El tipo de cambio, a sufrir por Europa

La falta de medidas para solucionar la crisis en la eurozona presionará al peso, afirman analistas; es posible alcanzar niveles de hasta 14.50 pesos por dólar si las condiciones no mejoran, advierten.
Pesos  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Para el peso mexicano se avecinan jornadas bajo presión por la crisis en la zona euro, advierten economistas, que prevén un tipo de cambio con más posibilidades de depreciarse que fortalecerse, incluso a pesar de que México cuenta con argumentos para enfrentar embates externos.

"Europa es el foco de volatilidad para el peso, que podría llegar arriba de 14.50, toda vez que su potencial de debilidad es bastante alto", dice Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero.

El especialista considera que la conjunción de varios elementos -tanto en Estados Unidos como en Europa- puede facilitar este tipo de debilidad. 

Así, la falta de acuerdos entre los líderes de la Eurozona para resolver un problema que amenaza con llevar a la región a la recesión mantendrá al tipo de cambio oscilando dentro de un rango de 14.20 a 14.50 pesos por dólar.

De hecho, no se descarta que en algún momento rebase la cotización de 14.50 si los problemas en Europa se recrudecen. En lo que va del presente año, el tipo de cambio se ha depreciado 14.8% en su modalidad spot.

El peso mexicano, en su valor a 48 horas, se apreció este jueves 0.21%, para ubicarse en 14.1930/14.2000 unidades, según el precio final del Banco de México, y tras caer en la víspera a sus menores niveles en más de dos años y medio. Sin embargo, el avance fue contenido por dudas sobre la capacidad de Europa para resolver su crisis de deuda.

Frente a los temores de que la eurozona sea incapaz de resolver el problema del sobreendeudamiento de algunos de los países, los inversionistas han optado por reducir su exposición en activos considerados riesgosos, como podrían ser las acciones o los bonos mexicanos, y se han refugiado principalmente en bonos del Tesoro de EU, menciona Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa. "Mientras no existan medidas concretas en la Unión Europea, seguiremos viendo presión sobre el peso, que puede oscilar en un rango de 14.20 hasta 14.50 pesos por dólar en las próximas jornadas, siempre y cuando no se tenga nada claro de qué pasará en Europa".

También preocupa que al factor de la eurozona se sumen los riesgos de una posible baja en la calificación de Japón y de Francia, pero "no esperaría que supere los 14.50", dice Copca.

El peso enfrenta presiones por diversos factores, agrega Eduardo Ávila, de Monex. Entre ellos cita el fracaso del súper comité en EU que no logró llegar a un acuerdo para reducir el déficit fiscal en ese país, las presiones que contagian a la deuda alemana y, sobre todo, que el cambio de los primeros ministros en Italia y Grecia no ha dado resultados rápidos.

"Los inversionistas se han refugiado en instrumentos que consideran seguros, como es el bono de EU a 10 años y parece que no hay una migración muy favorable, sobre todo a deuda de los mercados emergentes", señala.

Si bien resalta que se sigue captando inversión extranjera en el mercado de deuda mexicano, ha sido a un ritmo menor por este ‘vuelo a la calidad'. Este jueves, la aversión por el riesgo aumentó la tasa del bono mexicano M24 hacia niveles de 6.91%, mientras que la tasa del Gt10 -que ayer no operó por la festividad del Día de Gracias en EU, finalizaba el miércoles en 1.88% desde 1.91% previo.

"La volatilidad seguirá hasta que se solucione la crisis en Europa, el problema es que van para largo y veremos periodos de apreciación del peso en momentos en que haya ausencia de noticias negativas en Europa y lapsos de turbulencia como los actuales", expone el subdirector de Análisis Económico de Monex.

Ante este escenario, la posibilidad de que el Banco de México recorte en 0.25 puntos su tasa de interés el próximo 2 de diciembre, que será la última reunión de política monetaria de 2011, se diluye y la expectativa es que el primer movimiento se dé tan pronto como el primer trimestre del próximo año.

El riesgo de una depreciación del peso es que pueda trasmitirse a la inflación, pero Ávila no espera que las empresas mexicanas lo reflejen en mayores precios de sus productos. "Lo pensaría dos veces para trasmitir ese costo al consumidor, principalmente por la pérdida de mercado que podría enfrentar".

La declaración de la canciller de Alemania, Angela Merkel, de mantener su negativa sobre la emisión de deuda conjunta como una solución a la crisis fue un factor de presión para el peso, indica Banco Base.

Por lo cual, estima que la incertidumbre en los mercados financieros permanece en el corto plazo reduciendo significativamente la demanda por activos con alto rendimiento. Además, el rendimiento del bono de Italia a 10 años vuelve a situarse por arriba del 7% mientras que debido a la aversión al riesgo el rendimiento del bono de México a 10 años se incrementó a 6.691%, su mayor nivel en casi dos meses.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×