China se impone contra la inflación

Pese a que el nivel de precios parece ceder, expertos ven preocupante la desaceleración económica; el Gobierno ha tenido éxito en limitar el crédito al sistema financiero de ese país.
china economia inflacion.jpg  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Annalyn Censky
NUEVA YORK -

La inflación en China está perdiendo fuerza, por lo que ahora las preocupaciones se dirigen más al crecimiento económico del país, que también ha perdido ímpetu. 

En noviembre, los precios de la nación asiática registraron una subida del 4.2% con respecto al año previo, de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado este viernes por la Oficina Nacional de Estadísticas de China. 

Comparado con la inflación del 3.5% en Estados Unidos, esa alza puede parecer rápida, pero para los consumidores chinos significa una desaceleración muy bienvenida, ya que los precios habían escalado hasta un 6.5% en los 12 meses que finalizaron el pasado julio. De hecho, la tasa inflacionaria de noviembre es la más baja registrada desde septiembre del año pasado. 

Los precios en los productos agrícolas han descendido recientemente, lo que condujo a un menor aumento en los precios de los alimentos en China. En noviembre, los precios de los alimentos reportaron un alza interanual del 8.8%; mientras que apenas cinco meses antes, habían subido un impresionante 14.8%.

Los alimentos representan aproximadamente una tercera parte de la cifra oficial del IPC, pero en realidad, representan mucho más para el gasto típico de una familia china. Con todo, aunque una menor inflación ofrece cierto alivio a los bolsillos de esos hogares, viene acompañada por algunos 'nubarrones' en el frente del crecimiento económico. 

En los esfuerzos del Gobierno chino por combatir la galopante inflación, las autoridades han restringido el crédito en el sistema financiero del país, y han intentado enfriar un poco el sobrecalentado sector inmobiliario. Esos esfuerzos hoy parecen estar contribuyendo a un crecimiento económico que parece ralentizarse más rápido de lo deseado, en un momento en que el país también se ve afectado por una debilitada demanda de Europa y Estados Unidos. 

La última lectura oficial del Producto Interno Bruto (PIB) mostró que la economía china creció 9.1% en el tercer trimestre -un crecimiento todavía acelerado, pero inferior al que reportaba en los primeros seis meses del año. Además, un reporte de la actividad fabril china reflejó que el sector manufacturero se había contraído en octubre, registrando su desempeño más débil desde 2009. Un informe independiente, divulgado este viernes, mostraba que la producción industrial se había desacelerado considerablemente en noviembre.

Así que, si bien una menor inflación es exactamente lo que las autoridades chinas habían ordenado, tal vez ahora tengan que centrar su atención en otro punto: apuntalar el crecimiento económico. 

"Con miras al 2012, el principal riesgo macro de China es transitar rápidamente de la inflación al crecimiento", escribió en una nota Qu Hongbin, codirector de Investigación Económica para Asia del banco HSBC. 

El Banco Popular de China ya ha comenzado a revertir sus políticas restrictivas. La semana pasada anunció que reduciría la cantidad de dinero exigida a los bancos como reserva, en lo que es el primer recorte a la llamada 'ratio de reserva obligatoria' desde 2008.

Ahora todos los ojos están puestos en su reunión anual sobre economía, la ‘Central Economic Working Conference', programada para la próxima semana, donde el Gobierno chino establece sus objetivos para la política económica del año entrante.

"Creemos que el cambio en el enfoque de la política, que se alejará del combate a la inflación y se centrará en mantener un crecimiento estable, posiblemente se haga oficial cuando los altos funcionarios del país se reúnan en la Conferencia la próxima semana", anticipó en un informe Yu Song, analista de Gao Hua Securities, en Beijing.

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×