Europa ve nuevo pacto ante la crisis

Los líderes de la región buscan otro acuerdo para asegurar un control presupuestario en la eurozona; pretenden lograr una integración fiscal y económica pese a los obstáculos políticos que enfrentan.
bandera euro  (Foto: Thinkstock)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Bajo la presión para evitar un colapso financiero, los líderes europeos están trabajando en un nuevo plan para asegurar la disciplina fiscal en toda la zona euro.

Se espera que la propuesta dé a la Unión Europea una mayor autoridad sobre las políticas presupuestarias de los países individuales de la eurozona y establezca penas más estrictas por desobedecer las reglas.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dijo el lunes que presentará una "hoja de ruta" del plan a los jefes de Estado de la Unión Europea en la próxima reunión del Consejo, el 9 de diciembre.

"Nuestro objetivo es alcanzar reglas vinculantes para asegurar una fuerte disciplina fiscal y económica en todos los países que vaya de la mano con la integración fiscal y económica en la zona euro en su conjunto", dijo Van Rompuy, tras una reunión en Washington con el presidente Obama.

Obama elogió los esfuerzos realizados por líderes de la Unión Europea para hacer frente a la crisis de la deuda, y agregó que Estados Unidos "está dispuesto a hacer nuestra parte para ayudar a resolver este problema"

La mención de una mayor 'integración' fiscal y económica no es nueva, y los políticos de la Unión Europea ya han adoptado medidas en esa dirección.

Las nuevas políticas de gobernanza económica entrarán en vigor en cuestión de semanas, señaló el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, quien también se reunió con Obama. Barroso añadió que la semana pasada presentó propuestas para fortalecer la supervisión y el cumplimiento del presupuesto en toda la eurozona.

"El camino a seguir en Europa es a través de una mayor integración", dijo. "Esta crisis ha provocado una aceleración de la historia y tenemos que estar listos hoy para tomar las medidas que se habían previsto sólo para el mañana".

Muchos economistas dicen que la Unión Europea tiene que avanzar hacia una llamada unión fiscal para garantizar la sustentabilidad de la unión monetaria y de divisa existente. Hasta hace poco, la creación de una política más centralizada de decisiones sobre el gasto público y los niveles de deuda se había visto obstaculizada por cuestiones de soberanía nacional.

La presión llega a medida que la larga crisis de deuda de la región afecta a los principales miembros del bloque del euro, provocando llamados por una respuesta inmediata y decisiva.

El lunes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dijo que se necesitan medidas urgentes para frenar la expansión de la crisis de deuda y evitar una desaceleración económica mundial.

"La situación en la zona euro se está deteriorando rápidamente y el contagio se está extendiendo", dijo el economista en jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan. "Las políticas siguen estando retrasadas".

La agencia calificadora Moody's también advirtió que la crisis bancaria y de deuda de la zona euro pone en peligro la solvencia de todas las naciones de esa área.

A pesar de las serias advertencias, las acciones en Europa y Estados Unidos registraron alzas mientras los inversionistas apostaban a que los funcionarios de la eurozona finalmente presentarían una respuesta de políticas significativa.

Los inversionistas han estado pidiendo al BCE que abandone su oposición a financiar a los gobiernos de la zona euro en problemas y que se comprometa a la compra ilimitada de deuda soberana. El banco es ampliamente visto como la única institución con la capacidad financiera para responder con rapidez, y restaurar la confianza en los mercados financieros.

Pero el BCE se ha resistido.

El Banco Central argumenta que la intervención ilimitada violaría su mandato y podría permitir a los gobiernos evitar hacer reformas difíciles.

Los funcionarios del BCE han dicho que los gobiernos deben mostrar progreso en recortes de gastos y en el pago de la deuda antes de que considere proporcionar apoyo adicional.

Algunos analistas dicen que las discusiones de un nuevo pacto de gobernabilidad está diseñadas para proporcionar al BCE algunas garantías de que los gobiernos de la zona euro seguirán adelante en las reformas prometidas.

Se espera que el pacto sea limitado a las 17 naciones que usan el euro, lo que podría facilitar su implementación porque el acuerdo no tendría que ser ratificado por los 27 miembros de la Unión Europea. También puede ser promulgado sin tener que reescribir los tratados de la Unión Europea, según los informes.

Sin embargo, en el pasado, las autoridades en Europa han hecho intentos similares para aumentar la integración, tales como el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el cual no logró gran cosa. Además, las medidas que las autoridades han adoptado hasta la fecha han hecho poco por prevenir la expansión de la crisis de deuda.

Holger Schmieding, economista en jefe de Berenberg Bank, espera que Alemania y el BCE abandonen finalmente su oposición a la compra de más bonos, aunque no antes de que más agitación enturbie los mercados.

"Podemos acercarnos incómodamente al escenario apocalíptico o a un choque catastrófico que podría poner a la economía alemana en picada y provocar la peor crisis política en Europa desde 1961", escribió Schmieding en una nota a clientes.

En lo que podría ser una prueba crucial, esta semana traerá las subastas de deuda pública por parte de varias naciones de la zona del euro, entre ellas Italia, España, Francia y Bélgica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Prevemos que el mercado requerirá de un fuerte apoyo por parte del BCE para hacer frente a la oferta", dijo Gary Jenkins, jefe de renta fija de Evolution Securities.

Bélgica vendió exitosamente un valor de 2,000 millones de euros en bonos el lunes, aunque las tasas de interés fueron considerablemente más altas. La nación se vio forzada a adoptar un nuevo presupuesto el fin de semana después de que Standard & Poor's rebajara su calificación de crédito, el viernes pasado.

Ahora ve
Estas son las nueve mejores cámaras para fotografiar tus viajes
No te pierdas
×