Inversionistas… sin acción de gracias

Expertos temen que las acciones tengan más espacio para caer antes de fin de año por Europa; la incógnita es si la crisis de deuda conducirá después a una importante caída en las ganancias.
wall street traders  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

La Reserva Federal de EU (Fed) ha pedido que los bancos de Wall Street se examinen para estimar las pérdidas que registrarían en caso de que una plaga financiera descienda sobre Europa y Estados Unidos.

Alemania sufrió una falta de demanda para sus supuestos bonos soberanos seguros, mientras que China, una de las pocas economías mundiales que aún avanza, comienza a mostrar señales de fatiga. 

No es de extrañar que los inversionistas estén hoy de mal humor a pesar de que cenarán pavo por el día de Acción de Gracias; después de todo, las acciones bursátiles han perdido todo su sabroso relleno (perdón por la analogía).

El precipitado desplome del mercado en noviembre -el índice S&P 500 ha perdido 7% en lo que va del mes- ha hecho que los expertos se pregunten si la buena racha de octubre fue sólo una falacia, un espejismo.

Por desgracia, los problemas que afectan a la economía global no terminaron en octubre, y los inversionistas ahora están recordándolo. De hecho, algunos estrategas temen que las acciones tengan más espacio para caer antes de fin de año, pues los inversionistas pecaron de entusiasmo en octubre. Después de todo, el S&P 500 escaló más de 10% en ese mes. 

"Este mercado puede ponerse peor en poco tiempo. Mi percepción es que las personas no están preocupadas lo suficiente por lo que sucede en Europa", advierte Jack Ablin, director de inversiones en la firma Harris Private Bank. En su opinión, parece que al menos un país (si no es que más) de la zona euro incurrirá en impago de sus deudas, si bien no está claro qué impacto tendría tal default sobre los bancos y la economía estadounidenses.

Los inversionistas, por su parte, primero venden y después preguntan. Las nuevas pruebas de solvencia exigidas por la Fed han despertado el nerviosismo de algunos sobre qué ocurrirá si Bank of America, Citigroup, JPMorgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Wells Fargo reprueban los tests de estrés y necesitan aumentar su capital. 

Tampoco está claro si las tribulaciones de Europa afectarán de forma significativa el crecimiento de China, India, Brasil y otros mercados emergentes. Pero el reporte preliminar publicado el pasado miércoles sobre la caída de la actividad manufacturera china es preocupante. Eso significa que los inversionistas tienen más razones para temer que para ser optimistas. 

¿Otra gran preocupación? La política. Las disputas de las autoridades europeas en torno a cómo resolver la crisis de deuda no inspiran confianza entre los inversionistas, tampoco el hecho de que los legisladores estadounidenses no lograron acordar un plan para atajar los crecientes problemas del déficit nacional. La incapacidad del Súper Comité de deuda para alcanzar un acuerdo esta semana les recordó a muchos la debacle vivida el pasado agosto, cuando el Congreso debía pactar el aumento del techo estatutario de la deuda, que culminó con la rebaja aplicada por Standard & Poor's a la perfecta calificación crediticia triple A de la deuda estadounidense. 

Jeffrey Saut, estratega de inversiones en Raymond James Financial, indica que el mercado podría no recuperarse hasta que los políticos de Europa y de Estados Unidos formulen soluciones económicas viables y de largo plazo, y no sólo parches temporales. "Los mercados no deberían hacer esto, pero es la suma de un Gobierno disfuncional, la absoluta falta de liderazgo de este país y los problemas en los mercados de deuda europea. Alguien debe asumir la responsabilidad en Europa para prestar apoyo a la deuda. No pueden permitir que Italia caiga", dice. 

Sobra decir que el colapso de Italia sería catastrófico, el peor escenario posible. Pero asumiendo que Europa logre finalmente salir del atolladero, ¿no deberían recuperarse las acciones? 

Así lo cree Kate Warne, estratega de inversión en la firma Edward Jones. Ella opina que los inversionistas han ignorado las buenas ganancias reportadas en Estados Unidos. El fabricante de maquinaria agrícola Deere & Co., por ejemplo, fue la última firma de renombre en registrar una fuerte ganancia y ofrecer también una perspectiva decente. Sus títulos subieron 4% el miércoles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los gobiernos están batallando, pero a las compañías les va bien. Los inversionistas se están enfocando enteramente en la deuda soberana. Desde luego, la gran incógnita es si los problemas de deuda en Europa (y en Estados Unidos) conducirán a la larga a una importante caída en las ganancias. Ante eso, no podemos culpar a los inversionistas de ver el vaso medio lleno. 

Incluso Warne concede que hay algunos catalizadores en el horizonte que pueden corregir el desempeño del mercado. "¿Qué se necesita? Tiempo", puntualiza.

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×