El BCE limita ayuda a la eurozona

El Banco Central Europeo anunció medidas extraordinarias para dar liquidez al sector bancario; pero se negó a ofrecer medidas adicionales, como una mayor intervención en la compra de bonos.
merkel alemana canciller union fiscal 2  (Foto: CNN)
FRÁNCFORT/MARSELLA (CNN) -

El Banco Central Europeo (BCE) anunció el jueves una baja de la tasa de interés y medidas para dar liquidez a los bancos, en un intento por suavizar la recesión que se avecina y evitar una crisis de crédito, pero tomó distancia de medidas más decisivas que ayuden a contener los problemas de la zona euro.

El BCE recortó su principal tasa en un cuarto de punto porcentual, a un mínimo histórico de 1%, en medio de un recrudecimiento de la crisis de deuda.

Sin embargo, el presidente del BCE, Mario Draghi, desalentó las expectativas de que el banco vaya a intensificar masivamente sus compras de bonos de los Gobiernos de la zona euro si los líderes políticos acuerdan reforzar la unión fiscal entre los países durante una cumbre de esta semana.

Draghi dijo que el fondo de rescate de la zona euro seguía siendo la principal herramienta para evitar que la crisis se expanda, pese a los límites que impone su apalancamiento, y agregó que era ilegal que el BCE o los bancos centrales nacionales prestaran dinero al FMI para que compre bonos de la eurozona.

Estas declaraciones decepcionaron a los mercados, ya que parecen descartar una medida que se consideraba necesaria para frenar el alza en los costos de endeudamiento de los países periféricos de la zona euro.

Para contrarrestar esa aparente falta de acción, Draghi anunció una acción sin precedentes para apoyar a los bancos europeos carentes de fondos con ofertas de liquidez de tres años y normas de garantías más flexibles.

"Las tensiones que se han intensificado en los mercados financieros siguen frenando la actividad económica en la zona euro y el panorama se mantiene sujeto a una alta incertidumbre y a riesgos sustanciales", dijo Draghi, en un panorama no muy alentador.

El vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, explicó que el BCE todavía tiene armas en su arsenal para luchar contra la crisis de deuda de la zona euro, y las usará si es necesario.

"EL BCE es además abierto de mente para extender su política monetaria no estándar dentro de su mandato, cuando las circunstancias así lo requieren, como lo hemos demostrado hoy (jueves)", dijo Constancio en un discurso en el Foro de Tasas de Interés, luego que el BCE recortara las tasas de interés a un mínimo récord de 1,0 por ciento.

"En general, tenemos las herramientas disponibles", añadió.

Sin embargo, también dijo que la principal responsabilidad de resolver la crisis está en los gobiernos y la Unión Europea.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, puso de manifiesto el peligro que enfrenta el área monetaria de 17 naciones, antes de su octava cumbre del año para analizar la crisis, en un discurso ante líderes conservadores europeos en la ciudad portuaria francesa de Marsella.

"Nunca el riesgo de que Europa explote fue tan grande", dijo Sarkozy a líderes entre los que estaban la canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de las instituciones de la UE.

"El diagnóstico es que el euro, que debe inspirar confianza, no está inspirando esta confianza. El diagnóstico es que tenemos un par de semanas para decidir, porque el tiempo está trabajando en contra nuestra (...) Si no hay acuerdo el viernes, no habrá una segunda oportunidad", agregó el líder francés.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, utilizó palabras que recordaron a las usadas por el ex presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, con el propósito de instar a los líderes de la UE a dejar de lado las marcadas diferencias y apoyar su moneda común.

"Lo que espero de todos los jefes de los gobiernos es que no digan lo que no pueden hacer, sino lo que van a hacer por Europa. Todo el mundo nos está mirando y lo que el mundo espera de nosotros no son más problemas nacionales sino soluciones europeas", agregó.

Francia y Alemania utilizaron la reunión de Marsella para abogar por modificar el tratado de la Unión Europea para endurecer la disciplina presupuestaria, el cual quieren tener listo en marzo. Sin embargo, varios países se muestran escépticos.

Los puntos de vista, a menudo contradictorios, se vieron ilustrados por dos comentarios de líderes europeos que se produjeron con pocas horas de diferencia.

El ministro francés de Asuntos Europeos dijo que la suerte del euro estaba en juego.

"Esto significa (...) que el euro puede explotar y que Europa se separe. Esto sería una catástrofe no sólo para Europa sino para el mundo", dijo Jean Leonetti al Canal + de televisión.

Sin embargo, el presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro dijo que el bloque moneda no está en riesgo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El euro subió inicialmente en los mercados de divisas tras la decisión del BCE, pero luego pasó a negativo ante la decepción porque Draghi no comprometió medidas tales como un aumento de las compras de bonos soberanos.

Un sondeo de Reuters entre 57 economistas mostró que 33 ellos creen que la zona euro probablemente sobrevivirá en su forma actual, pero 38 de los consultados creen que la cumbre de esta semana fracasará en su intento de ofrecer una solución decisiva a la crisis de deuda.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×