuestra deuda pública", dijo Napolitano, un ex comunista de 86 años.

La oposición de centroizquierda quiere una urgente formación de un Gobierno de unidad, pero su principal líder Pier Luigi Bersani dijo que era poco probable debido a la resistencia de la centroderecha. Cree que lo más factible sean las elecciones anticipadas.

Berlusconi y sus aliados más cercanos dicen que un Gobierno de unidad nacional, que incluya a la izquierda o a tecnócratas, sería un "golpe" no democrático contra las últimas elecciones del 2008.

Pero un importante número de diputados del PDL parecen oponerse a las elecciones anticipadas.

Temen una victoria de la centroizquierda, como mostraron encuestas de opinión luego de una abrupta caída en la popularidad de Berlusconi por una serie de escándalos sexuales y legales, errores políticos y sobre todo la presión de los mercados extranjeros.

Berlusconi dijo que el secretario del PDL y ex ministro de Justicia, Angelino Alfano, sería el candidato de la centroderecha para primer ministro.

"Renunciaré tan pronto como la ley (de presupuesto) haya sido aprobada, y como pienso que no hay otra mayoría posible, creo que se realizarán elecciones a comienzos de febrero y no seré candidato en ellas", dijo al periódico La Stampa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Italia está en el ojo de la tormenta de deuda de la zona euro porque, al ser la tercera mayor economía de la región, es demasiado grande como para ser rescatada. Sus problemas por lo tanto amenazan la supervivencia de la moneda única.

Pese a la sensación de urgencia que causó la debacle de este miércoles en los mercados, aún existen grandes diferencias entre los partidos políticos acerca de las características del nuevo Gobierno y las reformas del presupuesto y estructurales prometidas para reducir la enorme deuda italiana y mejorar su perspectiva económica.

Ahora ve
Científicos crean la primera prótesis para tortuga impresa en 3D
No te pierdas
×