¿Salvar Europa? China lo piensa 2 veces

El país asiático es uno de los pocos que pueden ayudar a la atribulada eurozona pero no podrá solo; además, recientemente ha disminuido su respaldo a países como España y Grecia, ¿a qué se debe?
bandera china y UE  (Foto: Cortesía Fortune)
Nin-Hai Tseng

Fue por esta época del año pasado cuando la crisis de deuda en curso en Europa atrajo inesperadamente la inversión de China. Funcionarios de la segunda mayor economía del mundo se abalanzaron con la promesa de respaldar a una España atribulada por la deuda, al firmar 7,300 millones de dólares en acuerdos que expandieron las inversiones en todos los sectores, desde la banca hasta la energía. Esto siguió a la promesa de China de respaldar a Grecia, donde los funcionarios firmaron lo que los griegos en aquella época llamaron 'la mayor inversión de China en Europa'.

Todo esto implica que China estaba dispuesta a acudir al rescate de Europa si las cosas tomaban un mal giro. Sobra decir que las cosas se están moviendo en esa dirección a medida que los problemas de deuda de la región se extienden más allá de Grecia y hacia economías mucho más grandes, a saber: Italia. El miércoles pasado, los rendimientos de los bonos italianos superaron el 7%, acercándose a los niveles que anteriormente pusieron a otras naciones de la zona euro a pelear por un rescate. La insistencia del primer ministro Silvio Berlusconi en realizar elecciones en lugar de un crear un Gobierno provisional, amenazó con prolongar la inestabilidad y avivó los temores de una división en la zona euro.

Los acontecimientos, sugieren los analistas, señalan una fase nueva y peligrosa en la crisis de la zona euro.

Pero parece como si el salvador de Europa no estuviera a la vista. Y a medida que la crisis de la deuda continúa enturbiando los mercados, tambaleando las acciones en Wall Street para registrar su peor cierre el pasado miércoles en casi tres meses, parece menos probable que China intervenga de una manera importante.

El mes pasado, los funcionarios europeos viajaron a Pekín para persuadir a los líderes chinos de reforzar las inversiones en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), creado el año pasado para vender bonos y financiar préstamos para países del bloque en dificultades. Los poderes del fondo han sido ampliados recientemente, pero muchos siguen pensando que tiene que ser mucho más grande para poder rescatar a economías más grandes como Italia, que podrían ciertamente necesitar un rescate en cualquier momento.

Al menos por ahora, China ha dejado a Europa lidiar sola con sus problemas de deuda: un marcado revés desde su pronunciado respaldo a Grecia y España meses atrás. Se debe admitir que China no puede salvar por sí solo a la zona euro, ya que los problemas subyacentes de deuda de la región también son profundamente estructurales. Pero el gigante de Asia Oriental es una de las pocas naciones en condiciones de desempeñar un papel importante: China tiene las mayores reservas mundiales de divisas extranjeras con 3.2 billones de dólares.

Hay varias razones por las que China sigue siendo cauteloso, pero gran parte de éstas parecen indicar una falta de visión.

Por un lado, como destacó The Christian Science Monitor recientemente, China probablemente quiere más influencia en la política económica de las naciones de la zona euro; ciertamente un pensamiento aterrador, dada la defectuosa estructura de muchas de las economías periféricas. Incluso si China lograra de algún modo un acuerdo para tener más voz sobre la política a cambio de fondos de rescate, esto probablemente se convertiría en una pesadilla. Después de todo, tener demasiadas voces y un liderazgo no tan fuerte es una de las principales razones por las que las autoridades en Europa no han sido capaces de actuar más rápido.

La retirada de China también podría ser el resultado de una decisión de que invertir en Europa podría ser demasiado arriesgado e incierto, como el Monitor ha señalado. Eso es algo que, obviamente, está molestando a la mayoría de los otros inversionistas, pero sobre todo a China, ya que su fondo de riqueza soberana ha sido puesto bajo escrutinio. Durante la crisis financiera global, las inversiones en ultramar sufrieron grandes pérdidas y Pekín se encuentra bajo presión para hacer inversiones más sabias. También podría ser que China está a la espera de que los funcionarios europeos otorguen concesiones políticas, lo cual el jefe del eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho que es poco probable.

Cualesquiera que sean las razones que lo están frenando, el país asiático tiene más que ganar que perder si juega un papel más importante en el rescate del bloque.

La región es el mayor mercado de exportación de China, por lo que su propia salud económica está en juego si la crisis de deuda en curso sigue erosionando el crecimiento de la zona euro. Es más, como señaló a principios de este año el experto en China de la Universidad de California en San Diego, Barry Naughton, ayudar a Europa podría impulsar la imagen global de China. El país ha sido criticado por infravalorar su moneda artificialmente y por mantener vastas reservas de moneda extranjera. Renunciar a algunas de esas reservas para ayudar a Europa y, por extensión, al mundo en general, potencialmente podría eliminar la presión sobre China.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y aunque la ayuda china podría fácilmente incitar a la oposición europea (como fue el caso el mes pasado cuando el presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió ayuda a China), la región podría ser capaz de evitar algo mucho más desastroso si simplemente fuera más abierto ante sus vecinos orientales. Después de todo, el Banco Central Europeo ha reiterado que no tiene mandato para actuar como prestamista de último recurso y se ha negado a imprimir dinero. El fondo de rescate de la Unión Europea es claramente insuficiente, mientras que los ministros de finanzas de la región no han presentado ningún plan claro sobre cómo ampliarlo.

Si China no da un paso al frente, es difícil pensar quién podría hacerlo.

Ahora ve
La Comisión Europea y el Reino Unido pactaron los términos de su divorcio
No te pierdas
×