Crecimiento del PIB, ¿sólo un espejismo?

La economía mexicana es vulnerable a los choques externos pese a haber crecido 4.5%: analistas; el país enfrenta problemas estructurales y una caída en la actividad de EU le afectará, advierten.
PIB EU  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La economía mexicana enfrenta un entorno complicado, a pesar de haber crecido un 4.5% anual al tercer trimestre de 2011, por lo que no debe caerse en un exceso de confianza, advierten economistas.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es "una señal positiva, de mayor fortaleza en el mercado interno que está ganando fuerza, pero no hay que olvidar que estamos en un entorno global muy complicado y hay riesgos en el ámbito internacional que tendrían un impacto sobre la actividad económica de México, dependiendo de cómo se vayan dando las cosas", dice el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa.

Son datos positivos, pero no hay que confiarse en el sentido de que ya se resolvieron los grandes retos que enfrenta la economía mexicana, señala a su vez Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México.

"Hay que seguir trabajando y atender los retos fundamentales de productividad; mientras no los resolvamos, esta economía no amplía su capacidad de producción y estaría limitada para crear empleo en la dimensión que se requiere", advierte.

La incorporación de los datos del tercer trimestre permite prever un crecimiento en 2011 ligeramente mayor al 3.8% esperado. Sin embargo, un cambio negativo en el desempeño dependerá de factores externos, ya que la vulnerabilidad de la economía mexicana se debe a su apertura comercial y a la liquidez de su moneda, agrega Samuel Moreno, economista de Invex Grupo Financiero.

Se percibe un entorno externo difícil que podría complicarse hacia fin de año y afectar a México a partir de 2012. Por un lado, persisten los riesgos recesivos sobre Estados Unidos, alimentados principalmente por la situación en Europa y la creciente preocupación respecto a su presupuesto y déficit.

Además, la continuidad de la inestabilidad financiera y una posible contracción del crédito internacional afectarían negativamente el flujo de capitales hacia México y provocarían el incremento significativo de los costos de financiamiento, puntualiza en un reporte sobre el crecimiento del PIB.

Este martes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que la economía mexicana se expandió más de lo esperado en el tercer trimestre al crecer 1.34% y 4.5% anualizado, apoyada en su enorme sector servicios, pero podría perder fuerza más adelante ya que la industria vinculada a Estados Unidos registró su menor productividad en dos años y medio.

El crecimiento que ha registrado la economía mexicana "sí se refleja en una generación de nuevas fuentes de trabajo", precisa Mario Correa. Sin embargo, también resalta que la tasa de desempleo se mantiene en niveles elevados porque "tenemos un problema estructural en el mercado laboral".

Considerando las rigideces estructurales y limitaciones que tiene la economía mexicana, una tasa de crecimiento como la reportada se encuentra muy cerca del potencial que tiene.

"Si se implementaran las reformas estructurales, ese potencial de crecimiento sería bastante mayor, quizá hasta dos puntos porcentuales y hablaríamos de crecimientos de 6 o 7%; pero no tenemos esa situación, nuestros mercados no son todavía suficientemente eficientes, ni flexibles como para generar esos ritmos de crecimiento".

Desde luego, la cifra del PIB impulsa la generación de empleos, subraya, "pero sigue estando limitada por las condiciones del mercado laboral. Esas rigideces que tenemos y una ley que no ayuda a la generación de empleos".

El reto para combatir el desempleo es aumentar la productividad y propiciar una mayor inversión bruta fija. "Sin estos dos elementos es difícil que la economía se expanda y genere esa atracción del empleo que requerimos", indica Armenta.

"Hay un tema muy complicado de resolver, que es la distribución del ingreso; para eso primero hay que crecer, después crear nuevos empleos y mejor remunerados".

Sin embargo, una mejor distribución del ingreso y resolver el problema de la pobreza en México tiene que ver con factores de productividad. "Aun cuando quisiéramos que el empleo fuera mejor remunerado, mientras no tenga un sustento de productividad, lejos de aliviar el conflicto lo agrandaría, porque simplemente estaríamos enmascarando una situación que no está resuelta", destaca la investigadora del Tec.

Para el grupo financiero Monex, la posibilidad de una recesión en Europa incrementaría el riesgo de contagio hacia Estados Unidos y, en consecuencia, terminaría por afectar de manera indirecta a México.

El riesgo más importante para el crecimiento global del año entrante lo representa Europa, en donde el escenario más probable que se está configurando es el de una recesión. Por ahora, no se espera que la baja en la actividad económica europea sea larga, aunque de presentarse un estancamiento de mayor duración y profundidad, la posibilidad de contagio a EU es alta, alerta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En este sentido, el área de Análisis de Banamex Citi considera que en términos de actividad económica, los riesgos de contagio directo de una crisis en la Eurozona son limitados para México, mientras que los indirectos realmente dependerán del impacto de la crisis sobre Estados Unidos.

"Es poco probable que los efectos directos sobre México sean desproporcionados. En cuanto a los efectos indirectos, nuestra principal preocupación sería determinar la extensión en que la recesión de la eurozona afecte la demanda por exportaciones de EU, ya que esto, a su vez, afectaría la demanda de insumos mexicanos incorporados a esas exportaciones".

Ahora ve
Este panda disfruta de la nieve en Washington como pocos
No te pierdas
×