Europa en la lona: ¿contagio global?

La crisis de deuda que inicialmente tocó a tres países ya contagió a la región, advierten analistas; si no hay acuerdos pronto en la Unión Europea, el daño puede trasmitirse a escala global, afirman.
economia  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La crisis de deuda en Europa, que afecta a tres economías -Irlanda, Portugal y Grecia-, se ha convertido en un factor de riesgo no sólo para la estabilidad de la región, sino que amenaza con contagiar al mundo, advierten especialistas.

"Los mercados financieros ya rebasaron a la autoridad en la eurozona, y mientras las autoridades europeas discuten y toman su tiempo en analizar y evaluar propuestas, los inversionistas y las calificadoras no esperan", señalan Javier Lozano y Rafael Camarena, economistas de Análisis Santander.

En estos momentos en Europa se vive un "efecto dominó", dice Erick Urtuzuástegui, economista en jefe de la consultoría Prognosis. El problema que inicia con Irlanda y Portugal y continúa con Grecia no ha tenido una solución y los mercados han lanzado un ataque especulativo contra el papel de los países de la zona y eso hace insostenibles las tasas de interés.

"Si las autoridades europeas no aplican medidas contundentes, que sean creíbles y que los nuevos gobiernos de Italia y Grecia logren recuperar la confianza de los inversionistas, persistirá la volatilidad", agrega.

Aunque en su escenario central no se contempla una crisis fuerte que contagie a la economía mundial, no descarta que si hay un default desordenado de algún país en la eurozona, con una crisis bancaria fuerte, entonces habría un impacto a nivel global.

"Sale más caro incurrir en una crisis, no resolver el problema o que se desintegre la Unión Europea, que el establecer medidas contundentes para solucionar el problema", puntualiza.

El banco UBS trató de evaluar lo que costaría si Alemania realmente se separara. Los analistas calcularon que separarse de la zona euro costaría alrededor de 20 a 25% del PIB del país, o entre 6,000 y 8,000 euros por ciudadano alemán, por adelantado. Luego, le costaría a cada uno alrededor de 3,500 a 4,000 euros por cada año en sucesión.

Por el contrario, UBS calculó que si la eurozona absorbiera 50% de la deuda de Grecia, Irlanda y Portugal, costaría un poco más de 1,000 euros por cada alemán en un solo golpe. Eso es un resultado mucho mejor que hacerlo solo.

La crisis que vive ahora la Unión Europea ya es sistémica, resalta Gabriela Siller. La directora de Análisis Económico de Banco Base alerta que el problema por el que ahora pasan varias economías de la región -que ha llevado a las calificadoras a recortar sus notas-, no es más que consecuencia de que Grecia siga en la eurozona.

"En Europa, los mercados ya rebasaron a las autoridades porque no hay acuerdos, y la solución más rápida sería sacar a Grecia de la zona euro, pero no se ve cómo pueda salir ahora, pero es algo que terminará pasando", expone.

En su opinión, de no haber una rápida salida a esta crisis, habrá un contagio mundial. "La recesión ya es inminente en Europa y lo que estamos viendo de rebajas en las calificaciones de algunos países de alguna forma restringe el crédito, pero no prevemos que se presente una situación similar a la que se vivió en 2009 con la quiebra de Lehman Brothers".

El mercado está tomando más sensiblemente las noticias relacionadas con Alemania y Francia, que de alguna forma son los que están tratando de solucionar esta crisis. La próxima semana se tendrá la reunión de los ministros de la Unión Europea y "seguramente veremos volatilidad en los mercados que si esperan soluciones viables se pondrán optimistas, pero no vemos que se resuelvan los problemas en el corto plazo, más que Grecia salga de la zona euro", dice Siller.

Mientras las autoridades discuten y se toman su tiempo en analizar y evaluar propuestas, los mercados y las calificadoras no esperan, agregan los economistas de Análisis Santander. El costo de asegurar la deuda soberana europea contra default, medido por los credit default swaps del promedio de los 15 principales países europeos, se elevó tres puntos base el jueves a un nivel récord de 381 puntos base.

"Habrá qué ver si en algún  momento el BCE opta por nuevas medidas de liquidez como las utilizadas en los últimos años (operaciones de refinanciamiento de dos y tres años) para compensar por su incapacidad para actuar como prestamista de última instancia", subrayan.

Diversos analistas consideran que el contagio de la crisis de deuda soberana europea solamente puede ser detenido por dos métodos: a) La emisión conjunta de bonos de la zona del euro; o b) Que el Banco Central Europeo se convierta en el prestamista de última instancia mediante la compra de grandes cantidades de bonos de los países endeudados de la zona del euro.

Alemania se opone a la emisión conjunta de bonos, porque le significaría un alza en sus tasas de interés, un mayor costo para los contribuyentes alemanes y pondría en riesgo su calificación AAA.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×