Propuestas fiscales ‘disparatadas’ en EU

El candidato Newt Gingrich reduciría la recaudación del gobierno en 1.3 billones de dólares en 2015; expertos cuestionan la viabilidad del plan del republicano, quien va adelante en las encuestas.
gingrich aspirante republicano  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Charles Riley
NUEVA YORK -

Todo aspirante republicano a la candidatura presidencial tiene su plan para reducir impuestos.

Sin embargo, el plan de un candidato en especial ha sido considerado tan agresivo que podría abrir un enorme hueco en el presupuesto federal, conducir a un gran déficit y otorgar a los estadounidenses más ricos una gigantesca exención tributaria.

Ese candidato es Newt Gingrich, quien lleva la delantera en las encuestas.

De acuerdo con un nuevo análisis, el esquema tributario de Gingrich reduciría la recaudación gubernamental en 1.3 billones de dólares, o un pasmoso 35% en el 2015, el primer año en que el plan se implementaría integralmente. 

"Es un desvarío. Es un recorte impositivo muy grande", resume Roberton Williams, investigador del organismo independiente Tax Policy Center, responsable del análisis. 

Gingrich quiere añadir al actual código fiscal un impuesto fijo opcional del 15% sobre la renta, con una deducción de 12,000 dólares por persona. Además, el republicano quisiera eliminar el impuesto estatal y el impuesto a las ganancias de capital. 

Para las empresas, Gingrich quiere reducir el impuesto sobre sociedades del actual 35% a 12.5%, una medida que ubicaría esta tasa entre las más bajas del mundo industrializado, después de haber estado entre las más altas.

Todas esas reducciones impositivas se traducirían en mucho menos dinero para las arcas del Gobierno federal. Para equilibrar el presupuesto, el gasto público tendría que ser recortado en cantidades asombrosas. Y eso, como ya lo dejó claro el actual Congreso, es prácticamente imposible.

El Súper Comité legislativo de deuda, por ejemplo, intentó alcanzar ahorros por 1.2 billones de dólares en un lapso de 10 años. Y fracasó. El plan de Gingrich, por su parte, crearía una brecha de 1.3 billones de dólares tan sólo en un año.

"Este plan significa enormes déficits. O monumentales recortes forzados al gasto. O ambos", señala Williams.

Pero el esquema de Gingrich no contempla elevar la tributación; por el contrario, la disminuiría considerablemente. El 70% de los estadounidenses pagarían menos impuestos bajo el plan del republicano, según el análisis, con ahorros promedio de 7,000 dólares frente a la política tributaria actual.

Las personas con los ingresos más altos serían los más beneficiados. Un total de 99.9% de los estadounidenses con ingresos superiores al millón de dólares recibirían una exención fiscal. ¿Su ahorro promedio? 613,000 dólares, lo que supone que sus ingresos después de impuestos verían un aumento del 28.7%. 

La tasa impositiva pagada por esas personas caería a 11.9%, una reducción de casi un 20%. Entretanto, los estadounidenses que ganan menos de 100,000 dólares verían sus tasas impositivas caer al rango de entre 0.5% y 3.1%. 

El personal de campaña de Gingrich no respondió a nuestra solicitud de comentario.

Cuando fue anunciado por primera vez, el plan fiscal del aspirante republicano no fue examinado a profundidad. Pero ahora que encabeza las listas de los favoritos para luchar por la Casa Blanca, sus planes en materia económica han recibido más atención.

El plan, por lo demás, guarda ciertas semejanzas con el del gobernador de Texas, Rick Perry, pero los recortes tributarios propuestos por Gingrich van incluso más lejos. Por ejemplo:, Perry añadiría un impuesto fijo opcional del 20% y recortaría el impuesto sobre sociedades para dejarlo en 20%; Gingrich, en cambio, quiere que el impuesto fijo opcional quede en 15%, mientras que la tasa que pagarían las empresas se fijaría en 12.5%.   

Al igual que el esquema propuesto por Perry, los contribuyentes podrán elegir si quieren pagar el impuesto fijo o realizar su declaración fiscal conforme al código vigente. Tanto Perry como Gingrich han comunicado sus impuestos fijos opcionales como una manera de simplificar el proceso de la declaración fiscal.

Sin embargo, los expertos han cuestionado la idea: arguyen que añadir un impuesto adicional requeriría preparar múltiples declaraciones para asegurarse de que se elige la tasa más baja.

"No es una reforma fiscal; si dejas en vigor el antiguo código fiscal, no estás haciendo una reforma. Lo haría todo mucho más complejo", señala Williams.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si Gingrich sobrevive a las elecciones primarias y emerge como el candidato del partido Republicano, su plan fiscal podría dar municiones a la Casa Blanca, que en días recientes ha señalado que la desigualdad en los ingresos será central en su mensaje general de campaña.

Después de todo, el 1% de los ricos entre los ricos obtendría, bajo el esquema de Gingrich, una exención fiscal de más de 340,000 dólares, incluso si asumimos que los recortes impositivos de Bush vuelvan a extenderse.

Ahora ve
Ricardo Anaya busca la candidatura presidencial de Por México al Frente
No te pierdas
×