Fed: cuidado con ser muy transparente

Bajo el mando de Ben Bernanke, se ha transformado la estrategia de comunicación del Banco Central; sin embargo, en el exceso de palabras, la Reserva Federal se arriesga a dar demasiada información.
ben bernanke reserva federal eu  (Foto: AP)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha hecho todo lo posible por evitar que colapse la economía del país -y la economía global, dirán algunos.

¿Mantener a casi cero las tasas de interés por tres años? Hecho. ¿Dos grandes rondas de flexibilización cuantitativa, comprando bonos del Tesoro de largo plazo para reducir las tasas? Hecho. ¿Vender bonos de corto plazo para comprar más bonos de largo plazo, o la llamada Operación Twist? Hecho. ¿Inundar los mercados financieros con dólares baratos para impedir que los bancos europeos sufran una crisis crediticia? Requetehecho.

A estas alturas, a la Fed ya no le queda mucho por hacer, aparte de hablar sobre lo que debería estar diciendo sobre la situación de los mercados y de la economía. El comité del Banco Central se reunirá este martes, y la única noticia relevante que tal vez arroje la reunión son los posibles cambios en la estrategia de comunicación de la Fed.  Llamémosle 'Operación Parloteo' o 'Cháchara cuantitativa'.

De acuerdo con las minutas de la última reunión de la Fed, celebrada a principios de noviembre, los miembros del organismo discutieron "los enfoques potenciales para mejorar la claridad de sus comunicaciones públicas". Eso podría incluir temas específicos sobre la inflación y más detalles sobre cuándo podría la Fed modificar las tasas de interés.

Bajo la presidencia de Ben Bernanke, la Fed ha asumido varias medidas para brindar mayor claridad sobre su funcionamiento interno. Este año, Bernanke comenzó a dar conferencias de prensa en paralelo a la divulgación de las previsiones económicas del Banco Central. La Fed también tomó una decisión sin precedentes el pasado agosto, cuando anunció que probablemente mantendría las tasas "excepcionalmente bajas" hasta la mitad del 2013. Con anterioridad, la Fed sólo se había limitado a decir que las tasas seguirían bajas por "un periodo prolongado".

Pero que la Fed busque abrirse más al público inversionista, ¿no será una señal atemorizante? ¿Qué sigue? ¿Bernanke tuiteará sus reflexiones sobre la inflación? ¿Janet Yellen publicará en su muro de Facebook cómo planea votar en las reuniones de la Fed?

No me malinterpreten: una mayor transparencia es algo positivo. Como periodista que ha seguido de cerca a la Fed por 15 años, puedo decir que el Banco Central ha avanzado mucho en descorrer gran parte del velo de misterio que la rodea.  

Sin embargo, en la abundancia de palabras, la Fed se arriesga a dar demasiada información. ¿Debería realmente ofrecer datos específicos sobre cuándo planea subir o bajar las tasas de interés, o emprender otras acciones? El problema de contarles a otros lo que harás es que entonces debes cumplir tu promesa o arriesgarte a perder credibilidad. 

Claro, cabe la posibilidad de que la Fed esté más dispuesta a dejar que ojos extraños vean lo que hay detrás de la cortina con el fin de silenciar a sus múltiples críticos, incluidos algunos legisladores influyentes, que piensan que la Fed tiene demasiado poder.

Pero al hacerlo, al descorrer la cortina, también se presenta el temor de que mientras más hable la Fed sobre la economía, las tasas y los mercados, mayor es la probabilidad de que sus comentarios sean llevados más allá de toda proporción.

"La transparencia puede hacer que el Congreso deje en paz a la Fed. Pero la Fed corre el riesgo de que sus declaraciones sean malinterpretadas", advierte Sharon Stark, directora gerente de renta fija en la firma Sterne Agee.

Lo que es peor:, el Banco Central quizás limite la efectividad de cualquier medida si la comunica por anticipado. De hecho, podría incluso perjudicar a los mercados, porque sus comentarios podrían alentar a algunas firmas de Wall Street a realizar malas apuestas.

"Cierta cantidad de información es buena. Pero la transparencia total ha creado un entorno de toma de riesgos excesivos por parte de las instituciones financieras. Cuando todos saben qué hará la Fed, eso le permite al mercado asumir apuestas para jugar con eso", comenta Steve Blitz, economista de la firma de análisis ITG Investment Research. 

En la misma línea, este mercado se ha vuelto tan adicto a las tasas bajas, que algunos esperan que la Fed extienda más el tiempo antes de comenzar a aplicar una política más restrictiva. Algunos estrategas sugieren que la Fed incluso podría modificar la definición de "periodo prolongado" y moverlo de mediados de 2013 a comienzos de 2014.

Pero, ¿qué bien le haría eso al estadounidense promedio? Como he dicho en otros artículos, las tasas bajas están bien, pero sólo representan una parte de la ecuación económica. 

¿Qué ocurre si el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años está cerca del 2%? ¿Qué ocurriría si las tasas caen a 1.5% gracias a la presión de la Fed? ¿Haría alguna diferencia? No importa cuán baratas son las tasas hipotecarias si los consumidores simplemente no quieren pedir prestado y los bancos no quieren prestar.

"La Fed puede tener poder con sus palabras. Pero ¿qué otros beneficios podemos obtener de una Fed mucho más comunicativa?", se pregunta Keith Hembre, jefe economista de Nuveen Asset Management. "Una vez que has dicho que bajarás las tasas de interés de los actuales niveles ya de por sí muy bajos, ¿en realidad obtendrás un impacto económico importante?", cuestiona Hembre.

Y también hay que considerar a Europa. Si el objetivo de la Fed es mantener bajas las tasas de los bonos del Tesoro de largo plazo, está recibiendo mucha ayuda de nuestros amigos transoceánicos. Mientras la deuda estadounidense siga viéndose bien en comparación con la europea, los inversionistas continuarán comprando bonos estadounidenses, sin importar lo que la Fed haga o deje de hacer.

"No estoy seguro sobre qué puede o debe hacer la Fed en este momento. Necesita esperar a que algo se resuelva en Europa antes de asumir más acciones, si es que actúa", opina Blitz.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En otras palabras, la Fed debería resistir la urgencia de seguir hablando sobre lo que hará o no hará. El Banco Central no puede, y no debe, mostrar a los mercados todas las cartas que tiene en su mano.

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney.

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×